¿Somos lo que nuestra mente piensa?

¿Somos lo que nuestra mente piensa?

Yamila Papa 17 noviembre, 2016 en Emociones 0 compartidos
Mujer con la mente en el infinito

Tras el éxito del libro Somos lo que comemos, te presentamos la versión psicológica: Somos lo que pensamos. Sin duda, es un título bastante sugerente y que nos invita a aprender más sobre esa relación entre la mente, los pensamientos, lo que nos sucede y la definición que tenemos de nosotros mismos.

En todo esto, nuestra mente, a través del material cognitivo con el que trabaja, tiene un gran poder. Nuestros pensamientos pueden cambiar la manera en que nos comportamos, las decisiones que tomamos y los sentimientos que experimentamos. Es decir que nos influyen mucho, más de lo que creemos.

La mente: ¿aliada o enemiga?

Todo depende. ¿De qué? ¡De lo que pensemos! Es frecuente decir “estoy cansado, no puedo aguantar más” e inmediatamente después tener ganas de echarnos a dormir tres días seguidos.

No olvides que el cuerpo y el cerebro trabajan para complacerte, y especialmente el primero tiende a hacerlo a corto plazo. Sin embargo, también pueden llegar a ser una especie de genio de la lámpara que obedece sin protestar los deseos de su amo.

mente humana en abstracto

A diferencia de lo que creemos, no es la mente la que nos dice lo que tenemos que hacer o cómo debemos sentirnos… ¡Sino todo lo contrario! Somos los responsables de cómo nos sentimos. No podemos echar la culpa al entorno, a los políticos, a la economía o a nuestro jefe… todo reside en nuestro interior.

Claro que siempre es mucho más fácil buscar el responsable en el otro o en algo ajeno. De esta manera no tenemos la posibilidad de aprender, cambiar y mejorar.

Todo está en la mente

Las maratones son una de las pruebas de resistencia que más demandan de nuestro físico, pero también de nuestra mente. Además de requerir una buena preparación física también demandan un entrenamiento mental.

¿Por qué? Porque en el momento en que el cuerpo no puede más es el cerebro el que ayuda a seguir adelante… aunque después el dolor sea tan grande que no haya calmante que pueda atenuarlo.

Sin necesidad de convertirte en maratoniano para probar esta teoría, piensa en las veces en que estabas a punto de caer vencido por el sueño, el cansancio o la rutina y dijiste “puedo seguir”, “estoy bien” o “lo terminaré”. Es probable que en ese momento consiguieras un plus de energía para continuar y luego caer extenuado en la cama.

Tampoco se trata de ser la persona más positiva del mundo y andar por la vida buscando el medio vaso lleno de cada situación, sino de saber que hay pensamientos que nos ayudan y otros que nos perjudican.

Deja de prestar atención a lo irrelevante y céntrate en lo que realmente importa. Si las cosas rondan mucho por tu cabeza, tómate el tiempo para resolverlas y pasar a la siguiente tarea.
Compartir

La mente acepta también lo irracional

Mujer relajando la mente en el campoSi no puedes dormir porque tu mente es un torbellino de ideas, ten un cuaderno en la mesilla de noche y aprovecha ese aluvión de creatividad para solucionar algunos de tus problemas. No malgastes tu energía en “rumiar” las cosas malas. Mejor aprovecha tu tiempo y tus recursos para encontrar una solución a los problemas.

Recuerda que no todo tiene por qué ser racional… ¡permite un poco de improvisación en tu vida! Si bien hay cosas basadas en la lógica, existen otras (muchas) que están más ligadas a las emociones, sensaciones e intuiciones.

Aprende a vivir con incertidumbre, aunque sea en una mínima dosis. Toma decisiones que también requieran ciertos riesgos y considera los errores como parte de las reglas del juego. Evita las autopresiones y acepta que eres imperfecto… eso disminuirá tus niveles de temor y ansiedad y como consecuencia, tus equivocaciones.

¿Cómo aprovechar los pensamientos?

Un excelente ejercicio que te puede ayudar a desestimar tus ideas negativas es reírte de tus propias ocurrencias. ¡Qué absurdos pueden ser nuestros pensamientos a veces! Ver la parte divertida de lo que te sucede sirve para liberar un poco de tensión y aprender a buscar lo positivo de la situación.

¿Sueles tener charlas contigo mismo? ¿Vas por la calle discutiendo con tu mente o hablas frente al espejo como si hubiera alguien más en la habitación? No te enredes en los juegos que el cerebro te prepara… ¡son una trampa!

Seguramente los pensamientos son negativos, caprichosos y egoístas y lo único que buscan es hacerte sentir triste, angustiado, enojado o vengativo. Si haces caso omiso de esas palabras y llevas el foco hacia otro lugar, podrás hacerte con el control de tu mente y evitar que sea la propia inercia la que te gobierne.

Recuperado el control sobre la herramienta más poderosa con la que cuentas, podrás darle el material cognitivo que a ti te interese para que ella -junto a tu cuerpo- se sienta bien.

Yamila Papa

Ver perfil »
Te puede gustar