Supervisión psicoterapéutica, ¿en qué consiste?

14 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
La supervisión psicoterapéutica no solo consiste en revisar el caso de intervención, también atañe al mundo interno del terapeuta que está siendo analizado.

La supervisión psicoterapéutica es esencial para los estudiantes de psicología que están realizando prácticas, igual que lo es en los primeros pasos de otros muchos profesionales. La función de esta supervisión es que los errores que pueda cometer el profesional que empieza por su falta de experiencia sean corregidos antes de que tengan consecuencias. Por otro lado, su pone un acercamiento más gradual y un apoyo muy valioso en puestos en los que la responsabilidad es muy grande por las consecuencias que puede tener un error.

Se trata de una parte del proceso que es indispensable en la formación psicoterapéutica. Como hemos dicho antes, es muy recomendable en novatos, lo que no quiere decir que no puedan beneficiarse de ella también los expertos. Aunque si bien la experiencia ayuda a ser un mejor profesional, no nos exime de requerir supervisión psicoterapéutica en algunos casos.

Hablaremos sobre la supervisión psicoterapéutica a lo largo de este texto. Así, paso a paso iremos descubriendo qué significa, y cuál es su importancia en alumnos y profesionales. Además, hablaremos de los beneficios de contar con supervisión en el ámbito psicológico en diferentes entornos. ¡Comencemos!

Supervisión psicoterapéutica, ¿cómo funciona?

La supervisión psicoterapéutica consiste en la presencia de un profesional experto que cuente con la capacidad de valorar el curso de la terapia y el proceder del supervisado en su actividad profesional. Entonces, el supervisor realiza un examen constante en cuanto a las intervenciones o no que realiza el terapeuta, para ello incluye la exploración de aspectos del mundo interior del sujeto que supervisa. Así, explora su cognición, su conducta y su parte afectiva.

Hombre en la consulta del psicólogo

Desde una perspectiva psicoanalítica (rama de la psicología en la que la supervisión tiene gran peso), durante la intervención acerca de la terapia que realiza el sujeto, el supervisor:

  • Analiza el contenido de la sesión.
  • Evalúa la transferencia y contratransferencia.
  • Explora las estrategias utilizadas por el terapeuta.
  • Orienta al terapeuta en cuanto a contenido práctico y teórico.
  • Actúa como sostén y estructura.
  • Escucha y observa de forma activa.
  • Alienta al supervisado.
  • Retroalimenta.
  • Explora las hipótesis del supervisado y las desafía.
  • Favorece el aprendizaje.

Ahora bien, este proceso puede darse tanto en estudiantes como en profesionales. Veamos:

En estudiantes

Se trabaja la supervisión como parte de la formación, para que la persona aprenda cómo se realiza una psicoterapia. Para ello, el supervisor decide cuando es adecuado que el estudiante comience a realizarla. Además, en caso de ser necesario interviene. Para prevenir las consecuencias de los posibles errores, se les facilita a los estudiantes casos de menor riesgo, tanto para el paciente como para el estudiante. Así, el supervisor podrá dar mayor margen al supervisado sin intervenir.

La supervisión puede darse de distintas formas:

  • Online. Con las nuevas tecnologías hay grandes cambios que pueden traducirse en beneficios. En este caso través de herramientas, por ejemplo, Skype, se puede realizar supervisión terapéutica. ¿Maravilloso verdad?
  • Presencial en cámara de Gesell. Se trata de un recurso que se utiliza en psicología para que otras personas puedan observar una intervención sin que su presencia condicione la misma. En la habitación o cámara de Gesell habrá un espejo que será opaco por un lado y trasparente por el otro, de manera que el supervisor podrá ver lo que realiza el terapeuta sin participar de manera presencial en la intervención.
  • Presencial después de haber realizado una intervención. El supervisado relata lo sucedido y el supervisor realiza su labor.

En profesionales

Los profesionales pueden recurrir a supervisión para crecer en su labor. Por ejemplo, para entender lo que sucede en la terapia, cuando no se sienten cómodos, cuando no saben qué hacer, etc. Esto les permite ver desde otra perspectiva su intervención y saber qué pasos seguir.

Además, algunas especialidades lo requieren, por ejemplo el psicoanálisisDe hecho, en esta área se sugiere que el futuro psicoanalista haya sido psicoanalizado, y dentro de su análisis puede hablar sobre el producto residual que queda en el analista derivado de las intervenciones que realiza.

Beneficios de contar con la supervisión psicoterapéutica

La supervisión terapéutica trae grandes beneficios. Veamos algunos de ellos:

  • Incentiva al análisis.
  • Facilita el proceso que vive el paciente.
  • Integración de conocimientos.
  • Se contribuye al quehacer del profesional.
  • Contar con un punto de referencia.
  • Se enriquece la práctica psicoterapéutica.
  • Diferentes puntos de vista.
  • Autoconocimiento.
  • Incentiva el autocuidado.
  • Liberación de tensiones.
  • Se incrementa la empatía.
  • Se protege al paciente y al terapeuta.
  • Revisión de conceptos.
  • Favorece el aprendizaje experiencial.

Psicólogo haciendo supervisión

Ahora bien, sobre la supervisión gira una cierta controversia. Así lo sugiere el Doctor Héctor Fernández Álvarez en su artículo. Este autor comenta que «los resultados presentados por la investigación no alcanzan hasta el momento, para probar empíricamente que la supervisión, tal y como ha sido empleada hasta el momento, ayude a incrementar los beneficios de la psicoterapia». Sin embargo muchos de las áreas que se dedican a la psicoterapia no han participado en estas investigaciones, además esto no anula la sensación subjetiva con la que pueden contar las personas que se someten a supervisión.

Por otro lado, destacar que la supervisión es un proceso activo en el que se construye el conocimiento. Este proceso favorece al supervisado, por el aprendizaje, y al supervisor, porque está en entrenamiento constante para poder brindar una revisión adecuada.

Ahora bien, ¿cómo encontrar supervisión? Si se trata de un estudiante, posiblemente en la ramificación de sus estudios exista alguien responsable de realizar este papel. Si se trata de un profesional, puede contactar con colegas que tengan experiencia. Incluso puede buscar supervisión online; hay diversos profesionales que la ofrecen.