¿Te amas a ti mismo?

18 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
La falta de autoestima puede manifestarse de formas muy diversas y no siempre fáciles de reconocer. Descubrirlo es el primer paso para modificarlo.

La mayoría de personas no son conscientes de la enorme relevancia de contar con una sana autoestima. Incluso aquellos que conocen su importancia muchas veces no comprenden la totalidad del término. Descubrir que no te amas a ti mismo tanto como creías puede ser difícil de asumir, pero es el primer paso para trabajar en ello. 

El problema se origina con frecuencia en la limitada definición que tenemos del concepto de autoestima. Todos sabemos reconocer que una persona insegura con su cuerpo o que se muestra excesivamente tímida ante los demás, probablemente necesite mejorar su amor propio. Sin embargo olvidamos que la falta de autoestima se manifiesta de otras muchas formas que no siempre son tan claras.

¿Realmente te amas a ti mismo?

Incapacidad de poner límites

Probablemente este sea el concepto de baja autoestima más ampliamente conocido por todos. Retrata a aquellas personas inseguras y temerosas en sus relaciones personales. Aquellas que salta a la vista que no tienen un buen concepto de si mismos, se sienten inferiores e insuficientes y temen ser abandonados.

Para evitarlo son capaces de sacrificar su propio bienestar e ignorar sus necesidades para ponerse al servicio de otros. Su necesidad de complacer puede llevarles a tolerar faltas de respeto e incluso malos tratos. No se consideran dignos de amor simplemente por ser quienes son, por ello se muestran excesivamente disponibles y serviciales con los demás.

Excesiva autoexigencia

Algunas personas parecen tener una buena autoestima por mostrarse seguras y exitosas ante los demás. Su rigidez y excesiva autoexigencia generalmente no son relacionadas con una falta de amor propio pues parecen individuos con gran confianza.

No obstante, toda su autoestima está cimentada sobre un área específica de su vida a la que dedican toda su energía. Así hay personas que obsesivamente trabajan en su físico o en su éxito laboral hasta lograr una buena posición en estos ámbitos. El resultado es un desequilibrio, un autoconcepto que solo es parcialmente positivo pues verdaderamente esconde una inseguridad en el resto de ámbitos de su vida.

El excesivo empeño puesto en el área exitosa sirve a la persona para obtener una sensación de seguridad, pero quien realmente se ama y se acepta como es, lo hace al completo. De nada sirve destacar en una esfera de tu vida si realmente consideras que no eres valioso por ti mismo, por tu personalidad, y necesitas de este éxito parcial para considerarte válido.

Malos hábitos

Algunas personas consideran que su amor propio es totalmente adecuado pero a su vez llevan un estilo de vida totalmente perjudicial. Malos hábitos de alimentación, sedentarismo, consumo de alcohol o tabaco e incluso otro tipo de adicciones más severas.

Cuando te amas a ti mismo, te cuidas a todos los niveles. Cuando tenemos un hijo tratamos de proporcionarle el estilo de vida más saludable posible, puesto que le amamos y deseamos cuidarle. ¿Por qué no nos amamos lo suficiente para cuidarnos igual a nosotros mismos?.

Actitud defensiva

Es común encontrar personas que parecen tener una gran confianza en si mismos, mostrándose incluso dominante y líderes ante los demás. Sin embargo, presentan una excesiva sensibilidad a las críticas. Su reacción ante cualquier mínimo comentario que consideren negativo por parte de su entorno es explosiva y desproporcionada. Esto, lejos de ser una actitud saludable, denota que esa persona no se acepta.

El autoestima consiste en conocerse en profundidad y aceptarse, amarse con virtudes y defectos. Cuando saltas como un resorte ante las críticas externas estás dejando en claro que no han sido capaz de mirar de frente tus defectos, integrarlos en tu personalidad y trabajar en ellos. La defensividad es el escudo que estas personas utilizan para no sentirse vulnerables, para no ver caer la máscara de falsa autoestima que portan.

Cuando te amas a ti mismo, vives en paz

Como vemos, no siempre es fácil detectar una carencia de autoestima ya que esta adopta manifestaciones muy diversas. Si realmente deseas trabajar tu amor propio es necesario que realices un profundo análisis introspectivo, que te cuestiones tus actitudes. Es necesario que te descubras en profundidad, que te aceptes y te ames con todo lo que eres. Sólo de esta forma estarás libre del miedo al rechazo, al abandono y a la opinión de los demás.

  • Branden, N., & Wolfson, L. (1989). Cómo mejorar su autoestima. Paidós.
  • Esnaola, I., Goñi, A., & Madariaga, J. M. (2008). El autoconcepto: perspectivas de investigación. Revista de psicodidáctica13(1), 69-96.