Te invito a entrar a mi vida pero no te obligo a quedarte

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 9 diciembre, 2017
Okairy Zuñiga · 3 diciembre, 2015

Los años me han enseñado que las personas entran y salen de tu vida. Antes me causaba dolor pensar en esto y no estaba dispuesta a aceptarlo. Pero ahora te invito a entrar a mi vida pero no te obligo a quedarte. Por fin he entendido que cada uno sigue su camino.

A veces estos caminos se unen por largos trechos para luego separarse por completo. También hay caminos que se unen y se separan de forma constante. Finalmente están aquellos que no vuelven a unirse pero dejan un recuerdo para toda la vida.

Durante algún tiempo y después de varias desilusiones cerré las puertas y evité a cualquiera que quisiera entrar a mi vida. Pero un día descubrí que estaba hambrienta emocionalmente.

Te invito a entrar a mi vida para conocer tu perspectiva

Cuando te permito entrar a mi vida no solo lleno mi agenda de contactos. Me doy la oportunidad de ver la vida desde tu punto de vista. Mi perspectiva se enriquece con tus experiencias, tus retos y tus sueños. Simplemente me tocas y generas un cambio profundo en mí. Incluso si no lo parece.

Mujer con una rosa en el pecho

A cambio ofrezco aportarte todo lo que tengo. No puedo dar más porque estoy limitada por mis experiencias e historia. Esta es una buena forma de vencer la depresión, de encontrar el optimismo y de adoptar ideas refrescantes.

Descubrir que aún tengo la capacidad de ilusionarme

Cada uno tiene una vida muy particular con experiencias únicas. Incluso aquellos que han vivido lo mismo tienen una perspectiva muy distinta. Pero cuando te permito entrar a mi vida encuentro nuevos motivos para ilusionarme. No importa quién seas ni de dónde vengas porque de una u otra forma traes algunas sorpresas ocultas.

Puedes convertirte en el amor de mi vida, en mi mejor amigo o en el amigo con quien salgo de copas. Quizás solo eres alguien con quien coincidí por unos meses. Esto es realmente poco relevante, lo importante es que me has traído ilusión. La muestra de ello es que pienso en ti.

Me permites encontrar nuevas oportunidades

Otro beneficio de dejarte entrar a mi vida es que me demuestras nuevas oportunidades. Me permites ver algunas cosas que tengo como deseos hechos realidad. Puedes no verlo a primera vista o no creerlo del todo, pero tienes mucho que aportar en esta relación.

La misma oportunidad no suele pasar por tu vida dos veces seguidas. Por eso, abrirte la puerta ahora es la más grande oportunidad podemos tener. Entiendo que justo esto es lo que en algún momento también nos puede alejar. Sin embargo, creo que mientras funcionemos juntos es buena idea permanecer así.

Completas una parte del rompecabezas que es mi vida

No es que te permita entrar a mi vida porque sienta que necesite un motivo para vivir y reír. Tampoco serás el centro de mi vida porque ese papel me corresponde a mi. Sin embargo, tenerte a mi lado me permite llenar espacios necesarios: el amigo, el consejero, el compañero, el cómplice, etc.

Es cierto que he aprendido a vivir en soledad sin sentirme abrumada o triste. Pero también descubrí que necesito encontrar un equilibrio. Debo aprender a disfrutar la vida en soledad y dejar espacio para la compañía que me puedes ofrecer.

Pareja

 

Ya sea en el papel de amigo, de pareja, de hijo o de alguno de mis padres, tú logras completar una parte de mi. Por eso sé que el día que te vayas dejarás un espacio imposible de llenar, pero habrá valido la pena por todo lo que creamos juntos.

Valdrá la pena incluso si me decepcionas

Sé que existen riesgos al dejarte entrar a mi vida. Puedes ser una persona tóxica que me lastime, a propósito o no. También podrías aprovecharte de lo que soy, lo que tengo o lo que puedo llegar a ser. Claro que estas cosas me generan cierto temor, después de todo no hay nadie que disfrute del sufrimiento.

Pero he decidido tomar riesgos y atreverme a ir más allá de mis miedos. Creo que incluso la peor persona que podrías ser tiene algo valioso que aportar y estoy dispuesta a descubrir de qué se trata. ¿Te atreves a entrar a mi vida? ¿Me permitirías entrar en la tuya?

Ilustraciones: Christian Schole.