Terapia centrada en las emociones: ¿en qué consiste?

¿Cuál es la utilidad de las emociones para la supervivencia? ¿Cómo nos afecta nuestro mundo afectivo? Conoce la terapia centrada en las emociones, para ir hacia un camino auténtico.
Terapia centrada en las emociones: ¿en qué consiste?
María Alejandra Castro Arbeláez

Escrito y verificado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 14 agosto, 2021.

Última actualización: 14 agosto, 2021

¿Cómo se relaciona nuestra manera de procesar la información con nuestros sentimientos? ¿Cómo podemos llegar a cambiar esquemas? Cada percepción es un mundo. La terapia centrada en las emociones estudia todo ello.

Reaccionamos ante las situaciones de modo distinto, pero todos, en una u otra medida, hacemos uso de nuestras emociones. Por ello, esta terapia las tiene en cuenta, asociándolas a nuestro proceso adaptativo.

Entonces, hace hincapié en nuestro mundo afectivo, en pro de nuestro bienestar. Para ello, se ocupa de cómo nos sentimos y cómo respondemos ante los eventos que se nos presentan. ¡Exploremos juntos esta terapia!, además, veamos en qué se diferencia de aquellas que también tienen en cuenta la emoción.

¿Qué es la terapia centrada en las emociones?

Consiste en una terapia psicológica cuyo foco es el procesamiento emocional. Ve a la emoción desde un punto de vista adaptativo, es decir, que nos permite sobrevivir según reaccionemos al medio. Además, sin dejar de lado la conexión de las emociones con nuestras necesidades.

También se le conoce como terapia experiencial procesual a este tipo de terapia. Integra principios importantes de las terapias humanistas, como la gestáltica y la basada en la persona, además, de la terapia existencial. A diferencia de otras terapias, esta se basa exclusivamente en la emoción.

Según Leslie Greenberg y Robert Elliott, en el libro Consultorías y psicoterapias centradas en la persona y experienciales. Fundamentos, perspectivas y aplicaciones publicado en el 2014, se trata de ver que las emociones son adaptativas y orientan la tendencia al crecimiento. Sin embargo, pueden convertirse en problemáticas por experiencias pasadas traumáticas; también por enseñanzas que pueden ser culturales o familiares, como el refuerzo por ignorar una emoción.

Folios con caras dibujadas con emociones

Elementos de la terapia centrada en las emociones

En el proceso el psicoterapeuta integra tanto el ser como el hacer con el consultante. Para ello, sigue la experiencia interna del consultante durante su evolución, reconociéndolo como fuente auténtica.

Además, actúa como líder del proceso, un asunto que va más allá de sermonear, entonces conduce ofreciendo oportunidades para trabajar en la experiencia. Así, realiza una exploración empática. Ahora bien, ¿qué otros elementos se destacan en la terapia de emociones? Veamos.

  • Consciencia. Para poder introducir un cambio en los esquemas, se debe propiciar una auto y coexploración que favorezca la identificación, distinción, y percepción de las emociones. Además, el desarrollo de la consciencia favorecerá la exploración de la emoción a nivel cognitivo, en sintonía con e darle un sentido a la experiencia.
  • Expresión. De las emociones, no solo para que cuenten con un espacio, si no para encaminarse a una gestión más asertiva de acuerdo con el contexto. Para ello, también se hace énfasis en cuáles son las evitaciones con las que solemos afrontarlas.
  • Regulación. Haciendo hincapié en la parte conductual de las emociones. No va a ser posible dejar de sentir, pero si, podemos elegir y actuar, por lo tanto intervenir. Para ello, podemos ponerles freno y expresarlas siendo asertivos.

También como elemento está la transformación. Se trata del proceso que permite modificar la experiencia emocional inicial para que resulte más adaptativa.

El psicoterapeuta en el proceso actuaría como un facilitador, más que como una persona directiva. Además, se rescata su individualidad, como ser auténtico capaz de centrarse en la relación sin dejar de ser el mismo.

¿Para qué sirve?

La terapia centrada en las emociones puede verse como una técnica o estilo de intervención a utilizar durante la psicoterapia. Se suele usar ante situaciones que tengan que ver con el ámbito relacional.

Por lo tanto, es ampliamente empleada en la terapia de pareja, la terapia familiar, problemas relacionados con la comunicación, la socialización, y la empatía. También, en intervenciones relacionadas con los trastornos de la alimentación, el estado del ánimo y el estrés.

Sirve para guiar a la persona en el darse cuenta de cómo interactúa con el otro, con la naturaleza y consigo. Este darse cuenta, le favorecerá a la hora de reconocerse, explorar su autenticidad, y ver con qué recursos cuenta y cuáles son sus oportunidades de mejora.

Psicóloga haciendo terapia con una mujer con tlp

Además de favorecer que la persona se reconozca, se emprende un camino hacia la gestión emocional de manera efectiva consolidando habilidades y llegando a la transformación, de las experiencias que le resultaban angustiantes.

Entonces, se tienen en cuenta los conflictos emocionales, haciendo hincapié en la relación, los principios de la teoría del apego, la expresión e identificación emocional y la mejora de la comunicación para fortalecer el vínculo de la persona con los demás.

Además, en cuanto a la relación, también se explora la de la persona consigo. Por ello, es tan efectiva para el trabajo de trastornos como la depresión y la ansiedad en los que la persona debe trabajar sus emociones desde lo cognitivo, lo emocional y lo social, como protagonista de su vida. De hecho, esta terapia cuenta con un gran soporte empírico.

En suma, la terapia centrada en las emociones es del orden experiencial en el que la relación es esencial para el proceso de transformación. Facilita la reapropiación de la experiencia para crear nuevos significados más saludables, y pasar a la acción de una forma más adaptativa según el contexto de la persona.

Te podría interesar...
No podremos elegir nuestras emociones, pero sí qué hacer con ellas
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
No podremos elegir nuestras emociones, pero sí qué hacer con ellas

Las emociones tienen un mensaje que darnos, algo está ocurriendo en nuestra vida y tenemos que solucionar. Aprender a gestionarlas es la clave.



  • Elliot, R., Watson, J., Goldman, R. & Greenberg, L. S. (2004). Learning emotionfocused therapy. American Psychological Association. Greenberg, L. S. (2002): Emotion focused therapy: Coaching clients to work through feelings. American Psychological Association. Greenberg,L., & Elliot, R. (2014). Terapia focalizaca en las emociones: una introducción.
  • , 113-116. Aldea editores.