Tipos de demencia

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana
¿Qué tipos de demencia existen? ¿Cómo se clasifican? ¿En qué consisten algunas de las demencias más importantes? ¡Te lo contamos todo!

Las demencias implican una pérdida progresiva de las funciones cognitivas (memoria, atención, lenguaje…) y de las habilidades adaptativas. Pueden tener origen en diferentes causas, generalmente orgánicas. Su progresión acaba originando en el paciente una incapacidad para realizar las actividades de la vida cotidiana. Pero, ¿qué tipos de demencia existen? ¿En qué se diferencian unas de otras?

En este artículo conoceremos la clasificación clínico-anatómica de las demencias: enumeramos los demencias de cada grupo y describiremos algunas de las más importantes. Como veremos, los tipos de demencia más conocidos son el alzhéimer y el párkinson (siendo el alzhéimer la primera causa de demencia), aunque existen muchos más. ¡No te los pierdas!

Tipos de demencia

Encontramos una clasificación clínico-anatómica de las demencias muy útil y completa, que las agrupa según su localización y su neuroanatomía. Es la siguiente.

Hombre mayor con demencia

1. Demencias localizadas

Las demencias localizadas, como su propio nombre indica, se localizan en una determinada zona cerebral. Estas pueden ser las siguientes.

1.1. Demencias corticales

Su característica central es la alteración cognitiva (más predominante que en los tipos de demencia subcortical). A este grupo pertenecen las siguientes:

A nivel de química cerebral, las demencias corticales se caracterizan por una disminución de las siguientes sustancias: acetilcolina (Ach) y dopamina (DA).

1.2. Demencias subcorticales

A diferencias de las anteriores, en las demencias subcorticales predomina la alteración motora. Son demencias que típicamente cursan con enlentecimiento motor, bradipsiquia (lentitud mental) y disminución de la motivación. Este último síntoma se traduce en apatía, astenia y abulia. Las demencias subcorticales son las siguientes:

A nivel neuroquímico, en este tipo de demencias se produce una disminución de los siguientes neurotransmisores: dopamina (DA) y GABA.

1.3. Demencias axiales

La demencia axial más conocida es la demencia por Korsakoff. En este tipo de demencia se ve especialmente alterada la memoria. Además, los pacientes con Korsakoff presentan anosognosia, que implica la ausencia de percepción de los déficits (es decir, no son conscientes de la enfermedad).

2. Demencias globales

Por otro lado, encontramos las demencias globales, también denominadas demencias vasculares o mixtas (producidas por un infarto, por ejemplo). ¿Qué caracteriza a este tipo de demencias? Básicamente lo siguiente:

  • Son heterogéneas (es decir, presentan síntomas diversos entre sí).
  • El deterioro cognitivo que aparece es muy amplio.
  • Su curso es en escalones y con fluctuaciones.
  • Son tratables.

Las demencias globales incluyen sobre todo síntomas cognitivos, además de labilidad emocional, confusión, depresión, incontinencia en la micción, etc. Su inicio es brusco y el deterioro que producen es irregular.

Por otro lado, suele haber una pequeña recuperación en ellas. La población de riesgo que puede padecerlas es: personas con antecedentes por ACV (accidentes cerebrovasculares), personas con hipertensión, etc.

3. Otras demencias

En un último apartado encontramos otro tipo de demencias, que son las no clasificables en los grupos anteriores. Serían las demencias producidas por un traumatismo craneoencefálico (TCE), medicación o sustancias, por otra condición médica, etc. Es decir, demencias sobrevenidas por múltiples causas (con múltiples etiologías).

Tipos de demencia cortical

Después de dar cuatro pinceladas de las demencias corticales, vamos a ver con más detalle qué caracteriza a algunas de las demencias más importantes de este grupo.

Demencia por alzhéimer

La demencia por alzhéimer fue descrita por primera vez por el psiquiatra y neurólogo alemán Alois Alzheimer (1864-1915), a principios del año 1900. Esta demencia tiene un inicio gradual, con un deterioro continuo, conjunto, homogéneo y uniforme. Según el DSM-5, la supervivencia media tras el diagnóstico es de diez años. Puede progresar rápidamente (2-4 años) o lentamente (15 años).

Se trata de la causa más frecuente de demencia (según el DSM-IV-TR, representa un 55-65 % de todos los casos, aunque Belloch [2008] sugiere un 35 %). Según el DSM-5, su prevalencia en Europa es del 6,4 % y en España del 5,5 % (Lobo y col, 2007). Por otro lado, el alzhéimer aumenta espectacularmente con la edad.

A nivel neuropsicológico, es la única demencia que debuta con una afección de regiones temporomesiales (relacionadas sobre todo con la memoria). La persona con este tipo de demencia presentará síntomas que afectarán a su lenguaje, a su capacidad comunicativa, a su memoria, a sus habilidades adaptativas, etc. Poco a poco, todas estas habilidades se irán perdiendo.

Demencia frontotemporal (enfermedad de Pick)

La demencia frontotemporal por excelencia es la causada por la enfermedad de Pick. Fue diagnosticada por primera vez a finales del siglo XIX por el psiquiatra checo Arnold Pick (1851-1924). Su etiología es desconocida, aunque se relaciona con alteraciones de la proteína Tau (una de las que mantiene el esqueleto neuronal).

En este sentido, se han encontrado mutaciones en el gen que codifica dicha proteína, localizado en el cromosoma 17 y 3. Por otro lado, la mayoría de las demencias frontotemporales se heredan por herencia autosómica dominante.

McKhann y cols (2001) sugieren como criterios diagnósticos de la demencia frontotemporal: defectos cognitivos en la personalidad (falta de control conductual, problemas de afectividad) o del lenguaje (expresión o comprensión). Su sintomatología es gradual, con una afectación en el funcionamiento diario.

Tipos de demencia subcortical

Vamos a conocer de forma resumida los tipos de demencia subcortical más importantes:

Demencia por párkinson

No todas las personas con enfermedad de párkinson acaban manifestando una demencia, aunque sí muchas de ellas. En relación a esta, su etiología es desconocida, aunque se relaciona con una alteración en el fascículo nigroestriado (disminución del funcionamiento dopaminérgico).

Según el DSM-IV-TR, en esta demencia aparece el llamado síndrome disejecutivo, ligado a una pérdida de memoria. Se produce también una disminución de la motivación, bradipsiquia y empobrecimiento del lenguaje, además de bradicinesia (lentitud de movimientos). No aparece el síndrome afaso-apraxo-agnósico, que sí aparece en el alzhéimer. Se producen alteraciones visoespaciales y visoconstructivas, y con frecuencia se asocia a depresión.

Hombre haciendo puzzle

Demencia por Huntington

Su inicio es insidioso, y aparece pronto, entre los 30-40 años (aunque la enfermedad que la causa puede aparecer a cualquier edad). Su evolución es lenta y progresiva y su duración media es de 15 años. Los síntomas características de la demencia por Huntington son:

  • Deterioro cognitivo: disfunción prefrontal precoz, alteraciones visuoespaciales, bradipsiquia, alteraciones de memoria…
  • Alteraciones conductuales: retraimiento, apatía, tendencia al mutismo, depresión (aunque puede aparecer también bipolaridad), etc.
  • Trastorno motor (corea).

En cuanto a su etiología, su causa es la enfermedad de Huntington, de herencia autosómica dominante (cromosoma 4). Además, cursa con una importante reducción de los niveles de GABA en el caudato y el putamen. Afecta por igual a hombres y mujeres, y su prevalencia es de 8/100.000.

“Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”.

-Ingmar Bergman-

  • American Psychiatric Association -APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid. Panamericana.
  • American Psychiatric Association -APA- (2000). DSM-IV-TR. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (4thEdition Reviewed). Washington, DC: Author.
  • Berrios, G. Trastornos orgánicos en psiquiatría. En Fuentenebro, F.; Vázquez, C. (1990). Psicología médica, psicopatología y psiquiatría. Ineramericana McGraw-Hill, Madrid.
  • Grau, A. Trastornos exógenos u orgánicos. En Vallejo, J. (1991). Introducción a la psicopatología y psiquiatría. 3ª edición. Masson-Salvat, Madrid.