Los 5 tipos de racionalidad según Max Weber

Razón y emoción casi siempre aparecen juntas. De hecho, figuras como el sociólogo Max Weber ya se dieron cuenta de ello, puesto que el ser humano actúa en muchos casos llevado por sus sentimientos.
Los 5 tipos de racionalidad según Max Weber
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 12 abril, 2021.

Última actualización: 12 abril, 2021

¿Somos los seres humanos criaturas verdaderamente racionales? La psicología cognitiva lleva décadas convenciéndonos de que es así. Es más, tal y como nos propuso Max Weber, padre de la sociología, existen incluso diferentes tipos de racionalidad que nos permiten procesar la realidad desde diferentes ópticas lógicas y objetivas.

Sin embargo, en las últimas décadas, como bien sabemos, hemos empezado a situar la atención en el campo de las emociones. Así, figuras como el neurólogo Antonio Damasio nos indican que las personas somos en realidad seres emocionales que razonan.

Ambas esferas, la razón y la emoción, nos convierten en maravillosos analistas al tomar grandes decisiones y transformar nuestra realidad a partir de ideas y pensamientos excepcionales.

Asimismo, cabe resaltar que todos tenemos la facultad de pensar de manera lógica y analítica. Es más, esa habilidad es la que nos distingue de los animales y lo que ha propiciado nuestro éxito evolutivo. Capacidades ejecutivas como razonar, comparar, decidir, corregir, planificar o regular la propia conducta es lo que nos ha llevado hasta el punto en el que nos encontramos.

Comprender de qué manera razonamos las personas nos permitirá sin duda, conocernos mucho mejor.

“Lo obvio es lo que menos se piensa”.

-Max Weber-

Hombre pensando en los diferentes tipos de racionalidad

Los tipos de racionalidad según Max Weber: ¿con cuál te identificas?

Max Weber nació a finales del siglo XX y sigue siendo todo un referente en muchos aspectos. Fue un gran intelectual, un hombre polémico que destacó con fuerza en el ámbito de la filosofía, la economía, la política, la historia y, sobre todo, en la sociología.

Se alzó también como un liberal y prodemócrata, alguien especialmente preocupado por los movimientos antisemitas que ya aparecían en su día a día justo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial. Así, una de sus inquietudes a lo largo de su carrera fue comprender por qué las personas interactuaban de determinadas maneras y no de otras.

Su objetivo fue comprender qué había detrás de la acción social y para ello estipuló algo interesante: todos estábamos regidos por 5 tipos de racionalidad.

1. La racionalidad que busca un fin (instrumentalización)

Si tuviéramos que definir la racionalidad lo haríamos de una manera muy sencilla. Se trata de un comportamiento desde el que controlar los instintos básicos, aplazar gratificaciones y poder lograr algo muy concreto a corto y largo plazo.

Razonamos no solo para adaptarnos al ambiente. Lo que pretendemos también es lograr algo de él, beneficiarnos y ganar en bienestar.

Por tanto, uno de los tipos de racionalidad más básica y elemental es la instrumental. Se trata de aquella que nos facilita el poder interactuar con otras personas y contextos para conseguir algo concreto.

2. La racionalidad que se deja llevar por las emociones (afectiva)

Max Weber falleció en 1920, sin embargo, ya en esa época conocía muy bien el impacto que tienen las emociones en el comportamiento social.

Las personas no somos máquinas que reaccionamos a los estímulos. No somos entidades que razonan de manera fría y lógica para tomar ventaja a ese mundo y sacar provecho de él.

Nuestras emociones y sentimientos rigen en buena parte de los casos el propio comportamiento. Esto hace que, en ocasiones, muchas de nuestras decisiones sean más impulsivas que lógicas o que nuestra manera de reaccionar ante los estímulos sea algo sobredimensionada.

3. Las creencias que nos determinan, la racionalidad condicionada

Entre los distintos tipos de racionalidad encontramos aquella mediada por las propias creencias. Nos encantaría aplicar siempre un tipo de pensamiento objetivo, libre de prejuicios, impoluto de sesgos cognitivos y ajeno a los condicionamientos sociales. Sin embargo, nuestras creencias están ahí, impregnando todo lo que somos, sentimos y pensamos.

Algo así puede hacer, por ejemplo, que pensemos que no es bueno llevar a nuestros hijos a un colegio público porque la educación es mediocre o que, por el contrario, que no es bueno llevarlos a uno privado porque pueden adoctrinarlos.

Es decir, a veces, las creencias son alambradas que limitan el razonamiento lógico. Ese capaz de ver las cosas de manera objetiva, siendo capaz de analizar cada factor con calma, sin condicionamientos, prejuicios o ideas irracionales.

4. El pensamiento convencional

El razonamiento convencional nos llega por el contexto social en el que nacemos, del que aprendemos y que nos delimita a diario. Max Weber era muy consciente de cómo la cultura y las tradiciones median en nuestra manera de pensar.

Tanto si lo queremos como si no, somos el producto  de nuestra educación, de lo que la sociedad nos inocula, de las modas que nos rodean y de aquello que vemos cada día.

No es fácil dejar a un lado el pensamiento convencional para razonar de manera más libre. Sin embargo, saber que entre los distintos tipos de razonamiento está este influenciado por nuestro entorno nos debe invitar a tenerlo presente.

Árbol con forma de cabeza humana representando los diferentes tipos de racionalidad

5. Nuestro razonamiento es una combinación ecléctica de todas las anteriores

Como bien podemos deducir, ninguno de nosotros pensamos solo de manera emocional o instrumental. El tipo de enfoque que usamos en nuestra cotidianidad es una combinación de todas las tipologías antes señaladas. Tomamos decisiones con base a emociones, convencionalismos y creencias arraigadas.

Somos el producto de cada experiencia, educación recibida y escenario en el que nos movemos a diario. Todo ello, se impregna en nuestra capacidad para decidir, crear y transformar nuestra realidad. Somos, al fin y al cabo, criaturas inmersas en un entorno social guiadas por emociones y necesidades.

“La iluminación en el sentido más amplio de pensamiento avanzado siempre ha perseguido el objetivo de eliminar el miedo de las personas y utilizarlo como maestro”.

-Max Weber-

Te podría interesar...
¿Eres de pensar poco o demasiado?
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
¿Eres de pensar poco o demasiado?

Pensar poco o demasiado son las dos polaridades de un continuo sobre cómo cada persona procesa la información. Y tú, ¿dónde te ubicas?



  • Chater, N., Felin, T., Funder, D.C. et al. Mind, rationality, and cognition: An interdisciplinary debate. Psychon Bull Rev 25, 793–826 (2018). https://doi.org/10.3758/s13423-017-1333-5
  • Demeulenaere, P. (2014). Are there many types of rationality? Papers. Revista de Sociología.
  • Kalberg, S. (1980). Max Weber's types of rationality: Cornerstones for the analysis of rationalization processes in history. American journal of sociology.