TOC homosexual, la duda que no deja vivir: ¿en qué consiste?

07 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
¿Y si me gustan las personas de mi mismo sexo? ¿Se deberán mis fracasos afectivos a que en realidad soy homosexual? Este tipo de pensamientos, cuando se vuelven recurrentes y limitantes, definen un tipo de trastorno muy concreto.

El TOC homosexual define una situación en la que una persona experimenta dudas constantes sobre su orientación sexual. Esa inseguridad y esa duda persistente se convierte en una obsesión capaz de alterar el ámbito relacional, personal y laboral.

La mente se llena de ideas e imágenes intrusivas que alimentan aún más la duda, hasta el punto de derivar en comportamientos compulsivos para aliviar esa ansiedad.

Esta condición, por peculiar que nos parezca, puede darse en más casos de los que pensamos. Tiene su inicio entre los 18 y los 20 años y puede condicionar por completo la vida de quien lo sufre. Lo hace hasta el extremo, por ejemplo, de evitar determinadas situaciones como ir al gimnasio o sentir excesiva incomodidad con las personas del mismo sexo en el trabajo.

Ahora bien, maticemos. Esta condición hace referencia a esos hombres y mujeres que, siendo heterosexuales, temen de pronto ser homosexuales. No obstante, esto no demuestra ninguna conducta homófoba. Hablamos de una condición psicológica definida por un miedo irracional, no hay por tanto variables referentes a prejuicios sociales.

Comprendamos un poco más este tipo de trastorno.

Chico con barba

TOC homosexual: síntomas, causas y tratamiento

El TOC homosexual puede definirse básicamente como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo basado en un miedo excesivo e irracional a volverse o ser homosexual. Los sujetos (heterosexuales) experimentan una serie de imágenes mentales intrusivas y no deseadas sobre ideas y comportamientos homosexuales.

Puede que nos parezca contradictorio y que, visto desde fuera, no terminemos de comprender por qué alguien puede de repente, cuestionar de manera obsesiva su condición sexual. Bien, algo que debemos entender es que este tipo de condiciones mentales basadas en la obsesión y la compulsión, como el TOC de amores o relacional, son más complejos de lo que podamos creer.

A día de hoy sabemos, por ejemplo, que existen diferentes alteraciones en la conectividad cerebral. Estudios, como los realizados en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Barcelona), señalan que esas situaciones en las que, de pronto, una idea se transforma en obsesión puede deberse a una disfunción en la sincronización de la actividad entre diferentes grupos de neuronas.

Conozcamos no obstante más datos sobre el TOC homosexual.

¿Qué síntomas o manifestaciones presenta?

El elemento clave que define este tipo de condición psicológica es el miedo a sentirse atraído por algo no deseado. Esto significa, por ejemplo, que este tipo de trastorno obsesivo-compulsivo también lo podría sufrir una persona homosexual que temería, de un día para otro, ser en realidad heterosexual.

Partimos de un hecho, y es que cuando uno ya tiene asumida su orientación sexual, de pronto, al llegar a los 18, 20 o 25 años emerge un miedo sin sentido e irracional: “¿y si llevo toda mi vida creyendo que soy hetero y en realidad soy gay?”.

  • La mayoría de estas personas han disfrutado de su orientación sexual. Es decir, han tenido relaciones satisfactorias. No obstante, de pronto, surge ese pensamiento intrusivo que lo cuestiona todo, una idea a la que se le da poder y se vuelve obsesiva.
  • La mente no deja de crear imágenes, de producir pensamientos que resultan incómodos y que buscan cuestionar de manera constante esa orientación sexual.
  • El TOC homosexual puede ser muy limitante. A las ideas obsesivas le siguen los comportamientos compulsivos que buscan aliviar esa ansiedad. Trabajos de investigación, como el realizado en el departamento de psiquiatría de Delhi (India), señalan que el 65 % de las personas que lo sufren derivan en estados muy incapacitantes.
  • Aparecen conductas compulsivas como el miedo a la contaminación, el lavado constante, la comprobación, la necesidad de organizar, de ordenar… Todo ello son rituales orientados a desactivar los pensamientos no deseados.
  • Muchos limitan su vida social por completo. Asimismo, sus relaciones sexuales se ven afectadas ante el peso de las ideas intrusivas y las dudas constantes.
  • Miran pornografía heterosexual para experimentar excitación, y convencerse de que su orientación sexual es la que han asumido hasta ahora.
  • Obsesión constante por desactivar como sea los “pensamientos homosexuales” con “pensamientos heteros”.
  • Les genera una gran preocupación, por ejemplo, estar con personas homosexuales y perder el control al sentirse irrefrenablemente atraídas por ellos.

¿Cuáles son las causas del TOC homosexual?

El origen del TOC homosexual no se debe a una identidad sexual reprimida. Estamos básicamente ante un trastorno de ansiedad. Son situaciones en las que la persona se obsesiona en una idea y se siente incapaz de manejar esa imagen. Existen diferentes tipos de TOC y muchos de ellos no tienen un desencadenante o una causa específica que lo explique.

No obstante, el mecanismo por el que una idea se instala en la mente y altera el comportamiento y el enfoque cognitivo y emocional sí tendría un origen neurológico. Sea como sea, estas condiciones tienen como base una ansiedad intensa y latente que intensifica esa conducta obsesiva y patológica.

Mujer enfadada pensando

¿Cómo se trata este tipo de trastorno obsesivo-compulsivo?

El abordaje del TOC homosexual dependerá siempre de las necesidades particulares de cada paciente. En los casos de mayor gravedad, será necesario combinar el enfoque farmacológico (fluoxetina) con el psicoterapéutico. Así, el abordaje más común y efectivo en estos casos es el siguiente:

  • Técnica de prevención de exposición y respuesta. Esta estrategia parte de la terapia cognitivo-conductual. Consiste en exponer de manera deliberada a la persona a esas ideas que él mismo alimenta y que intensifican su ansiedad. La intención es lograr que racionalice cada idea, imagen y sensación reduciendo el componente emocional y cognitivo para hacerlo más saludable, integrado. Esta estrategia es la más adecuada para el control de impulsos, las obsesiones, las adicciones, etc.

Para concluir, señalar que es importante recibir ayuda especializada ante este tipo de situaciones basadas en pensamientos y conductas obsesivas compulsivas. Son condiciones que alteran por completo la funcionalidad de la persona y que, además, suelen intensificarse con el tiempo hasta derivar en más problemas, en más comorbilidades psicológicas.

  • Bhatia, M. S., & Kaur, J. (2015). Homosexual Obsessive compulsive disorder (HOCD): A rare case report. Journal of Clinical and Diagnostic Research9(1), VD01–VD02. https://doi.org/10.7860/JCDR/2015/10773.5377