Torcuato Luca de Tena y su obra Los renglones torcidos de Dios

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
12 febrero, 2019
Los renglones torcidos de Dios es una libro de lectura casi obligada para todo psicólogo, psiquiatra o médico. En ella, Torcuato Luca de Tena profundiza en los recovecos más oscuros (y también humanos) de las enfermedades mentales.

Periodista, escritor, director del periódico ABC, académico de la RAE… Torcuato Luca de Tena fue una de las figuras más destacadas de la élite social e intelectual del siglo XX en España. Su consagración en la literatura llegó en los años 60 con el Premio Planeta, pero su obra más especial vendría unos años después: Los renglones torcidos de Dios, un libro casi obligado para todo psicólogo.

Hay quien dice que hablar del marqués Luca de Tena es referirnos a una época muy concreta de la historia española. Como corresponsal de guerra, heredero de una revista y un periódico, fue el reflejo de un periodo complejo y lleno de cambios. Ahora bien, más allá de lo político, de sus relaciones o sus ideas conservadoras, llama la atención un momento muy puntual de su vida.

Fue en 1973, cuando tras ser desahuciado de su periódico por los accionistas, decide dejarlo todo y marcharse a México. Abandona su país y todos esos vínculos sociales y políticos que lo arraigaban con España y opta por dar forma a un deseo, a una meta muy clara: volcarse solo en la literatura.

Así, entre 1973 y 1999, Torcuato Luca de Tena escribió diez novelas, tres comedias y un libro de poemas. No obstante, uno de sus proyectos más especiales sería conocer en piel propia cómo eran esos mundos que, en aquella época, se contenían en el interior de los psiquiátricos.

Tras dicha vivencia y de lo que aprendió, escribiría uno de los libros más singulares para el mundo de la psicología: Los renglones torcidos de Dios.

«Las personalidades especialmente exquisitas son más vulnerables que las más zafias; del mismo modo que una taza es más frágil cuanto de mayor calidad sea la porcelana».

-Los renglones torcidos de Dios-

Torcuato Luca de Tena

Torcuato Luca de Tena: empresario, político periodista y escritor

Hijo de una familia de larga tradición periodística, Torcuato Luca de Tena y Brunet nació el 9 de junio de 1923 en Madrid. Su abuelo, Juan Ignacio Luca de Tena había fundado la célebre revista Blanco y Negro, en 1891, y más tarde haría lo mismo con el diario ABC (1903) y la sociedad Prensa Española (1909).

Debido al trabajo de su padre, diplomático de profesión, la familia pasó varios años residiendo en Chile. Fue aquí donde el joven Luca de Tena estudió derecho, aunque nunca llegó a ejercer esta profesión. A los catorce años ya había fundado su propio periódico escolar y a los 18 tenía su primer libro de poemas publicado. Su pasión eran las letras, no las leyes, de ahí que al volver a España iniciara la carrera de periodismo.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial ejerció de corresponsal de prensa en Londres, más tarde, terminada la guerra, cubriría distintos eventos en Washington, Oriente Próximo y México. A continuación, y como se esperaba de él, empezó a dirigir el diario ABC mientras hacía ya sus primeras incursiones en política.

Torcuato Luca de Tena en su despacho

Los reconocimientos literarios

A partir de 1973, Torcuato Luca de Tena ejerció como miembro de la Real Academia Española. Sus éxitos literarios empezaron a tejer un historial como literato de renombre donde también hizo brillantes incursiones en el género infantil y juvenil con La brújula locaPepa Niebla  o el El fabricante de sueños.

Ganó el premio Planeta en 1961 por La mujer del otro, así como otros reconocimientos como el Premio Fastenrath de la Real Academia Española en 196 o el Premio de la Sociedad Cervantina de Novela. Torcuato Luca de Tena fallecería en Madrid el 1 de junio de 1999. Tenía 75 años.

Los renglones torcidos de Dios (1979) una novela sobre la antipsiquiatría

Torcuato Luca de Tena regaló al campo de la psicología una novela casi imprescindible. Cabe señalar eso sí, que no es una obra fácil de leer. Sin embargo, la calidad literaria sumada al fiel retrato que describe de ese submundo contenido en los psiquiátricos de la época, hacen de este trabajo una referencia absoluta para todo curioso, para todo amante de este género.

Asimismo, cabe señalar que está prologado por el célebre psiquiatra Juan Antonio Vallejo-Nágera. Además, dedica el libro los médicos, enfermeros, vigilantes, cuidadores y demás profesionales que atienden a los enfermos mentales de estos centros.

«Este palacio estaba reservado a la más alta aristocracia de la locura, a la sangre azul de los perturbados, a los linajudos de las demencias».

-Los renglones torcidos de Dios-

Argumento

Los renglones torcidos de Dios cuenta la historia de una mujer, Alice Gould. Es una joven que afirma ser detective y que lejos de padecer trastorno psicológico alguno, su encierro en el psiquiátrico es voluntario. Su finalidad es investigar un asesinato,  un crimen cuyo autor se encuentra entre los propios residentes del hospital.

Poco a poco la protagonista va entablando relación con toda esa compleja «fauna» humana que habita en el centro, profundizando en sus condiciones médicas, en sus trastornos, en esa anatomía compleja y oscura que se contiene a menudo en dichas instituciones. La trama, como vemos, nos arrastra hacia ese enigma donde intentar descubrir si Alice está diciendo la verdad o si ella misma, es otro residente más del psiquiátrico.

Los renglones torcidos de la naturaleza humana

Torcuato Luca de Tena vivió durante 18 días en un psiquiátrico de México con el fin de documentarse para su historia. Era el Hospital Nuestra Señora de la Fuentecilla, donde había cerca de 800 residentes. Por otro lado, quiso usar la metáfora de renglones torcidos o «faltas de ortografía» para referirse al enfermo mental, a esa persona que por su condición, parece a simple vista un «error» cometido por el propio Dios en el momento de la creación.

Decimos «parece», porque Luca de Tena escribió este libro por un fin muy concreto: dignificar al colectivo. Hacer ver al mundo que la enfermedad mental no es un error ortográfico, es una pieza compleja de nuestra sociedad que merece más atención, mejores tratamientos, respeto y sobre todo, ser vistos desde una mirada más justa.

sala de un psiquiátrico para representar la obra de Torcuato Luca de Tena Los renglones torcidos de Dios

Los renglones torcidos de Dios es un libro que sigue el enfoque de la antipsiquiatría. Gracias a la mirada de Alice Gould podemos experimentar una mayor cercanía hacia esas personas a quienes la propia institución arranca su sentido de humanidad para transformarlos en seres encerrados en jaulas e hipermedicados.

Una exquisita radiografía de las enfermedades mentales

Torcuato Luca de Tena hace uso de un lenguaje muy pulido en el que no faltan los instantes para el humor. Ello le permite perfilar cada personaje a la perfección, ahí donde oscilar entre la locura y la lucidez, entre la fragilidad y la grandeza, entre lo humano y lo trágico.

En el libro conocemos a personajes tan sublimes como «La mujer cíclope”, los gemelos «Rómulo y Remo», “Charito” López o Ignacio Urquieta… Todos ellos nos presentan un perfil psicológico, una enfermedad mental. No obstante, cabe señalar que es el retrato de una época, aquella contenida a finales de los años 80 donde todavía podíamos encontrar términos ya obsoletos (y peyorativos) como la oligofrenia.

No importa que hayan pasado casi cuarenta años desde que Luca de Tena nos ofreciera este libro intenso y original donde cruzar esa línea entre nuestra sociedad y ese umbral en el que se abre el universo de los trastornos psicológicos. Siempre es buen momento para volver a los buenos libros, en especial a esos que nos dejan un mensaje en el que reflexionar.

  • Luca de Tena, Torcuato (2005) Los reglones torcidos de Dios. Austral