Trauma y fibromialgia: ¿qué relación existe?

11 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Con frecuencia, en el historial de pacientes con fibromialgia se encuentran eventos traumáticos. Son varios los estudios que han relacionado estos dos hechos. Ahora bien, ¿qué sabemos exactamente de esta relación?

La fibromialgia es un trastorno caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado; con frecuencia cursa acompañado de fatiga, sueño, problemas de memoria y bajo estado de ánimo. En el contexto de la investigación actual, hay un interés creciente por el trauma físico y psicológico como factores causales o precipitantes de la fibromialgia.

Una hipótesis es que en la fibromialgia se amplifican las sensaciones dolorosas; por lo que podría estar afectada la forma en la que el cerebro procesa las señales de dolor.

Los síntomas a veces comienzan después de un trauma físico, cirugía, infección o por un trauma o estrés psicológico significativo. En otros casos, los síntomas se acumulan gradualmente con el tiempo sin un evento desencadenante único.

Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar fibromialgia que los hombres. Muchas personas que tienen fibromialgia también tienen dolores de cabeza por tensión, trastornos de la articulación temporomandibular (ATM), síndrome del intestino irritable, ansiedad y depresión.

Si bien no existe una cura para la fibromialgia, una variedad de medicamentos puede ayudar a controlar los síntomas. El ejercicio, la relajación y las medidas de reducción del estrés también pueden ayudar.

Mujer con fibromialgia

Estudios sobre la relación entre trauma y fibromialgia

El estudio de la fibromialgia y el trauma psicológico ha despertado gran interés por conocer su relación. Este interés en las décadas de los 70 y 80 se plasmó en el estudio del trauma desde modelos deterministas, de causa única y desde una perspectiva psicopatológica.

Estos primeros trabajos estuvieron fuertemente influenciados por el escaso conocimiento médico acerca del síndrome, incluidas sus causas. Así, los acercamientos de la psicología se realizaron bajo un enfoque biomédico de enfermedad: al no existir causa orgánica conocida, por exclusión, la causa debía ser psicológica.

Estudios sobre eventos trauma y fibromialgia

Diferentes trabajos señalan relaciones con el abuso sexual en la infancia. En estos textos se defiende que elabuso en la infancia puede afectar al desarrollo normal cerebral, a la reactividad al estrés y al desarrollo de la fibromialgia (Lee, 2010).

En términos generales, existe una mayor prevalencia de eventos traumáticos en población con fibromialgia. No obstante, conviene tener presente que la mayoría de los estudios son retrospectivos, por lo que está implícita la narrativa del paciente.

Así, este tipo de trabajos se ven entremezclados con aquellos que analizan las características diferenciales de la narrativa en estos pacientes produciendo confusión a la hora de realizar un análisis global.

Algunos expertos creen que el estrés puede ser un desencadenante común. Es más evidente en personas que son susceptibles por razones fisiológicas e historial familiar de dolor crónico.

Estudio en Cleveland

Investigadores de la Clínica Cleveland inscribieron a 593 pacientes con fibromialgia para preguntarles sobre sus síntomas y antecedentes de abuso. Casi el 38 % de los pacientes con fibromialgia dijeron que habían sido abusados ​​física o sexualmente en algún momento.

Según este estudio, los pacientes que tenían antecedentes de abuso también tenían más probabilidades que los que no habían sido maltratados de informar síntomas de fibromialgia más graves.

Los pacientes con antecedentes de abuso tenían puntuaciones más altas en el índice de discapacidad del dolor, debilidad más generalizada y habían acudido a consulta con más frecuencia. Aquellos que habían recibido abusos también eran más propensos a tener un problema con la bebida.

Falta de consenso en la comunidad científica

Sin embargo, otras investigaciones no identifican un precedente de maltrato en la población con fibromialgia. Por otro lado, esta asociación sí que parece más fuerte cuando el maltrato se ha producido en la infancia (Lommel et al., 2009).

Ciccone, Elliott, Chandler, Nayak y Raphael (2005) señalan no existe ninguna asociación entre violencia sexual o física y fibromialgia. Sin embargo, sí observaron una mayor prevalencia de trastorno de estrés postraumático en el grupo de fibromialgia, trastorno que ejercería un papel mediador en la relación entre violación y fibromialgia.

Diferencias según el tipo de evento traumático

Apenas se han llevado a cabo estudios que analicen el posible papel diferencial del maltrato y abusos respecto a otro tipo de eventos traumáticos (accidentes, operaciones quirúrgicas, muerte de un familiar, divorcio, entre otros). Sin embargo, hay evidencias que apuntan a posibles diferencias significativas en la comorbilidad asociada.

En relación a la alexitimia, se observan puntuaciones significativamente más elevadas en las dimensiones de déficit de identificación de emociones y en déficit de lenguaje emocional. Este déficit se observa de manera más frecuente en las pacientes con fibromialgia víctimas de maltrato, si las comparamos con las que han experimentado otro tipo de evento vital potencialmente traumático (Peñacoba, Blanco, Pérez, Huete, && San Román, 2016).

Igualmente, se observa que las pacientes víctima de maltrato puntúan significativamente más alto en sintomatología ansiosa que las mujeres que han vivido otro tipo de evento.

Mujer con ansiedad financiera

Diferencias ente maltrato psicológico prolongado o violencia puntual

Napolitano (2006) señala mayores casos de maltrato psicológico que físico en las mujeres diagnosticadas de fibromialgia o de artritis reumatoide. Esto pone de manifiesto que el estrés crónico, característico de abuso psicológico, es fisiológicamente más perjudicial que el estrés agudo, característico de abuso físico.

Walker et al. (1997) señala además que la gravedad del trauma correlaciona significativamente con medidas de discapacidad física, angustia psicológica, ajuste de la enfermedad y calidad del sueño.

En conclusión, el historial de abuso en pacientes con fibromialgia se asocia con síntomas más graves en comparación con aquellos pacientes sin historial de abuso. El tipo de abuso y su gravedad parece afectar al curso de la fibromialgia.

No todo tipo de traumas (siempre que estos lleguen a desarrollarse) tienen el mismo impacto en la enfermedad. El abuso sexual infantil o el maltrato psíquico crónico son los que parecen tener más peso en las personas con fibromialgia. Además del abuso, en las manifestaciones de dolor influye el historial familiar del paciente y las narrativas utilizadas cuando hacen un relato de su historia.

Ceko M, Bushnell M, Gracely R. Neurobiología subyacente síntomas de la fibromialgia. PainResTreat. 2012;ID585419:8 Torres L, Troncoso E, Sandra, Castillo R. Dolor, ansiedad, depresión, afrontamiento y maltrato infantil entre pacientes fibromiálgicos, pacientes reumáticos y un grupocontrol. Rev Latinoamer Psicol. 2006; 38(2):285-298 Williams D,Schilling S.Advances in theassessment of fibromyalgia. Rheum Dis ClinNorth Am.2009;35(2):339-357