El triste encanto de los amores imposibles - La Mente es Maravillosa

El triste encanto de los amores imposibles

Edith Sánchez 10, Junio 2017 en Emociones 5426 compartidos

¿Quién no ha sucumbido a las dulzuras y amargores de los amores imposibles? El ejemplar típico en esta categoría es el amor adolescente. Ese que se sentía por el maestro o la maestra de inglés. Un amor platónico que se conformaba con una mirada o una sonrisa. Que daba pie para soñar de más, pero que nunca se formulaba objetivos concretos. Incluso había cierto disfrute en la ensoñación de ese amor.

También están, por supuesto, esos amores imposibles que apuntan a un cantante, o a una actriz, o a alguien famoso en todo caso. Son esos afectos que se depositan en un alguien a quien uno ve, aunque esa persona no tenga idea de nuestra existencia. Se perciben como alguien familiar, pero en realidad están a años luz. Aun así, muchos adolescentes y hasta jóvenes o adultos lo han experimentado.

El amor es como una guerra, fácil de iniciar, difícil de terminar, imposible de olvidar”.

-Henry Louis Mencken-

No pueden faltar los amores imposibles propiamente dichos. Esos que nacen y se encienden, pero están cercados por la mala fortuna, o por los obstáculos reales. Son afectos que se viven intensamente y que, de un modo u otro, nunca mueren.

Hay varios tipos de amores imposibles

Los entendidos en el tema dicen que hay básicamente tres tipos de amores imposibles. Uno es el “amor fantasma”, el otro el “amor narcisista” y finalmente está el “amor difícil”. El primero corresponde a esos casos en donde te enamoras de alguien que no existe. Necesitas amar y le adjudicas a alguien unas características y virtudes que en realidad no tiene. Casi siempre ese alguien representa una manera de llenar carencias de infancia.

Figura humana

De otro lado están los amores imposibles de tipo narcisista. Su imposibilidad radica en que jamás lo encuentras. Piensas que mereces alguien tan perfecto, que te puedes pasar la vida entera buscándolo y no lo hallas. Es un amar al vacío, o desear una versión exaltada del ego propio. Cuando se aman este tipo de imposibles lo que hay es soledad. Nadie llega para hacer realidad la fantasía.

Finalmente están los amores imposibles por dificultad. Se trata de amores a los que les cuesta mucho trabajo concretarse. Hay circunstancias específicas que los hacen muy difíciles. Por ejemplo, esa persona tiene ya un compromiso. O se trata de alguien que, sencillamente, no logra enamorarse de ti. O, en otros casos, hay fuertes oposiciones religiosas o ideológicas que lo impiden.

A este último grupo también corresponden los casos de grandes amores que se vuelven imposibles por la muerte de uno de los dos. Muere la persona, pero no muere el amor que te une a ella. Al menos durante un tiempo quedas atrapado en la contradicción de amar a alguien que ya no existe. Si no hay otros problemas emocionales de por medio, son imposibles que se superan con el tiempo.

El encanto de los amores imposibles

Son los amores imposibles los que nos llevan a descubrir ese poeta que llevamos dentro. Los más pragmáticos nunca lo han experimentado, pero se han perdido de una experiencia infernal y maravillosa al mismo tiempo. Todos los amores necesitan algo de imposibilidad para mantenerse, para conservar vivo el deseo. Y cuando esa imposibilidad es absoluta, el alma arde, pero también arde la creatividad y el impulso a vivir y morir en un solo instante.

La imposibilidad en los amores se experimenta, más o menos, como una tragedia vital. Al menos esto es lo que se siente mientras se lucha por hacerlos realidad. Están llenos de tormento y te ubican en la paradoja de no poder dejarlos, pero tampoco poder lograrlos. Se sufren y se gozan a la vez. Son la dicha y el abismo al mismo tiempo.

Pese a todo, tienen un encanto único. Te ponen a prueba, desafían lo más profundo de ti. Y algo es seguro: nunca se olvidan. Nunca se recuerdan con indiferencia. Palidecen con el tiempo, se llenan de realidad, pero no dejan de ser una chispa que te hace saltar el corazón alguna vez.

Solo en algunas ocasiones los amores imposibles llegan a convertirse en un lastre. Sucede cuando no logras renunciar a la fantasía y te aferras a ella ciegamente. Cuando no logras dar paso a la frustración que implica aceptar que sí, que definitivamente no pudo ser. En esos casos ocasionan un terrible dolor y hasta pueden llegar a enfermarte. Pero, para aprender amar de verdad, los amores imposibles constituyen, sin duda alguna, una excelente escuela.

Edith Sánchez

Escritora y periodista colombiana. Ganadora de varios premios de crónica y de gestión cultural. Algunas de sus publicaciones son "Inventario de asombros", "Humor Cautivo" y "Un duro, aproximaciones a la vida".

Ver perfil »
Te puede gustar