Ver una película entretenida con un mensaje profundo es posible

15 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
No todas las películas con un mensaje profundo pertenecen al cine de autor o se encuentran en festivales independientes. Hay películas frescas, entretenidas y fáciles de ver que nos enseñan valores y nos llenan de sentimiento. En este artículo te recomendamos algunas.

Una película entretenida con un mensaje profundo no es imposible de encontrar y en este artículo te mostramos algunos ejemplos. Una película entretenida y fácil de ver también puede estar cargada de sentido y profundidad.

No hace falta asistir a un festival de cine independiente para que una cinta nos despierte curiosidad, azote nuestros valores, apele a nuestra conciencia y nos haga ver o entender la realidad desde un prisma al que no estamos acostumbrados.

En ocasiones, deseamos que al ver una película nos cale un mensaje emocionante, profundo y lleno de sentimiento. Los ya muy cinéfilos creen que este tipo de películas se encuentran fuera de lo comercial. Tendríamos que entrar en el circuito de cine independiente o de autor, como por ejemplo el trabajo de Andréi Tarkovski o de Jean-Luc Godard. Pero no hace falta, se pueden encontrar películas complejas a la par que sencillas, no tan pretenciosas y con un mensaje impactante.

Una película entretenida y lacrimógena: Hachiko o Siempre a tu lado (2009)

Si has llorado con esta película más que con el final de Million Dollar Baby o Titanic, entras en el grupo selecto de los “amantes sin límite de los peludos”.

Esta película es una joya sentimental. Muestra lo profundo que puede ser el vínculo emocional de una persona con su mascota. Además, muestra la lealtad infinita de los perros a sus dueños y su capacidad para amar por encima de todo. Lacrimógena y preciosa.

Una película entretenida y activista: Dirty Dancing (1987)

Sí, la icónica película ochentera de baile es muy buena película además de entretenida como pocas. En ella podemos ver que la diferencia de clases se encuentra más en la diferencia de valores.

Vemos lo valiente que puede ser una hija pidiendo un favor a su padre, médico y burgués, para sacar de un gran problema a una mujer que casi conoce. Y también, por qué no, señalar que el baile y las buenas vibraciones están por encima de las razas, clases sociales y niveles de danza profesional.

La película entretenida y ganadora del último Óscar: Parásitos (2019)

Parásitos es una película en tres planos de profundidad: parece buena, se desenvuelve muy livianamente y esconde una profundidad atroz. Y es que la crítica hacia el capitalismo, las clases sociales y la trampa del premio al mérito ni siquiera se formula como tal.

Solo tienes que observar, entender y sorprenderte ante una historia corriente, pero muy bien hilada a la analogía que representa en determinadas escenas. Parásitos es muy buena y entretenida.

Entretenida y misteriosa: Las normas de la casa de la sidra (1999)

Es una película fácil de ver con muchos temas “feos” de fondo. La espectacular actuación de Michael Caine nos adentra a una historia de niños abandonados, madres jóvenes en apuros a las que nadie quiere ayudar y secretos terribles de familia que se esconden en la temporada de sidra.

Al final de una sencilla película sabremos que hay príncipes de Maine que nunca serán reyes y que la mayoría de los que dictan las reglas lo hacen porque ellos no son los que deben cumplirlas.

Entretenida e histórica: Good Bye Lenin (2003)

Madre solo hay una, así que hay cuidar de su salud física y mental. Esta entrañable película con el mejor Daniel Bruhl de su carrera, nos sitúa en una transición de épocas en tono humorístico, pero nos hará comprender una parte muy importante de la historia.

Entenderemos cuántas miles y miles de personas pueden poner sus anhelos en un muro real y simbólico y que, a veces, lo más importante para mantenerte vital es creer en algo, se haga realidad o no.

Sobre la educación: Mentes Peligrosas (1995)

Una película de los 90 con una excelente banda sonora, una profesora muy joven y guapa interpretada por Michelle Pfeiffer y un instituto problemático. Parece toda una película previsible que no nos aportará gran cosa, pero hay muchas historias entrelazadas que mantienen el nivel del filme.

La historia nos hace entender que la dicotomía listo/tonto, buen/mal estudiante no vale nada cuando las circunstancias vitales de muchos son extremas, pero que la educación puede cambiar realidades mucho más que la droga y la delincuencia.

Película sobre las milésimas de segundo: Match point (2005)

Una película dirigida por Woody Allen sobre la frivolidad de ciertos ambientes sociales y la hipocresía de ciertas personas. Una historia de pasión, sensualidad y algo más complejo de entender y de aceptar: el match point. 

Hay milésimas de segundo que pueden cambiar tu vida para siempre y en esas milésimas no se dirime si es justo o no lo que va a suceder.

Entretenida, de amor y traición: Leyendas de pasión (1995)

Esta película merece ser vista cuando te apetece ver algo con calidad media y entretenido. Además, su banda sonora espectacular y el dilema que plantea no es baladí.

Si ya es complicado enamorarte de la mujer de tu mejor amigo, ¿qué pasaría si fuera la prometida de tu hermano pequeño que muere en la guerra? Leyendas de pasión nos cuenta cómo a veces los sentimientos no pueden ser validados en la vida real por muy auténticos que sean. Eso tiene profundidad y, además, duele.

Película sobre las familias de verdad: Pequeña Miss Sunhine (2006)

Una familia emprende un viaje para que su hija gane un concurso de belleza. Como personajes principales está el abuelo nada entrañable de la criatura, un padre coach que crea teorías del éxito que él mismo no consigue, un hermano que no habla, un tío homosexual en crisis creativa y una madre que soporta todo eso.

El viaje y el certamen demostrarán que no hay estándares de belleza para la felicidad y para el éxito. Quizás el reto más importante es ser una familia feliz más que una familia perfecta.

Entretenida película de amor, o no: 500 días juntos (2009)

El principio de la película ya nos advierte de que no veremos la típica historia de amor. Esta afirmación es falsa o verdadera depende de quién la vea. Si has protagonizado historias de amor unilateralmente en la vida real (sin ser correspondido/a) o en la imaginación, te parecerá un romance en toda regla.

Lo que sí es cierto es que, desde una visión no catastrofista, la película nos muestra lo desgarrador de amar y no recibir lo mismo por la otra parte. Pero, además de suceder esto, no existe ninguna razón lógica para que pase y solo nos queda ver las estaciones del año pasar, al igual que el protagonista.

En este artículo te hemos dado algunos ejemplos para pasar el rato viendo cine sin sentir que debes hacer una “disertación filosófica” para entenderlas. Algunos de vosotros pensaréis que no son buenos ejemplos de lo entretenido y profundo a la vez, pero seguro que con la mayoría pasaréis un buen rato de cine.