Un viaje al corazón de la filosofía

Pedro González Núñez · 21 septiembre, 2016

Tales de Mileto es considerado por muchos como el padre de la filosofía. En su frase “el agua es el elemento y principio de las cosas “ descubrimos que en su pensamiento estaba el líquido elemento como corazón de la vida. Pero ¿estaba también en su mente su figura como corazón de la filosofía, realmente nació con él?

En este viaje al corazón de la filosofía te propongo introducirnos en las oscuras y vertiginosas cavernas de una forma de pensamiento que ha sido origen de infinidad de teorías. La felicidad, la tristeza, el odio, la rabia, la compasión… todo está relacionado con nuestra mente y el ejercicio filosófico humano que trata de dar respuesta al sentido de nuestra existencia.

“La filosofía es un silencioso diálogo del alma consigo misma en torno al ser”

-Platón-

Controversias respecto al corazón de la filosofía

Buscar el origen del pensamiento filosófico no es nada sencillo. De hecho, es una cuestión que ha levantado multitud de controversias a lo largo de la historia. Es más, los griegos consideraron a Tales de Mileto como el primer filósofo en el siglo VII a.C., pero la cuestión no está tan clara.

Estatua Aristóteles

En origen, los griegos consideraron la filosofía como un una forma racional de pensamiento. De esta manera, no necesita recurrir a elementos sobrenaturales que expliquen la realidad. También estimaban el rechazo de plano a las contradicciones, poniendo siempre como elemento principal la lógica.

Observando esta definición griega de la filosofía, ¿podemos decir que Tales de Mileto fue el primer pensador de la historia? ¿Es posible que no hubiese otro u otros antes que él o simplemente se habla de su figura porque no llegó hasta sus días las enseñanzas de otros maestros pensadores?

Hipótesis sobre el origen de la filosofía

En la actualidad han existido dos corrientes de pensamiento a la hora de establecer el verdadero corazón de la filosofía. Una estima que el origen pudo tener su punto de inflexión en Oriente, aunque otros la siguen situando en la antigua Grecia.

El origen filosófico oriental

Para la corriente orientalista, las hipótesis establecen que los griegos fueron meros transmisores de la filosofía. Según este grupo de pensadores, los primeros filósofos helénicos viajaron a Babilonia y Egipto. Allí fue donde aprendieron matemáticas y astronomía, que luego perpetuaron en su cultura.

No obstante, esta corriente de pensamiento fue sustentada por los filósofos alejandrinos, en tiempos de dicho emperador. Dicha corriente estaba abiertamente enfrentada con la escuela griega, por lo que parece más bien una forma de desacreditarles.

También los apologistas cristianos trataron de sostener esta teoría, pero finalmente la escuela occidental desechó las hipótesis que en realidad solo buscaban confrontación.

No obstante, los estudios históricos muestran en su mayoría que la astronomía babilónica, degeneraba generalmente en astrología y adivinación. Mientras tanto, la matemática egipcia carecía de un nivel de abstracción necesario, por lo que no dejó de ser un pensamiento práctico para medir terrenos.

El origen filosófico griego

Mientras tanto, las corrientes modernas, casi todas originadas en el siglo XX, sí que establecen el corazón de la filosofía en el mundo helénico. De hecho, existen varias voces acreditadas que así lo atestiguan:

Origen de la filosofía según J. Burnet

Burnet estima que la filosofía aparece de forma radical, fruto de la genialidad del pueblo helénico. Lo llama el “milagro griego”. Para él, se obvian los antecedentes y elementos coyunturales. Simplemente es una civilización con gran talento.

Libro abierto con gafas

Origen de la filosofía según F.M. Cornford

Cornford establece el nacimiento de la filosofía a raíz del pensamiento religioso. Todo lo mítico de sus creencias representa en realidad un mundo adaptado a la especulación racional, por lo que es una consecuencia.

Origen de la filosofía según J.P. Vernant

Por su parte, Vernant sí que establece los elementos coyunturales como básicos para el nacimiento de la racionalidad. La falta de castas sacerdotales, la presencia del sabio, la búsqueda de libertad, la escritura y el predominio de una constante necesidad de sabiduría llevó al nacimiento de la filosofía.

“La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún”

-Tales de Mileto-

Es complejo establecer el verdadero corazón de la filosofía, pues la civilización humana se remonta a miles de años. La falta de pruebas escritas hace que este ejercicio sea realmente difícil, pero también apasionante y maravilloso. Sea como fuere, la razón y el pensamiento son básicos en la búsqueda de nuestro origen, nuestro mundo y nuestra verdad.