Vida intencional: ¿cómo vivir de acuerdo a mis creencias y valores?

Una vida intencional es aquella en la que tener claros tus propósitos y trabajar cada día en ellos. No importa si al final no logras todos tus sueños, basta con tener una existencia de acuerdo a tus valores y deseos. 
Vida intencional: ¿cómo vivir de acuerdo a mis creencias y valores?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 07 abril, 2022

¿Sientes que actúas y reaccionas en piloto automático? ¿Tienes la sensación de que los días se te escapan uno a uno, sin que pase nada de lo que verdaderamente deseas? Tal vez necesites un cambio. Es muy posible que sea el momento de llevar una vida más intencional; una sintonizada con tus auténticos deseos y valores.

Decía el escritor y filósofo Henry David Thoreau, que las personas no venimos a este mundo para hacer de todo, sino para realizar algo concreto. Sin embargo, muchos de nosotros acabamos perdidos en el laberinto de la vida. Hacemos lo que podemos, lo que nos mandan y lo que se espera de nosotros en cada momento, pocas veces nos focalizamos en aquello que queremos de verdad.

Una vida intencional es aquella en la que tenemos claro lo que queremos y orientamos pensamientos, conductas y emociones hacia esa meta. Esa sensación, la de estar sintonizados con nuestros propósitos, nos confiere una grata sensación de control. Nos percibimos dueños de nuestros actos y esto deja menos espacio para el estrés, la ansiedad e incluso el desánimo.

Vale la pena trabajar en esta competencia mental, en esta disposición psicológica que nos obliga tarde o temprano a detenernos y pensar en qué cosas son importantes para nosotros. Una vez las clarificamos, llega el momento de trabajar en ello.

“Fui a los bosques porque quería vivir solo, deliberadamente, para afrontar los hechos esenciales de la existencia.  No quería vivir lo que no era vida. Quería sentir profundamente y extraer toda la médula a la vida, vivir de una forma tan intensa y espartana que pudiese prescindir de todo lo que no era auténtico”.

-Walden, Henry David Thoreau-

Mujer con los brazos levantados disfrutando de la vida intencional
La vida intencional nos permite diferenciar lo superficial de lo esencial.

Vida intencional, el camino para lograr el bienestar

Es posible que el concepto de vida deliberada nos parezca, al principio, algo difuso. Parece sin duda la clásica idea de los filósofos románticos, una vaga entelequia con dudosas promesas de felicidad. Sin embargo, quien toma la decisión de llevar una existencia intencional trabaja, vive y siente de acuerdo a sus propósitos, y eso es poco más que la llave a la satisfacción, al bienestar.

Una investigación de la Universidad Erasmus indica algo muy concreto. Tener un propósito en la vida es una de las necesidades humanas más básicas y necesarias. Podríamos decir que esas metas libremente elegidas y motivadoras actúan como faros en nuestro horizonte vital.

Una vida intencional es un enfoque mental que guía y alienta cada conducta para acercarnos hacia aquello que nos da sentido. Ahora bien, la forma de sintonizarnos con esa narrativa interna tan poderosa no es sencilla. Se necesita reformular muchas ideas, desactivar viejos esquemas de pensamiento y desinfectar alguna creencia negativa.

Descubramos cómo iniciarnos en este cambio tan enriquecedor.

Reevalúa tu realidad para saber qué es lo importante para ti

El trabajo de investigación antes citado y dirigido por la doctora Michaéla C. Schippers revela un aspecto decisivo. Muchas veces las personas nos sentimos presionados en la necesidad de tener una “perfecta”. Queremos mostrarle al mundo que somos competentes y capaces de lograr múltiples objetivos.

Sin embargo, esa aparente existencia perfecta se aleja bastante de lo que nosotros queremos verdaderamente. De este modo, un aspecto en el que incidía Henry David Thoreau en Walden era en la importancia de saber diferenciar lo superficial de lo esencial. Debemos clarificar qué es lo importante para nosotros —no para el resto del mundo—.

Estos serían algunos pasos:

  • Sé claro y sincero contigo mismo: ¿estás llevando la vida qué deseas? ¿Cómo te gustaría verte dentro de 3 años? ¿Crees que lo que estás haciendo ahora te permitirá convertirte en quién deseas ser? Reflexiona en ello.
  • Clarifica cuáles son tus propósitos. ¿Se ajustan a tus valores? ¿Son tuyos o están condicionados por lo que los demás esperan de ti?
  • Revista todas las creencias que tienes almacenadas en tu “caché mental”. Tal vez sea momento de actualizarlas porque, posiblemente, no te estén permitiendo llegar donde deseas.

Una vida intencional requiere tomar decisiones cada día

Para ser feliz, sentirte bien contigo mismo y llevar una vida intencional, debes tomar decisiones. En caso de no hacerlo, serán otros los que decidan por ti, serán las circunstancias las que te lleven y el caos quien gobierne tu realidad. Toma el control de aquello que sí está bajo tu dominio y actúa, decide, dirige, comprométete a diario en aquello que te da significado y propósito.

Asimismo, no te olvides de diseñar un plan de ruta. Toda decisión debe ajustarse a una estrategia, a una serie de pasos meditados que te llevarán hacía esos objetivos que te has marcado. Puede que no todo el mundo entienda lo que quieres a lo que aspiras. Pero en realidad carece de importancia lo que otros opinen; una vida intencional es un compromiso firme contigo mismo.

“El mejor día de tu vida es aquel en el que decides que tu vida es tuya. Sin disculpas ni excusas. Nadie en quien apoyarse, confiar o culpar. El regalo es tuyo, es un viaje increíble, y solo tú eres responsable de la calidad del mismo. Este es el día en que tu vida comienza de verdad”.

-Bob Moawad-

Una vida intencional requiere comprometernos con nosotros mismos y nuestros propósitos.

Comprometerte en tus metas, pero sabiendo vivir el aquí y ahora

Toda vida intencional significa responsabilizarnos de nosotros mismos y comprometernos en nuestro bienestar. Implica tener propósitos y guiarnos por ellos. Sin embargo, hay otro aspecto no menos decisivo. No todo es orientarnos hacia el mañana para conquistar sueños; es también, disfrutar del proceso apreciando el momento presente.

Vivir de manera deliberada es conectar con el aquí y ahora para deleitarnos de quién somos, de lo que nos rodea, de lo dejado atrás y lo logrado. Existir de acuerdo a nuestros valores compone una partitura vital en la cual, nada desafina. Intentemos ser y existir de acuerdo a esa maravillosa música que todos traemos en nuestro interior.

Te podría interesar...
Las 23 mejores frases de “La vida es bella”
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Las 23 mejores frases de “La vida es bella”

Recopilamos las mejores frases de "La vida es bella". Revive escenas icónicas de este clásico del cine junto a curiosidades imperdibles.