Volví varias veces porque no sabía cómo irme

Volví varias veces porque no sabía cómo irme

Raquel Aldana 23 marzo, 2015 en Pareja 0 compartidos
Volví varias veces porque no sabía cómo dejarte

Volví varias veces porque no sabía cómo irme, pero me di cuenta de que no me querías contigo, así que me obligaste a aprender a nunca más volver. ¿Cuándo me di cuenta de esto? Cuando pudiendo evitarme un momento de sufrimiento, de espera y de llanto, no lo hiciste. Entonces recordé las noches en soledad que pasé con mi reloj y supe que se había acabado.

No fuiste capaz de evitarme ni una noche de dolor. Un solo mensaje, una sola llamada o una sola palabra hubiesen bastado cuando yo tenía la certeza de que tú sabías que estaba esperándote. Esto era exactamente lo que me pasaba contigo, solo que me negaba a aceptarlo y volvía a tu casa sin cesar. Y te esperé y te esperé.., pero no hubo respuesta. Entonces me obligaste a no volver nunca más y a olvidarme del camino.

Volví varias veces contigo porque confiaba en que no me harías daño y en que el amor que decías sentir por mí era verdad, no una cruel falacia
Compartir

Volví varias veces aunque la relación estaba enferma

No sé cuando se enfermó la relación, o quizás nació enferma; yo sabía que creer en el amor eterno es creer en un mito pero mi corazón me pedía a gritos que no te dejase marchar, y yo volvía y volvía queriendo rescatarte. Volví varias veces intentando unir los pedazos rotos de nuestra relación.

Corazón roto

La prisa no es buena consejera cuando de amor se trata aunque he de agradecerte que de forma apresurada me hiciese entender que valgo más que todo esto, todo lo que yo creía inmenso más allá de mí misma. Porque ya no es la oscuridad la que se cierne sobre mí, empiezo a ver el sol y puedo tomar la decisión que necesitaba.

Es lo que tienen los círculos viciosos, parece que de ellos no se sale nunca pero basta con salirte un día de la línea. En realidad me has ayudado a darme cuenta de la certeza de estas palabras: “nadie se enamora por elección, sino por casualidad. Nadie se queda enamorado por casualidad, sino porque trabaja por ello. Y nadie se desenamora por casualidad, sino por elección”

Así que lo voy comprendiendo: primero va uno y después el otro y a mí me ha tocado ser la última en tomar la decisión de desgarrar mi corazón y conseguir ser feliz. Es tan corto el amor y tan largo el olvido, decía Neruda… Y es que duele como mil dagas clavándose en el pecho.

Aunque volví varias veces intentando que lo nuestro funcionara a pesar de que mis amigos me decían que no lo hiciera, esto me ayudó a ver lo que en realidad pasaba y a tomar una decisión, además de aprender que yo valía más de lo que tú me estabas ofreciendo
Compartir

Mi dignidad está por encima de cualquier ruego

También me enseñaste que mi dignidad está por encima de cualquier ruego y que ya es hora de soltar la cuerda y dejar que lo que ya no existe se ahogue. Porque el amor también se apaga y creer que no lo hará nos hace daño, es momento de aceptarlo.

Ruptura de pareja

Al fin y al cabo se trata de aceptar, el superarlo viene solo; yo me negaba a hacerlo y cuando por fin lo conseguí me enfadé contigo, conmigo y con el amor. Porque entonces entendí que a veces él también es miserable y no podía comprender que el mismo que me había hecho girar, ahora quisiera empujarme contra el suelo.

Empecé a pensar en cómo librarme de ti y, de repente, caí en una profunda tristeza llena de confusión que me dejó inmóvil. Pero es ahora que sé que, al fin y al cabo, esto se supera por etapas y que no hay vuelta a atrás.

Solo está derrotado el que deja de sentir y el que deja de soñar y yo aún conservo la capacidad de hacerlo. Por eso te agradezco que ya no quisieses mitigar mi dolor, porque entonces comprendí que quien primero merecía mi amor era yo misma.

Aunque me costó, al final comprendí que debía cuidar el amor por mí misma, antes de dárselo a alguien como tú
Compartir

Raquel Aldana

La psicología no es solo mi profesión, es mi vida y mi pasión. Creo que comprender nuestras emociones nos ayuda a girar con el mundo y estoy convencida de que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Ver perfil »
Te puede gustar