Wilhelm Stekel y su perspectiva del psicoanálisis

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 10 noviembre, 2018
Edith Sánchez · 16 noviembre, 2018
Wilhelm Stekel tuvo una extraña relación con Sigmund Freud y con el psicoanálisis. Participó de la génesis de muchos de los conceptos psicoanalíticos, pero también fue sacado de la escuela tradicional por la puerta de atrás.

El nombre de Wilhelm Stekel no es uno de los más conocidos dentro del psicoanálisis. A pesar de que estuvo muy presente en sus orígenes y aportó conceptos esenciales, no logró trascender tanto como otros de sus contemporáneos. De hecho, el nombre de Stekel es más citado para hablar de las luchas dentro del psicoanálisis que de sus aportes a la teoría.

Wilhelm Stekel nació en el año de 1868, en una población de Rumania llamada Bojan. Su familia era judía ortodoxa y se dedicaba al comercio con gran éxito. Stekel estudió medicina en Viena (Austria) y luego abrió un consultorio como médico general. Sin embargo, tenía especial interés en los fenómenos de la mente, especialmente los que se relacionaban con la sexualidad.

Su interés por los fenómenos psicopatológicos lo llevó a publicar el libro Acerca del coito en la infancia, en 1895. Esta obra llamó la atención de Sigmund Freud, quien vio en Stekel una intuición innata y una inteligencia muy despierta. Era también un escritor prolífico y vivaz.

La marca del hombre inmaduro es que quiere morir noblemente por una causa, mientras que la marca del hombre maduro es que quiere vivir humildemente por una”.

-Wilhelm Stekel-

Wilhelm Stekel y Freud

Wilhelm Stekel acudió a la consulta de Freud para psicoanalizarse con él. Tenía un problema de impotencia y su proceso con Freud duró tan solo 8 semanas, lo que equivalía a unas 48 sesiones. Aparentemente no superó sus síntomas, pero el análisis sí logró estabilizarlo y aliviar su angustia.

Stekel tenía también una compulsión patológica a la masturbación. De hecho escribió una obra llamada Autoerotismo: un estudio psiquiátrico sobre onanismo y neurosis, que solo fue publicada después de su muerte. Todo lo relacionado con la sexualidad despertaba su curiosidad. Por supuesto, el psicoanálisis llamó su atención desde el primer momento. De ser paciente de Freud se convirtió en su discípulo.

Wilhelm Stekel adoptó las tesis freudianas con extremado sectarismo. En su autobiografía se lee sobre Freud que “Él era mi Cristo, yo, su apóstol. Cuando el padre del psicoanálisis publicó La interpretación de los sueños, Stekel hizo una fervorosa reseña acerca del mismo. Fue uno de los pocos que advirtió la importancia de esa obra, acto por el cual Freud le prodigó también su estima.

Sigmund Freud

Una relación tensa

A partir de 1902, Wilhelm Stekel estuvo presente en todos los grandes acontecimientos del psicoanálisis de aquella época. En 1908 publicó una nueva obra llamada Los estados de angustia nerviosa y su tratamiento, con prefacio escrito por el mismo Sigmund Freud, quien siempre le llamó “colega”.

Stekel, sin embargo, tenía una forma de ser y de actuar que comenzó a poner a prueba la paciencia de Freud. Le exasperaba su falta de tacto y su “indecencia”. Stekel hablaba de sus propios síntomas y sobre la masturbación sin el menor ápice de autocensura. En este sentido, Freud no estaba de acuerdo con una buena parte de su manera de pensar. En las reuniones de la Sociedad Psicoanalítica narraba episodios de su vida que jamás habían ocurrido. Freud sabía que no eran ciertos: él lo había psicoanalizado.

El conflicto llegó a un punto de no retorno cuando Wilhelm Stekel elaboró un trabajo sobre la relación entre los nombres y el destino. En este hablaba acerca de cómo el nombre había influenciado la elección laboral y otros aspectos en la vida de varios pacientes. Freud le recriminó por haber publicado el nombre de tales pacientes. Stekel le respondió que no importaba pues todos los casos eran inventados.

Apartamiento de Stekel

Tras ese episodio, Freud decidió excluir a Wilhelm Stekel de su círculo, tanto profesional como personal. En una carta dirigida a Carl Jung, llegó a decir que Stekel era “un cerdo absoluto”. Freud le pidió renunciar a la dirección de la revista de la Sociedad psicoanalítica, pero Stekel no quiso hacerlo. Entonces el padre del psicoanálisis hizo que se despidieran la mayoría de sus colaboradores y así terminó para siempre la relación entre los dos.

En su autobiografía, Wilhelm Stekel asegura que Sigmund Freud le había robado varios de sus conceptos. En otras palabras, que lo había plagiado. Señala que el concepto de instinto de muerte y el de angustia eran creación suya y que Freud los había copiado sin reconocer su papel.

A diferencia de otros disidentes del psicoanálisis, Wilhelm Stekel no intentó fundar una nueva escuela o corriente. Se mantuvo fiel a los postulados básicos del psicoanálisis freudiano, pero a la vez marginado de este. Sin embargo, sus obras han sido traducidas a varios idiomas y alcanzaron cierto impacto. Se casó dos veces, tuvo dos hijos y se quitó la vida en 1940.

  • Stekel, W. (1961). La voluntad de vivir (No. 04; BF613, S8 1961.).