Your name: tradición, modernidad y mitologías

18 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la crítica de cine Leah Padalino
Incluso para aquellos más reacios al cine de animación japonesa, Your name puede suponer todo un descubrimiento. La belleza de sus imágenes y la universalidad de la historia que transmite hacen de ella una película emocionante, que apela a la magia y a los sentimientos.

Your name es una película de animación japonesa estrenada en el año 2016. Makoto Shinkai es el autor de la novela en la que se inspira el filme, del que también es director.

Your name es, hasta la fecha, la película de animación japonesa más taquillera de la historia y, además, ha recibido grandes elogios por parte de la crítica especializada. ¿A qué se debe su enorme éxito?

Lo cierto es que Your name resulta un filme que puede cautivar a prácticamente cualquier tipo de espectador. Incluso aquellos más reacios a la animación pueden disfrutar enormemente de la experiencia que supone su visionado.

El mensaje que traslada es universal, apela a los sentimientos, al amor…, pero también supone un encuentro con las tradiciones japonesas.

De hecho, si vemos la película desde una perspectiva occidental, no seremos capaces de alcanzar todo su significado. Más allá de la historia de amor o conexión entre dos jóvenes, Your name es una muestra de elementos que configuran la mitología de Japón. Por ello, para el público del país, el filme adquiere mayor trascendencia.

Sin embargo, aunque no comprendamos toda la magnitud del mensaje que bucea en el fondo de la película, hay una historia universal que nos envolverá y atrapará. Es importante recalcar que no debemos caer en el escepticismo antes de ver la película; muchos de nosotros, en ocasiones, nos dejamos guiar por las apariencias y desechamos cierto contenido audiovisual sin llegar a darle una oportunidad.

Sí, es cierto que los protagonistas de Your name son dos adolescentes, pero el filme no pretende hacer un retrato de dicha etapa ni adentrarse demasiado en los problemas de la misma. Tampoco es una película de animación exclusivamente infantil o juvenil, sino que posee un buen guion y, por supuesto, unas imágenes excepcionales. La animación parece fotografía y se funde con la historia.

Your name, entre la tradición y la modernidad

El filme arranca presentándonos a Mitsuha, una joven adolescente que vive en un pequeño pueblo llamado Itomori. Cansada de la aburrida vida en el pueblo y de sus tradiciones, Mitsuha desea ser un chico de Tokio.

Los deseos, por descabellados que parezcan, a veces pueden hacerse realidad. Mitsuha comenzará a tener sueños extraños en los que abandona su cuerpo y la vida rural para encarnarse en Taki, un joven que vive en Tokio.

Pronto, descubrimos que Taki es un chico real y que esos sueños tan vívidos responden a un intercambio entre ambos. Es decir, Taki despierta ocasionalmente en el cuerpo de Mitsuha y viceversa.

Los intercambios se dan cada vez con mayor frecuencia y los jóvenes comienzan a dejarse mensajes en sus teléfonos móviles con indicaciones para su día a día. En la contemporaneidad, todavía queda espacio para la fantasía.

Y es que el hecho de que aparezcan elementos como las nuevas tecnologías refuerza esa visión. Lo real y lo fantástico se funden en la pantalla. Esta serie de intercambios supone, a su vez, una conexión con lo onírico, con la noche. En el mundo de los sueños, todo es posible y, en la noche, se producen los momentos más mágicos.

En numerosas tradiciones, se asocia el momento del crepúsculo a eventos mágicos o sobrenaturales, esa delgada luz que separa el día de la noche se ha visto como una línea o puerta entre varios mundos. Un momento en el que puede combinarse lo real con lo ficticio o la vida con la muerte. De hecho, en el filme vemos que la idea del crepúsculo o lo crepuscular aparece frecuentemente mencionada.

En Itomori, las tradiciones ancestrales siguen muy arraigadas, vemos a Mitsuha preparando sake al estilo más antiguo. Es decir, masticando los granos de arroz para, posteriormente, escupirlos y dejarlos reposar. En la tradición japonesa, esta bebida era preparada por mujeres jóvenes y virginales y poseía ciertas connotaciones mágicas. En el filme, vemos cómo se asocia a la idea de los dioses.

En Your name, los dos escenarios principales, Tokio e Itomori, resultan absolutamente reveladores. Tokio es una de las ciudades más modernas y tecnológicas del mundo, pero se encuentra en un país plagado de tradiciones y culturas ancestrales.

Con frecuencia, olvidamos estas culturas y asociamos la idea de Japón únicamente a la ciudad de Tokio, pero Japón es mucho más que solo una gran ciudad. Incluso la propia Mitsuha posee una imagen totalmente idealizada de la gran ciudad y rechaza sus orígenes.

Your name funde tradición y modernidad, las lleva a encontrarse a través de sus protagonistas y de la particular historia que nos cuenta. Más allá del intercambio de cuerpos, la trama tomará una nueva dirección en el momento en que ambos protagonistas deseen encontrarse. En este punto, las aventuras cobrarán un nuevo sentido y nos conducirán a la búsqueda de un imposible.

La leyenda del hilo rojo

En el ámbito de la ficción fantástica, lo imposible puede llevarse a cabo, pero es importante mantener la verosimilitud. Your name, sin embargo, tiene algunos puntos en los que es difícil apoyarse en la verosimilitud y puede crear cierta confusión en el espectador. Los saltos de un escenario a otro crean extrañeza y, seguramente, si tratamos de buscarle vacíos argumentales encontremos más de uno.

El filme rellena esos ‘huecos’ apoyándose en la mitología japonesa, en el elemento mágico y fantástico. Ya solo por la gran calidad de su animación, por el detalle de las escenas que, en ocasiones, se acercan enormemente a la fotografía, Your name merece un visionado. No es una historia racional ni lógica, sino que trata de apelar a los sentimientos, a la magia y al amor.

En la tradición oriental, existe una leyenda ancestral que conecta a las personas a través de un hilo rojo. Un hilo imperceptible, pero irrompible; puede enredarse, estirarse…, pero nunca romperse. Acompaña a las personas desde su nacimiento y las conecta eternamente. Pase lo que pase y aunque las separe la distancia, las personas de cada extremo de un mismo hilo están destinadas a encontrarse.

En el filme no se habla directamente de esta leyenda, pero aparece en escena ya desde el comienzo. Una de las tradiciones más antiguas de Itomori es el tejido de las cuerdas. Mitsuha lleva siempre una cuerda roja y se la lanzará a Taki en un momento determinado. Gracias a la cuerda se producirá también la reminiscencia, esa idea de estar ante algo conocido en otro momento o lugar.

En Occidente, tal vez, nos resulte más familiar la idea de las almas gemelas, pero aunque no conozcamos la leyenda oriental, la presencia del hilo rojo en el filme es muy visual y nos hace pensar en una conexión entre los protagonistas. Una conexión que puede superar barreras espaciales y temporales, que incluso logra crear un nuevo destino en el que parecía imposible que pudieran encontrarse.

Chico observando noche en el balcón

Your name, la universalidad del amor

Una historia de tal magnitud, y además contada a través de los ojos de dos adolescentes, podía caer fácilmente en lo cursi, en lo parodiable. Sin embargo, sortea estas adversidades para narrar una historia universal, para demostrar que, incluso en el mundo más artificioso y tecnológico posible, hay un lugar para el amor, para los sentimientos.

La belleza de las imágenes acompaña esta idea para crear un ambiente poético, nos hace olvidar la confusión inicial para ahondar en los sentimientos. La magia de las estrellas, de la naturaleza, del universo y el contacto con lo espiritual se manifiestan en el filme haciendo que olvidemos, por unos momentos, nuestro escepticismo habitual.

A todo ello se le suma el interesante punto de vista inicial, ese ‘conocer desde los ojos del otro’, ponerse en la piel de otra persona distinta. Mitsuha quiere escapar de Itomori, pero Taki quedará enamorado de la belleza del lugar; igualmente, Taki apenas es consciente de las posibilidades que posee en una ciudad como Tokio, mientras Mitsuha encontrará en cada rincón una oportunidad. Y es que el mundo cambia según la perspectiva con la que se mire.

Your name también deja espacio para algunos momentos de humor que rompen un poco con la dulzura del filme. De este modo, le aporta cierto realismo con el fin de no edulcorar demasiado la trama. Los sueños, los sentimientos, la fantasía y la juventud configuran un filme que, aunque plagado de huellas mitológicas y tradicionales, nos transmite un mensaje universal.

«Hay una cosa que es cierta, si nos vemos el uno al otro, lo sabremos».

Your name