5 estrategias para poner las pruebas psicotécnicas a tu favor

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 11 febrero, 2019
Edith Sánchez · 11 febrero, 2019
El truco de oro para presentar pruebas psicotécnicas es el de relajarte. Te sorprenderías de cuan mejor funciona la mente si está libre de presiones. Confía en ti y recuerda que si no pasas un proceso de selección, tampoco se va a acabar el mundo.

Las pruebas psicotécnicas son instrumentos muy útiles cuando son aplicados en un determinado marco y administrados por un evaluador experto. Por lo general, miden las capacidades y aptitudes intelectuales, así como los rasgos de personalidad y los valores. Con frecuencia se emplean en los procesos de selección académica y/o laboral.

Estas herramientas sirven para identificar algunos rasgos y patrones que no resultan evidentes a simple vista. Las pruebas psicotécnicas generalmente se valen de test en formato de selección múltiple, aunque también pueden ser de otro tipo. Incluso, a veces se emplea el test de Rorschach, el cual está diseñado para sacar a la superficie aspectos inconscientes de un individuo.

Los resultados de las pruebas psicotécnicas usualmente arrojan un número o un porcentaje. Esta calificación suele formar parte de una puntuación global del candidato a un determinado puesto. Obtener un buen resultado depende, por supuesto, de que la persona tenga las competencias básicas requeridas. Sin embargo, conocer algunas estrategias para completar estas pruebas también te puede ayudar. Estas son algunas de ellas.

Estudio mientras otros están durmiendo. Lograré tener lo que quiero, mientras otros lo están deseando”.

-Autor anónimo-

1. Sé sincero en las pruebas psicotécnicas

En las pruebas psicotécnicas de personalidad hay un factor que se mide y es determinante: la sinceridad. Un error frecuente es el de tratar de elegir las respuestas más aceptadas socialmente. Por ejemplo, si te preguntan cuál es tu actitud frente a una persona en apuros, supones que la respuesta “correcta” es “Ayudarle”, o algo por el estilo. El asunto no funciona de esta manera.

En las pruebas psicotécnicas hay una serie de preguntas que se cruzan entre sí, pero probablemente no lo vas a detectar. Sin embargo, ese cruce será utilizado por el evaluador para estimar el grado de sinceridad con el que contestas a las preguntas. Por lo general, si encuentran un índice bajo de sinceridad, se descartará la evaluación realizada.

Prueba psicotécnica

2. Leer muy bien el enunciado

En las pruebas para determinar tus capacidades intelectuales es muy importante que leas detenidamente el enunciado de la pregunta. Esto es especialmente necesario cuando dicho enunciado contiene una situación hipotética, en la cual hay un problema que debes resolver.

Muchas veces parece que todo resulta comprensible a la primera lectura, pero no siempre es así. Por eso lo mejor es releer el enunciado y detenerte a analizarlo cuando veas que hay alguna ambigüedad o expresión que pueda tener varios significados. Buena parte de las pruebas psicotécnicas se soluciona optimamente si tienes buena comprensión de lectura.

3. La concentración es fundamental

La concentración va disminuir de manera sensible la cantidad de errores que cometas. Máxime si se tiene en cuenta que muchas veces hay preguntas con “truco”, es decir, con algún elemento que se presta para una doble interpretación o que fácilmente se pasa por alto.

Algunas veces estas pruebas son largas y eso hace que te resulte difícil mantener la concentración todo el tiempo. Si notas que en algún momento te desenfocas de la prueba y comienzas a fijarte en elementos externos, no te preocupes. Simplemente cierra los ojos un minuto, respira y luego retoma el test. Esta pequeña pausa puede ayudarte mucho.

4. Prepárate para la prueba

Hoy en día hay cientos de páginas en Internet que cuentan con simuladores de pruebas psicotécnicas. Aprovecha ese valioso recurso. Dedica un tiempo para entrenar con esos instrumentos y así incrementar tus destrezas al respecto; esto aumentará las probabilidades de obtener una puntuación mayor en las pruebas reales.

El objetivo de esta preparación no es memorizar respuestas o cruzar los dedos para que te salgan las mismas preguntas en la prueba real. Lo importante aquí es que te familiarices con los test. También que identifiques más claramente tus fortalezas y tus debilidades. Así mismo, sin que lo notes, esto te ayuda a reducir el estrés que implican esos procesos de selección.

Mano cogiendo un bolígrafo

5. Descansa bien y relájate

Nada peor que presentar las pruebas psicotécnicas después de una noche de mal sueño o experimentando un estado de embotamiento. Tampoco es bueno hacerlo cuando estás demasiado estresado o tienes un cúmulo de problemas adicionales.

Entonces, lo mejor es disponer las cosas de tal modo que puedas descansar muy bien la noche anterior. Es conveniente que antes de presentarte en el lugar acordado, tomes un espacio, en lo físico y en lo temporal, para la relajación. Motívate y haz algunos ejercicios de respiración si te sientes muy ansioso.

Es claro que este tipo de pruebas se presentan para obtener una oportunidad y que todos desearíamos pasarlas. Lo tuyo simplemente es realizar un esfuerzo en la dirección más inteligente posible. En caso de que no consigas tu objetivo, piensa que no es el fin del mundo, ni mucho menos, y que habrás ganado en experiencia para las siguientes oportunidades.

  • Oltra, J. A. B. (1972). Repertorio de pruebas psicotécnicas. Anuario de psicología/The UB Journal of psychology, (6), 127-160.