5 frases de Miguel de Unamuno

Raquel Lemos Rodríguez · 11 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 11 septiembre, 2019
Las obras de Miguel de Unamuno se caracterizan por diferentes preocupaciones vitales que plasmó en muchas de sus obras. En este artículo, recogemos algunas de las frases más interesantes de este escritor clásico.

Miguel de Unamuno fue un escritor y filósofo español que perteneció a la generación del 98. En su obra podemos apreciar cómo abordó todos los géneros literarios que existen: novela, ensayo, poesía y teatro. Pero, lo más característico de este autor es que había un tema predominante en cada una de sus obras: el existencialismo.

Por esta razón, hoy hemos recopilado algunas frases de Miguel de Unamuno que reflejan muchas de las preocupaciones filosóficas que refleja en sus escritos.

No obstante, antes de abordarlas es conveniente mencionar que el existencialismo presente en Unamuno es fruto de las experiencias que la generación del 98 vivió. La crisis política, social, económica y moral hizo que escritores reflejasen en sus obras la angustia que la situación de la época les inspiraba. Tras este breve paréntesis, ahora sí, vamos a ver algunas de las frases de Miguel de Unamuno más interesantes.

Libro abierto

1. El amor nos hace creer

«El amor nos hace creer en Dios, en quien esperamos, y de quien esperamos la vida futura; el amor nos hace creer en lo que el ensueño de la esperanza nos crea».

Las referencias a Dios son recurrentes en la obra de Unamuno. Como bien expone el artículo El anhelo de Dios en la obra de Miguel de Unamuno «busca un Dios personal que le garantice la inmortalidad, la perduración […] le confiere sentido a su existencia».

Sin embargo, con esta frase Unamuno nos acerca a una dicotomía en la que él se encontraba. Por un lado, esa esperanza tan necesaria y humana. Por otro, la angustia que esto le producía y que él denomina «ensueño».

La contradicción también se refleja en los estudios que se han llevado a cabo sobre este escritor: los investigadores aún no se ponen de acuerdo sobre si era una persona atea, agnóstica o religiosa.

2. Lo conveniente de la lectura

«Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee».

Esta segunda de las frases de Miguel de Unamuno hace referencia a uno de los pasatiempos que menos se practican en la actualidad: leer. A pesar de su importancia, como indica el artículo La importancia e impacto de la lectura, redacción y pensamiento crítico en la educación superior, Unamuno ya en su época sabía lo vulnerables que se volvían las personas que no leían.

Si una persona no lee con cierta asiduidad, es más probable  deja de ser crítica para evitar creer en todo lo que llega a sus manos. Mucho de lo que se escribe puede intentar persuadir, convencer u otro tipo de interés. Leer es una manera de evitar que nos manipulen a través de las palabras.

3. La ciencia enseña a dudar

«La verdadera ciencia enseña, por encima de todo, a dudar y a ser ignorante».

Esta tercera de las frases de Miguel de Unamuno está muy relacionada con la anterior. Al igual que la falta de lectura puede hacer que todo aquello que caiga en nuestras manos sea tomado como cierto o verdadero, la ciencia enseña algo esencial: la duda.

La duda favorece la búsqueda de respuestas, lo que nos lleva a un conocimiento mayor. Esto es muy importante para la ciencia. Sentirse un ignorante es mucho mejor para seguir realizando descubrimientos. De hecho, quizás nos venga a la mente la frase de un conocido filósofo, Sócrates, «solo sé que no sé nada«.

4. La única ventaja de ser feliz

«Una de las ventajas de no ser feliz es que se puede desear la felicidad».

Entre las varias reflexiones que vagaban por la mente de Unamuno se encontraba el hecho de ser feliz. Esa búsqueda con la que todos nos sentimos identificados, como si fuera un objetivo inalcanzable, ya que parece que nunca llega el momento de ser completamente feliz.

Esta cuarta de las frases de Miguel de Unamuno alude a la única ventaja que tiene ser feliz y es ese deseo, quizás esperanza (como veíamos en la primera de sus frases), que se queda tan solo en eso. Un anhelo que nunca parece materializarse.

Mujer con mariposa

5. Es muy triste no sentirse amado

«Es muy triste no sentirse amado, pero es mucho más triste no ser capaz de amar».

Esta última de las frases de Miguel de Unamuno nos permite reflexionar sobre el amor. Muchas personas buscan sentirse amadas cuando no se aman a sí mismas. Este «sentirse amado» es una búsqueda que se resuelve cuando cultivamos nuestro amor propio. Una elección que puede llevarnos a sentir la tan anhelada felicidad. Estas son algunas de las frases de Miguel de Unamuno, pero hay muchas más.

La religión, el amor, la felicidad y la duda son temas que este escritor aborda en la mayoría de sus obras. Frases que nos invitan a reflexionar y que, lejos de resultarnos extrañas, nos transportan a esa introspección en la que Unamuno solía sumergirse con frecuencia.

Miguel de Unamuno es una de las figuras de referencia. Encontramos un reflejo particular de su tiempo a través de su pensamiento, delimitado por alguna de las frases que hemos expuesto. También, como hemos visto, las sentencias trascienden de la ubicuidad temporal de su vida, para proyectarse en la historia, latiendo en la rabiosa actualidad.

  • García Peña, Ignacio. (2017). El carácter de Augusto Pérez a través de niebla. Alpha (Osorno), (44), 175-196. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-22012017000100175
  • Maroco Santos, Emanuel José. (2018). Unamuno y la fe religiosa. Eidos, (28), 255-280. Retrieved September 10, 2019, from http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1692-88572018000100255&lng=en&tlng=es.
  • Posada Gómez, Edward Andrés. (2013). Una fe desesperada: La antropología religiosa de Miguel de Unamuno. Veritas, (29), 97-117. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-92732013000200005