5 maravillosas frases de Federico García Lorca

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 29 abril, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 29 abril, 2019
Federico García Lorca es uno de los poetas españoles más conocidos y, también, leídos. Hoy descubriremos algunas de sus mejores frases.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Federico García Lorca es uno de los poetas españoles más conocidos y leídos en todo el mundo. Esta fama se la dieron los temas de índole popular que siempre estaban presentes en sus obras, así como su personalidad de juglar moderno que impregnaba cada uno de sus poemas. Por este motivo, hoy hemos recogido algunas frases de Federico García Lorca que consideramos que son dignas de destacar.

Pero, antes de adentrarnos en cada una de ellas, señalar que otro de los aspectos que le brindaron fama a este poeta español fueron su trágica muerte en el año 1936. A partir de ahí, obras como el Poema del Cante Jondo y el Romancero Gitano alcanzaron una difusión que se ha prologado hasta nuestros días. Con esta breve introducción, vamos a descubrir algunas de las frases de Federico García Lorca que nos invitarán a reflexionar.

Federico García Lorca

1. La vida es amable

«Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan solo ahora la hemos de gozar».

Esta es una de las primeras frases de Federico García Lorca que hace que nos venga a la memoria uno de los tópicos latinos más conocidos: carpe diem. Pues este poeta, a pesar de ser consciente de los infortunios que hay en la vida, hace hincapié en la importancia de disfrutar.

Muchas veces nos instalamos en la queja. Una situación que hace que nos encerremos en nosotros mismos y que percibamos todo lo que hay a nuestro alrededor de una forma negativa. No obstante, solamente hay que leer algunos artículos, como Una disminución de las quejas de memoria se asocia con una mejoría en el estado de ánimo: un estudio de seguimiento a los doce meses en pacientes deprimidos, para saber que es necesario quejarnos menos y disfrutar más.

2. Llorar es necesario

«Quiero llorar porque me da la gana».

Federico García Lorca ya lo decía de una manera clara y sencilla. Llorar no es una acción que deba ser escondida o merezca ser, por nuestro bien, controlada. Tampoco, es una expresión que deba ser cuestionada. Por eso, con tan solo siete palabras, Lorca da una lección sobre el llanto.

¿Cuántas veces hemos llorado y alguien a nuestro alrededor nos ha intentado calmar diciéndonos «venga, no llores»? Dejar salir esta emoción es importante. Puede que lloremos de tristeza, de alegría, porque estamos bajos de ánimo o porque hemos recordado a una persona que hemos perdido. Podemos, incluso, llorar sin motivo.

3. Callarse es el peor autocastigo

«Callar y quemarse es el castigo más grande que nos podemos echar encima».

Esta tercera de las frases de Federico García Lorca está presente en la tragedia en verso que escribió titulada Bodas de sangre. En ella, el silencio es como una carga y puede no solo causarnos sufrimiento, sino ir en contra de nuestro bienestar.

Al igual que llorar es una forma de expresar las emociones, hablar en lugar de callarse es una manera de expresar algo que necesitamos comunicar. Por ejemplo, una situación que hemos visto y perjudica a otra persona o a un punto de vista que tenemos y queremos compartir.

4. La soledad enriquece

«La soledad es la gran talladora del espíritu».

La soledad puede ser un punto de apoyo para el crecimiento, pero también la piedra que nos hunda. Muchas personas rehúyen de la soledad, le tienen un pánico atroz y hacen lo posible para no quedarse solas. Sin embargo, como bien indica Federico García Lorca, la soledad nos puede permitir saber quiénes somos.

Pero, no solo este es el fin de la soledad. Lo cierto es que, bien gestionada, es un espacio para la clarividencia: nos ayuda a identificar qué es aquello a lo que tanto le tenemos miedo para poder sanarlo.

Mujer con miedo a la soledad

5. Ocultar el dolor es un error

«Porque tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad».

Esta última de las frases de Federico García Lorca nos permite reflexionar sobre todo dolor al que le solemos poner una tirita, pero que sigue estando ahí aun cuando retiremos esa tirita años después. Por eso, mirar hacia otro lado, ignorar el dolor o ponerle un parche no es la mejor de las opciones.

Esperamos que estas frases de Federico García Lorca te hayan permitido reflexionar sobre diferentes aspectos de la vida, así como hacerte más consciente de aquellas quejas o actitudes que pueden hacerte mucho daño. ¿Qué libro de Federico García Lorca recuerdas haber leído? ¿Hay algún poema que te haya marcado?