5 mitos sobre el orgasmo que limitan nuestro placer

Rafa Aragón · 4 mayo, 2015

Existen ciertos mitos acerca del orgasmo que se han ido extendiendo con el tiempo, a lo largo de nuestras generaciones y se han considerado como ciertos debido a la falta de información y educación sexual. En ocasiones, estas falsas creencias pueden ser causa de diversas disfunciones sexuales.

Se habla del orgasmo como algo muy preciado e importante, viéndose así como un fin al cual llegar en las relaciones sexuales, y que si no se llega, comienzan las preocupaciones, las insatisfacciones y las frustraciones.

Sin embargo, resulta esencial conocer qué es lo realmente importante en una relación sexual, para que haya un disfrute y una satisfacción real en el encuentro sexual.

A menudo, se tiende a identificar la relación sexual con la penetración y los genitales, como si fuera el único acto de disfrute y satisfacción; creyendo que el orgasmo es una meta a la cual llegar.

Un encuentro sexual satisfactorio reúne muchos más ingredientes, como las caricias, la complicidad, la intimidad y la comunicación. Siendo el orgasmo un trayecto a recorrer mediante el placer y no una meta la cual perseguir.

Mitos sobre el orgasmo

 

Estos son algunos de los mitos más difundidos sobre el orgasmo:

1.  “Hay dos tipos de orgasmo el vaginal y el producido por el clítoris”

Se habla mucho de que existen dos formas de orgasmo diferentes en la mujer, el vaginal (a través de la penetración) y el clitoriano (mediante la estimulación directa del clítoris). Los hechos indican que anatómicamente en la mujer solo existe el orgasmo clitoriano, y para no generar confusión se debería de hablar de orgasmo femenino.

Todos los orgasmos son una extensión de la sensación en el clítoris. Esto resulta evidente, además teniendo en cuenta que la mayor parte de terminaciones nerviosas dedicadas al placer se encuentran en el clíroris, con más de 8 mil terminaciones nerviosas, como órgano especializado para la obtención del placer.

Por ello la gran mayoría de mujeres (hasta un 70%), como revelan los estudios científicos, no tienen orgasmos a través de la penetración, puesto que es necesario que exista estimulación en el clítoris, y dependiendo de la anatomía concreta de cada vagina, esto será posible a través de la penetración o no.

 

2.  “El orgasmo se consigue mejor a través de la penetración”

Tal y como se comprueba en la explicación del anterior mito, esto es totalmente falso. De hecho es al contrario, la penetración no es precisamente el mejor medio para conseguir el orgasmo femenino.

El orgasmo femenino se puede conseguir mejor a través de la estimulación directa con el clítoris. Además, es posible conseguir estimulación a través de procesos mentales, tales como fantasías sexuales o fetiches. En este caso, aunque la estimulación sea psicológica, el orgasmo seguiría siendo físico.

 3.  “Cuando se tiene un orgasmo pierdes el conocimiento, ves luces, gritas…”

Esta es una creencia que puede resultar bastante frustrante, por el hecho de tener puestas unas expectativa muy altas sobre lo que es la resolución de un orgasmo.

La sensación de placer depende de cada persona. Y no se experimenta en todos los casos de la misma manera. Además, el placer no se consigue solo a través del orgasmo sino durante todo el proceso de la relación sexual.

 4.  “Es lo más importante en una relación sexual”

El orgasmo no es lo más importante en una relación sexual, puesto que resulta muy frustrante y estresante establecerlo como una meta, ya que la relación sexual se compone de mucho más factores que son los que generan placer.

La pareja puede experimentar, conociéndose mejor en sus zonas del cuerpo donde más les gusta que le estimulen (zonas erógenas). Para ver qué es lo que más le gusta a ambos, y de esa manera disfrutar del proceso de generarse placer, sin que haya una imposición de que es necesario llegar al orgasmo para obtener satisfacción.

Esta idea de que hay que llegar al orgasmo, en la mayoría de las ocasiones, hace un efecto contrario, haciendo que se disfrute menos de la relación sexual, y se obtenga una menor satisfacción. Por el hecho de la preocupación que genera tener que llegar al orgasmo forzosamente, y cuando no se llega, creer que ha sido un fracaso.

Orgasmo


5.  “Para que sea más satisfactorio tiene que ser simultáneo con la pareja”

Esta es una creencia de un ideal que ha sido impuesto; sobre todo, por los medios de comunicación. La conocida marca de preservativos Durex protagonizó un anuncio en el que daba valor a esta creencia.

Poco después salió un contraanuncio más adecuado y realista, como una buena forma de hacer educación sexual, con el lema de “Cada encuentro erótico es vuestro, único e irrepetible”.

Es irrelevante que el orgasmo sea simultáneo para experimentar una mayor satisfacción. Esto además de ser muy complicado, es algo que si se busca puede llegar a resultar demasiado frustrante. Es como intentar estornudar los dos a la vez.

Estos mitos están en la creencia de muchas personas sobre lo que es el orgasmo. Romper con estas falsas creencias es necesario para mantener relaciones sexuales más satisfactorias; liberarse de las preocupaciones e imposiciones que limitan la creatividad y la experimentación.

¡Hagámonos cargo de nuestro placer!