5 tipos de infidelidad

5 tipos de infidelidad

Rafa Aragón 20 abril, 2016 en Psicología 0 compartidos
Mujer descubriendo infidelidad

Los que han vivido una situación de infidelidad en sus vidas saben bien la carga emocional que esto supone. Ya sea como víctimas o como protagonistas de la infidelidad, es una situación que da lugar a sentimientos complejos nada fáciles de gestionar. Por otro lado, hay veces que puede existir una cierta lógica para entender cómo se ha llegado a esa situación, pero hay otras veces que no.

Suele suponer una gran fuente de sufrimiento para los implicados, especialmente en el último caso, aunque como podremos comprobar existen según los investigadores especializados en este asunto hasta 5 tipos de infidelidad. Cada uno de los tipos está regido por unas características que nos ayudan a tener una mejor comprensión.

De alguna manera es fácil verse implicado en alguna situación de infidelidad, ya sea de forma directa o indirecta. Como miembros de la pareja, como amantes, familiares e hijos con padres infieles. Seguramente habrás pasado por alguna de estas situaciones y sabrás que son momentos duros. No es algo que hayamos aprendido a gestionar por eso se hace inevitable pretender comprender al menos sus causas.

“La infidelidad mata el amor”

-Gabriel García Márquez-

Mujer celosa

Las investigaciones acerca de la infidelidad surgen para dar respuesta a las causas de cada uno de los tipos de infidelidad que pueden producirse. Estos profesionales se valen de un marco teórico para el amor y el establecimiento de pareja, con el que poder comprobar la manifestación del sufrimiento, para poder hacer una mejor intervención desde el ámbito profesional.

¿Qué supone la infidelidad?

¿Qué es para ti la infidelidad? Es importante conocer qué representa para cada persona la infidelidad, ya que tenemos puntos de vista diferentes en el modo de verlo y cada uno de vosotros, que estáis leyendo este artículo, seguro que ha respondido de manera distinta a la pregunta anterior. Quizás algunas definiciones se parezcan más, pero cada una tendrá su matiz.

Pensemos que en una relación de pareja se van estableciendo los límites que ambas personas acuerdan explícita o implícitamente. En estos límites una pareja convencional en nuestra cultura representa la monogamia, con exclusividad física y emocional del amor romántico.

Tras el periodo de pasión que corresponde al enamoramiento -los expertos dicen que dura aproximadamente unos 24 meses- se da paso al amor maduro, que se entiende tal y como lo propuso Robert Sternberg, como la unión y el desarrollo de la pasión, la intimidad y el compromiso.

Estos componentes descritos por Sternberg son claves en el amor romántico y requieren de un trabajo conjunto de la pareja para su crecimiento. Por otro lado, pensemos que la idea de la fidelidad sexual en el amor romántico, puede llevar a la persona infiel al sufrimiento, tanto por la culpa que siente como por el miedo a ser descubierto.

Mujer sintiendo culpa

Esta infidelidad que se presenta en las parejas puede aparecer de distintas formas. Su base es la transgresión de un pacto establecido de exclusividad sexual con la persona que libremente habíamos escogido como pareja. En la infidelidad aparece un engaño y una ruptura del pacto establecido. Esto causa mucho dolor a la parte fiel, ya que al sentirse engañada se destruye la confianza y aparece la sensación de abandono.

Patrones de la infidelidad

Los expertos en terapia de pareja que trabajan estas cuestiones, han descrito hasta 5 tipos de patrones que se producen para que ocurra la infidelidad. La infidelidad no es solo cosa de una persona, o al menos de una persona que se propone, con fuerza de voluntad, ser infiel. Se trata de algo más complejo que un propósito puramente premeditado.

1. Evitadores de intimidad

Bajo este patrón ambos miembros de la pareja suelen ser infieles, ambos provienen de familias desorganizadas y con una expresión de la emotividad alterada. Se crean fuertes barreras emocionales, y ambas personas buscan de forma hedonista el placer.

Se relacionan y vinculan a través de las peleas que mantienen, es la forma de encontrar su intimidad y poder conectar emocionalmente. Los evitadores de intimidad acaban teniendo aventuras de corta duración sin necesidad de tener que ocultarlo demasiado.

2. Evitadores de conflicto

Personas que provienen de familias convencionales que han sido rígidas en sus normas, donde emociones como la ira y la tristeza estaban prohibidas. La pareja en este caso no discute, de cara a la galería son una pareja modelo, su comportamiento en todo momento es correcto.

La infidelidad de los evitadores de conflicto ocurre entre los 5 y 10 años de matrimonio, suele ser de corta duración ya que se acaba abandonando la aventura antes de que se convierta en un conflicto para el matrimonio. Aunque resuelvan superficialmente los conflictos, estas personas no resuelven sus diferencias ni integran.

3. Adicción sexual

Las personas con este patrón de infidelidad buscan aventuras rápidas, lo que les interesa es la conquista y para nada el vínculo emocional. Cuando se sienten solos o aburridos buscan desesperadamente sexo. En esta conducta infiel tan activa se produce la situación del otro miembro de la pareja como facilitador/a. El modelo de conducta que se presenta en el adicto al sexo es similar al que tiene una adicción con las drogas.

Hombre infiel

4. Escindidos

El rol de la pareja en estos casos es el de sustitutos del padre y la madre respectivamente, existe una gran ayuda y cooperación entre ellos. Su vida erótica no ha sido satisfecha debido a que le han dado poco valor, por lo que no tienen mucha experiencia en el ámbito de las relaciones sexuales.

A partir de los 10 años de matrimonio es cuando se produce la relación extramatrimonial con el componente de que tiene un gran valor afectivo. Tras la aventura se sienten muy culpables las personas de patrón escindido, y aunque deciden mantener el matrimonio echan de menos la pasión que le proporcionaba la aventura. El sufrimiento en estos casos puede ser desgarrador, ya que se suele presentar depresión en uno o ambos miembros de la pareja.

5. De salida

El patrón de salida en la infidelidad se presenta desde un duelo no resuelto, que no ha sido tramitado en la relación anterior. Existe una culpa latente, y en menos de 10 años de matrimonio acaba por producirse una aventura, con el fin de abandonar dicha relación. La infidelidad en este caso es una excusa o distracción para el dolor que se siente. Se trata de un instrumento para conseguir acabar con la relación, consiguiendo que la otra persona se entere y la deje.

Cuando se presentan este tipo de situaciones, la persona a la que han sido infiel corre el riesgo de sentir su identidad como algo realmente frágil. Puede sentirse poco valorada y respetada y, por lo tanto aparece la humillación, la tristeza y la culpa. Es por eso que se recomienda a estas personas iniciar terapia con un profesional de la psicología especializado que les ayude a pasar por este proceso.

Ruptura de pareja

Bibliografía consultada:

Zumaya, M., Brown, C., & Baker, H. (2011). Las parejas y sus infidelidades.Revista de Investigación Médica Sur, 15(3).

Rafa Aragón

Psicólogo y sexólogo, apasionado por el mundo de la psicología, me entusiasma la divulgación y compartir todo lo que voy aprendiendo. Mediante la escritura intento plasmar mis inquietudes, transmitir y generar emociones

Ver perfil »
Te puede gustar