7 pasos para trasformar el fracaso en éxito

Okairy Zuñiga · 2 marzo, 2015

 

Un no solamente el punto de partida hacia el sí. ¿En el camino? Estos siete pasos!

¿Crees que has fracasado porque no lograste un objetivo en el tiempo estimado? Pues te equivocas. Fracasar significa que tienes un objetivo establecido y ya has realizado un trabajo para alcanzarlo. Eso se llama estar en el camino. Solo debes seguir algunos pasos muy específicos.

No te desesperes por el fracaso, piensa que a todos nos cuesta alcanzar nuestras metas. Todas las personas que conoces y que se sienten exitosas, comenzaron igual que tú. Ser exitoso es fijarse un objetivo y alcanzarlo. Lo que puede parecerte un fracaso, quizá solamente es un desajuste en tus tiempos propuestos.

 

Los 7 pasos del éxito

 

Comienza con una sonrisa. Es verdad que estás en este primer paso porque antes lo intentaste y no lo conseguiste. Aún así, comienza con una sonrisa. No es el momento para consuelos o repetir mantras. Fija tu meta y empezar con optimismo. Incorpora lo que ya aprendiste para que no te vuelva a suceder lo negativo.

Dale un descanso a tu mente. Ya has pensado las cosas una y mil veces. Lo has visto desde distintos puntos de vista y siempre llegas a la misma conclusión. Es momento de pensar en otra cosa. No evades tu objetivo, solo resuelves otra parte del mismo.

Date una vacaciones mentales, resuelve otros aspectos, mejóralos y optimiza lo que ya has conseguido. Cuando estés concentrado en otra cosa, te va a surgir la solución que estabas buscando. Siempre funciona así, las respuestas se encuentran en los lugares menos esperados, si tienes la mente relajada.

Actualiza tu itinerario. Ya sabes lo importante que es planear y limitar los tiempos para dedicarle a tu objetivo. Este es el momento de actualizar tu rutina. Evalúa nuevos aspectos donde puedes organizarte diferente para optimizar tu tiempo. Asegúrate de ser realista pero dejando un margen para cambios en el camino. De esta forma, cuando comiences tu proceso no te frustrarás. Todo lo contrario, te estimulas al ir logrando tus metas y las mejoras en el camino.

Aprovecha tu entorno. Muchas veces por orgullo o por vergüenza no pides apoyo. Debes cambiar esa postura. Muchas veces también hay personas a nuestro alrededor dispuestas a ayudarnos. Simplemente no lo hacen porque nosotras no se lo permitimos y creen que nos ofenderá su propuesta de ayuda. Pero debes ver las oportunidades a tu alrededor y lo que puedes buscar. Es muy sano saber pedir ayuda y muy sabio saber a quién.

El revelador número 15. 3 por 5 es 15. ¿Debemos intentar las cosas 3 veces por 5 veces? No, este número es el que uso siempre que quiero hacer una “lluvia de ideas”. La lluvia de ideas sirve para resolver temas que parecen no tener solución. Uso el 15 porque las 5 primeras son las soluciones más obvias, las 5 siguientes son un poco más elaboradas, pero las 5 últimas seguro son imbatibles. Prueba y si este método no te funciona, investiga cuál sí.

Visualiza físicamente el objetivo. Debes pensar en tu objetivo e identificarlo con alguien o algo. Con algo que alguien hizo o con una persona determinada. Si fuera algo que no existe, haz un dibujo, una composición de cómo te lo imaginas. Debes ponerlo físicamente en un lugar que veas usualmente. Por ejemplo, la foto de la casa de tus sueños junto a tu despertador. Así, cada vez que dudes, que tengas una recaída en tu ánimo, obsérvala y piensa en que te ha hecho llegar hasta dónde estás y lo poco que te queda para lograr tu objetivo.

Todos los días logra una metas. Como has trazado un camino de ruta bien diseñado, todos los días tendrás una tarea. Así todos los días tendrás un pequeño trabajo que cumplir, que estará dispuesto según el tiempo que tengas. No caigas en la pereza, sigue aunque te falte un poco de motivación o estés por tirar la toalla. Es lo mejor que puedes hacer para lograr tus metas.

Recuerda que todos los grandes iniciativas comenzaron con un pequeño proyecto y que una buena idea siempre surge al estar pensando en otra cosa. Este es el momento para que comiences a escribir tu propia historia de éxito.