7 señales que distinguen a una persona inteligente

Paula Díaz · 19 marzo, 2016

Estoy segura de que alguna vez has sentido curiosidad por conocer si eres una persona inteligente y cuál es tu nivel respecto a los demás. Los últimos estudios apuntan que no hace falta rellenar un complicado test para discriminar de manera gruesa el grado de inteligencia de cada persona.

“Las grandes mentes discuten ideas; las mentes promedio discuten acontecimientos; las mentes pequeñas discuten con la gente.”

-Eleanor Roosevelt-

Así Business Insider ha realizado una recopilación de varias investigaciones y ha llegado a una conclusión: existen 7 señales que distinguen a una persona inteligente.

1. Eres el hermano mayor

Un estudio realizado con registros militares para examinar el orden de nacimiento y coeficiente intelectual llevado a cabo por epidemiólogos noruegos, donde se analizaron alrededor de 250.000 hombres con edades comprendidas entre los 18 y 19 años, determinaba que el primogénito promedio tenía un coeficiente intelectual de 103.

Este dato se comparó con un CI de 100 para los segundos hermanos y 99 para los terceros, confirmándose así que los hermanos mayores disfrutan de ventaja por encima del hermano más cercano a ellos en relación a la inteligencia.

Para explicar este resultado se han planteado diferentes hipótesis y una de las que tiene más fuerza es que los primogénitos están sometidos a una mayor exigencia por parte de los padres novatos, que prefieren no quedarse cortos en este sentido antes que pasarse de largo.

Hermanos jugando

 

2. Eres desordenado

Es famosa la afirmación de Einstein, que muchos empleamos a la hora de justificar el desorden: “Si una mesa repleta es una señal de una mente repleta, entonces, ¿qué debemos pensar de una mesa vacía?”. Se la cita sea veraz o no, es cierto que la ciencia ya ha demostrado que ser desorganizado no es negativo, incluso puede ser un buen indicador de persona inteligente.

En 2013, la University of Minnesota hizo una investigación donde se estudiaron las implicaciones que tenía el orden a la hora de ser creativos. Los investigadores llegaron a la conclusión que “aquellos participantes situados en habitaciones desordenadas eran más creativos que aquellos participantes en habitaciones ordenadas”.

Esto ocurre debido a que, según los investigadores, “los ambientes desordenados parecen propiciar el romper con la convención, generando ideas más innovadoras”. Una persona inteligente, así, no tiene que ser metódica y ordenada.

 

Escritorio desordenado de una persona inteligente

3. Recibiste clases de música

Glenn Schellenberg llevó a cabo un estudio con niños de 6 años que recibieron durante nueve meses clases de piano y voz. Descubrió que gozaban de un cociente de inteligencia superior en comparación con aquellos que tan solo tomaron clases de teatro o simplemente no tomaron lecciones extras.

También existen datos científicos que confirman que la inteligencia verbal es superior entre los niños de 4 a 6 años que reciben clases de música durante un mes. La inteligencia verbal es la capacidad de usar las palabras de manera efectiva al escribirlas o hablarlas. Comprende la capacidad sensitiva en el lenguaje hablado y escrito, la habilidad para aprender nuevos idiomas, comunicar ideas y lograr metas usando la capacidad lingüística.

4. Tienes ansiedad habitualmente

Son muchas ya las investigaciones que nos han corroborado que la persona ansiosa pueden ser más inteligente que la media en ciertos campos. Un estudio que se llevó a cabo con 126 estudiantes de licenciatura se les pedía que indicaran la frecuencia con que experimentaban preocupación y ansiedad.

Se determinó así que las personas que suelen preocuparse en exceso y vivir ansiedad puntúan más alto en inteligencia verbal. Aquellos que no se preocupaban tanto obtuvieron mayor puntuación en inteligencia no verbal.

Sin embargo, socialmente nos enseñan a percibir la ansiedad como una emoción menos positiva o negativa en nuestro día a día, debido a desconocimiento por la misma. Te invito a visualizar este vídeo donde descubrirás los 4 secretos de las personas que la padecen habitualmente.

5. Sabes leer desde temprana edad

En el año 2012 se llevó a cabo el análisis de 2000 pares de gemelos en Reino Unido, encontrando que el hermano que había aprendido a leer antes era más inteligente, obteniendo mejores resultados en pruebas de capacidad cognitiva. Los resultados sugirieron que saber leer desde temprana edad proporciona un aumento en la capacidad verbal y no verbal.

La mayoría de los niños siguen un patrón similar de desarrollo del lenguaje y pasan por las mismas etapas. La diferencia que distingue al inteligente del que no lo es tanto es que el niño más inteligente suele pasar más rápidamente por las etapas evolutivas correspondientes.

6. Si eres una persona inteligente, eres divertido

Mujer con nariz de payaso

Se pasaron pruebas de inteligencia a 400 estudiantes de psicología en las que se medía el razonamiento abstracto y la inteligencia verbal. A continuación, se les pedía desarrollar títulos para un par de caricaturas de la revista New Yorker, siendo evaluados por creativos independientes. Se encontró que en promedio, el estudiante inteligente fue clasificado como más divertido.

La psicóloga Kattia Morales, experta en psicología familiar afirmaba que “un sentido del humor nos ayuda a todos a tener una mejor percepción de la vida y enfrentar mejor las diferentes situaciones, no es un secreto que la risa es un remedio y que ayuda a las personas a resolver problemas a nivel de pareja”.

El humor forma parte de la inteligencia social, la cual nos permite relacionarnos con otras personas. El ser divertidos nos permite poder adaptarnos a las situaciones de la vida con mayor efectividad.

7. Tienes un gato como mascota

En el año 2014 un estudio que media la personalidad y la inteligencia fue llevado a cabo con 600 estudiantes universitarios. Se encontró que aquellos que tenían como mascota a un perro eran más extrovertidos que los que tenían gatos.

Pero además, las personas con gatos puntuaron mucho más alto en los indicadores que medían la capacidad cognitiva y de aprendizaje. Quizás sea porque los gatos son unos maestros estupendos.

“Los intelectuales resuelven problemas. Los genios los previenen.”

-Albert Einstein-