Alfred Binet: ¿cómo medir la inteligencia?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 26 mayo, 2019
Camila Thomas · 26 mayo, 2019
Alfred Binet desempeñó un rol fundamental en el desarrollo de la psicología experimental en Francia. Realizó importantes contribuciones a la medición de la inteligencia. ¿Conoces cómo surgieron las pruebas de inteligencia utilizadas actualmente?

Alfred Binet fue un psicólogo francés célebre por desarrollar la primera prueba de inteligencia, ampliamente utilizada en la actualidad. La prueba se originó después de que el gobierno francés le encargó que desarrollara un instrumento que pudiera identificar a los escolares que necesitaban estudios de recuperación.

Con su colaborador Theodore Simon, creó la Escala de Inteligencia Binet-Simon. Más tarde, Lewis Terman revisó la escala y estandarizó la prueba con sujetos tomados de una muestra estadounidense. Posteriormente, la prueba se conoció como las escalas de inteligencia de Stanford-Binet.

A continuación, nos acercamos a la vida de Alfred Binet y profundizaremos, con más detalles, las claves de sus pruebas de inteligencia y sus contribuciones.

Cerebro conformado por piezas de puzzle

Infancia y juventud

Binet nació en Niza siendo el único hijo de un matrimonio formado por un médico y una artista. En su juventud, no fue un alumno excepcional ni demasiado prometedor, aunque demostró cierto talento y muchas ganas de trabajar. Tras graduarse en el Lycée Louis-le-Grand, estudió derecho y se licenció en jurisprudencia.

La riqueza de su familia hacía innecesario que él ejerciera la abogacía. Por ello, dedicó su tiempo a leer sobre psicología en la Biblioteca Nacional de Francia, aparentemente, un establecimiento muy formal.

En 1880, Binet publicó un artículo relacionado con la psicología, aunque fue muy criticado al saberse que había sido plagiado.

El tema del magnetismo animal, también conocido como hipnosis, captó el interés de Binet durante un tiempo y publicó numerosos artículos en torno al magnetismo. Sus artículos detallaban cómo los imanes pueden cambiar las emociones, influir en las percepciones y lograr todo tipo de efectos.

Para vergüenza de Binet, se demostraría que sus hallazgos habían sido un fraude, producto de usar metodología experimental deficiente.

Enmendando el rumbo

Dos años más tarde, comenzó a trabajar en el Hospital Salpêtrière de París, donde sus métodos de formación científica se comenzaron a consolidar.

Binet se convirtió en estudiante de Jean Martin Charcot, con quien permaneció hasta 1891. Binet aceptó sin reservas y defendió con vehemencia los métodos de Charcot y sus doctrinas sobre la transferencia hipnótica y polarización.

Posteriormente, se vio obligado a aceptar los contraataques de Delboeuf de la Escuela Nancy. Este hecho causó una división entre el estudiante y el maestro. Sin embargo, la aceptación de sus errores de juicio templó sus métodos posteriores.

Binet también estudió a Hippolyte Taine, Théodule Armand Ribot y John Stuart Mill. En 1884, Binet se casó con Laure Balbiani, la hija de Edouard-Gérard Balbiani, un médico embriólogo del Collège de France; el matrimonio tuvo dos hijas.

En 1887, fue galardonado por la Academia Francesa de Ciencias Morales y Políticas. Trabajó con su suegro que daba conferencias sobre la herencia. También escribió sobre el libre albedrío y el determinismo y estudió la psicología de los tribunales de justicia.

En 1890, Binet había interrumpido su conexión con el Hospital Salpêtrière. Posteriormente, emprendió un estudio de los procesos cognitivos y utilizó a sus hijas como sujetos.

Curiosamente, aunque la diferencia de edad entre las hijas hizo que las diferencias de desarrollo fueran bastante claras, Binet nunca pensó en llevar esa observación más lejos. Esta teoría tendría que esperar a Jean Piaget.

Colaboración con Beaunis y la Sorbona

En 1891, Binet conoció al Dr. Henri Beaunis y le pidió trabajo en la Sorbona. A pesar de los acalorados argumentos que se habían mantenido entre ellos por el tema de la hipnosis, Beaunis estuvo de acuerdo, posiblemente, porque el acaudalado Binet no necesitaba un salario.

En 1892, fue nombrado director adjunto del laboratorio de psicología fisiológica creado en la Sorbona en 1889 y dirigido por Henri Beaunis. Ese mismo año, se le confirió al doctorado en ciencias naturales, su disertación versó sobre la correlación entre la fisiología y el comportamiento de los insectos.

En 1895, Binet y Beaunis fundaron la primera revista francesa de psicología, L’Année psychologique, que sigue activa en nuestros días. En el mismo año, sucedió a Beaunis en la jefatura del Laboratorio, ahora conectado con la École Pratique des Hautes Études, donde trabajó hasta su muerte en 1911.

Cerebro con visión lateral

La prueba de inteligencia de Binet

Binet había quedado impresionado por el intento del psicólogo inglés Sir Francis Galton (1822-1911) de registrar las diferencias individuales por medio de pruebas estandarizadas. Adaptó el método de Galton para estudiar a escritores, artistas, matemáticos y jugadores de ajedrez eminentes. De este modo, complementó las pruebas con observaciones sobre el tipo de cuerpo, la escritura y otras características.

En 1903, culminó un trabajo notable: El estudio experimental de la inteligencia. Esta investigación describía las características mentales de sus dos hijas. Para su consecución, desarrolló el estudio sistemático de dos tipos de personalidades contrastadas.

Sus experimentos demostraron la imposibilidad de traducir el razonamiento en términos sensoriales. Además de probar que la unidad y la actividad del pensamiento eran independiente con respecto a las imágenes. Científicos como R. S. Woodworth y K. Bühler llegarían a resultados análogos en 1907.

Con respecto a la evaluación de la inteligencia, Binet reconoció que una prueba de inteligencia podría proporcionar solo una muestra de todos los comportamientos inteligentes de un individuo. De esta manera, Binet expresó que una prueba de inteligencia no era definitoria para un individuo.

Además, Binet escribió que el propósito de una prueba de inteligencia era clasificar, no medir. La noción de un cociente de inteligencia fue propuesta por el psicólogo alemán William Stern  y rechazada con vehemencia por Binet. Su principal argumento fue que la naturaleza de la inteligencia es demasiado compleja para ser capturada en un solo número.

Las contribuciones de Alfred Binet a la psicología

Actualmente, Alfred Binet se cita, a menudo, como uno de los psicólogos más influyentes de la historia. Si bien su escala de inteligencia sirve como base para las pruebas de inteligencia modernas, el propio Binet no creía que su prueba midiera un grado permanente o innato de inteligencia.

“La inteligencia es la habilidad para tomar y mantener determinada dirección, adaptarse a nuevas situaciones y tener la habilidad para criticar los propios actos”.

-Alfred Binet-

Según Binet, la puntuación de un individuo en una prueba de inteligencia puede variar en el tiempo. También sugirió que factores como la motivación y otras variables pueden jugar un papel en los resultados de los exámenes. De lo que no cabe duda es de que sus estudios han contribuido enormemente a otros posteriores y han abierto, un poco más, el campo de la psicología.

  • Binet, A., & González-Llana, F. (1913). Las ideas modernas acerca de los niños. Librería Gutenberg de José Ruiz.
  • Binet, A. (1983). La inteligencia: su medida y educación. Infancia y Aprendizaje, 6(22), 115-120.
  • Voyat, G. (1983). El auténtico mundo de Alfred Binet. Infancia y Aprendizaje, 6(22), 109-114.