Amigos narcisistas: personas que no se preocupan por ti

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 11 febrero, 2019
Los amigos narcisistas siempre tienen una excusa para todo cuando nos fallan. Nos hacen partícipes de sus problemas pero rara vez se interesan por saber cómo estamos. Son dependientes, egoístas y a menudo, hasta nos cuesta poner distancia de ellos.

Los amigos narcisistas son esos que se pasan horas contándonos sus problemas y experiencias sin ser capaces siquiera de preguntarnos cómo nos ha ido del día. Es esa persona que siempre llega tarde, al que siempre le ocurren las cosas más inverosímiles cuando la necesitamos… Es en esencia, una figura de la que tarde o temprano nos preguntamos si vale la pena mantener en nuestra vida.

¿Por qué llegamos a establecer una amistad con este tipo de perfiles? Esta es quizá la primera pregunta que nos viene a la mente. Ahora bien, cabe señalar un sencillo aspecto. A muchos (y más visto el tema desde fuera) les puede parecer sencillo aquello de «si tengo un amigo narcisista me libro de él y ya está». 

Sin embargo, las cosas no son siempre tan simples cuando hablamos de relaciones humanas. En primer lugar está el lazo del afecto. En ocasiones, mantenemos durante décadas un vínculo más por costumbre; porque son muchos años y muchas las vivencias compartidas. Otras veces, no somos plenamente conscientes de que esa persona responde a un perfil narcisista hasta que se acumulan los daños, hasta que la erosión sufrida por ese lazo ya es profunda.

Asimismo, existe otro aspecto. Tal y como nos explican en un interesante estudio los psicólogos Dufner, M., Rauthmann, JF, Czarna, AZ, y Denissen, J (2013) los narcisistas resultan, en un primer instante, personalidades muy atractivas. Saben conectar, son entusiastas y transmiten una energía muy positiva en esa fase previa, cuando buscan a toda costa conectar con alguien.

Por tanto, es fácil «caer» en este tipo de amistades que primero atraen, luego atrapan y más tarde, cuando ya somos plenamente conscientes de su efecto y daños colaterales, no sabemos muy bien cómo actuar. Veamos más datos a continuación.

Chica hablando con su amiga simbolizando a los amigos narcisistas

Amigos narcisistas, ¿cómo son y por qué actúan de este modo?

No vamos a utilizar aquí la terminología «toxicidad«. Dicha palabra de uso popular y sentido metafórico carece de entidad clínica, y en este caso, cuando nos referimos a una personalidad narcisista entramos en aspectos más mucho más complejos, profundos y singulares que merece la pena entender. 

Para empezar, el narcisismo entra dentro de un espectro. Hay personas con leves rasgos narcisistas y perfiles que presentarían ya un trastorno de la personalidad narcisista. Estudios, como el que llevó a cabo la doctora Elizabeth L. Kacel, de la Universidad de Florida (Estados Unidos), nos señalan que el origen de esta conducta depende a menudo de tres dimensiones: la genética, la neurobiología y los factores ambientales.

Así, un aspecto que suele explicar gran parte de esos comportamientos en los amigos narcisistas está en el efecto de un entorno familiar desfavorable. Buscan la validación que no tuvieron en su infancia, ansían el reconocimiento que no tuvieron en el pasado y a menudo, tienden a repetir esas conductas de abuso y utilización que sus padres, probablemente, ejercieron con ellos mismos.

Entender esto puede explicarnos muchas cosas. No obstante, también es esencial reconocer qué patrones y comportamientos caracterizan a los amigos narcisistas.

Conversaciones monotemáticas

El punto de apoyo sobre el que gira toda la conversación son ellos mismos. No importa que el diálogo parta de algo casual, de algo que nos ha sucedido a nosotros o de una noticia de plena actualidad. El amigo narcisista lo acabará llevando siempre a su terreno.

Siempre les ocurren cosas imprevistas

Si llegan tarde es porque han tenido un percance. Si no han podido estar contigo cuando los necesitabas, se debe a que les ha sucedido algo inesperado y casi siempre grave, algo que supera en mucho a lo que te pueda ocurrir a ti. Son esas personas en las que cuesta confiar porque sabes que no estarán ahí, esas a las que siempre les atrapa lo imprevisto, la cosa más inusual que podamos imaginar. Con ello siempre logran aquello que más ansían: ser el centro de atención.

Chica feliz hablando simbolizando a los amigos narcisistas

Minimizan tus problemas y magnifican los suyos

No importa lo que te haya sucedido en el trabajo, con tu pareja, con tu familia. Aquello que tengas en mente y que te preocupe, será una insignificancia cuando se lo expliques a un amigo narcisista. No solo minimizará lo ocurrido, sino lo que infravalorará. Lo que le puedas explicar, él o ella también lo ha vivido (y si no lo ha hecho se lo inventará).

Con ello, desplaza la atención de tu persona… para poner el foco sobre sí mismo. Te boicotea y con ello, logra ser una vez más el protagonista en el teatro de la vida.

No se alegrarán de tus éxitos, no compartirán tu felicidad

Los amigos narcisistas presentan, por lo general, una baja autoestima y un bajo autoconcepto. Algo así implica algo que a la larga puede ser muy destructivo: siempre nos preferirán a su altura o por debajo de ella. Es decir, sintonizarán más con nosotros si somos infelices, si nuestra capacidad de logro es mínima, si somos inseguros, si somos inquilinos permanentes en nuestra zona de confort.

Ahora bien, cuando llegan los éxitos, cuando alcanzamos objetivos y nos sentimos felices, ellos una vez más, minimizarán cada logro. Y lo harán por una razón muy simple: sienten envidia. Son incapaces de controlar ese estado, esa emoción dañina y peligrosa, con la que pueden hacernos mucho daño si no ponemos barreras de contención.

Chico con los ojos cerrados feliz por liberarse de los amigos narcisistas

¿Qué podemos hacer con los amigos narcisistas?

Los amigos narcisistas no son buenos compañeros de viaje en la aventura de la vida. Nos ponen frenos, enturbian el paisaje, no nos dejan ver y hasta nos llevan por caminos equivocados. Por tanto, podríamos decir que lo mejor será sin duda dejarlos en la estación más cercana y viajar así más ligeros, más libres y con mejor salud.

Sin embargo, tal y como hemos señalado al inicio, el narcisismo, entra dentro de un continuo. Habrá personas, amigos que sí merezcan segundas oportunidades. De ahí que sea esencial que comprendan el efecto (y las consecuencias) de sus actos y comportamientos. En cambio, existirán perfiles que no atiendan a nuestras sugerencias y avisos.

En esos casos donde la voluntad de cambio es nula, y donde hay una clara negativa a buscar ayuda experta, lo más razonable es sin duda tomar medidas más drásticas y acordes a lo más importante: mantener nuestra propia salud y bienestar.

  • Park, SW, y Colvin, CR (2014). Narcisismo y discrepancia entre el yo y las percepciones de la personalidad de los amigos. Diario de la personalidad , 82 (4), 278-286. https://doi.org/10.1111/jopy.12053