Aprender a visualizar: imagina que eres una rosa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 2 mayo, 2019
Sonia Budner · 2 mayo, 2019
¿Alguna vez te has sentido abrumado por pensamientos ansiosos e incapaz de concentrarte en una tarea? Como seres humanos, tenemos la capacidad de controlar nuestros pensamientos ansiosos a través de técnicas de visualización. Te lo explicamos

Aprender a visualizar es una de las herramientas más eficaces que podemos desarrollar y uno de los pasos previos al correcto manejo de nuestros pensamientos. Es una de las técnicas básicas de la psicología transpersonal. Un entrenamiento del pensamiento voluntario que se utiliza como estrategia para reemplazar a los pensamientos involuntarios o intrusivos.

Todos enfrentamos dificultades durante nuestra vida y es en esos momentos cuando el pensamiento involuntario o no entrenado hace su aparición y toma posesión de todo. Al no ser capaces de manejar nuestros pensamientos a voluntad, nuestras emociones se ven afectadas e inundamos nuestra existencia con miedo, angustia y estrés.

Los pensamientos que producen sufrimiento, o aquello que no nos permiten concentrarnos en lo que estamos haciendo, son pensamientos involuntarios e intrusivos. Si estamos entrenados en manejarlos, seremos capaces de sustituir esos pensamientos por otros que protejan nuestro equilibrio emocional. Este es un tipo de entrenamiento que requiere práctica al principio, pero que después de un tiempo incorporamos a nuestra rutina de forma natural.

Aprender a visualizar puede ayudarnos a controlar nuestros pensamientos.

Mujer con los ojos cerrados utilizando técnicas de visualización para relajarse

La terapia transpersonal

Este tipo de terapia maneja varias técnicas y una de ellas es la visualización creativa. La terapia transpersonal es una intervención holística que se enfoca en las influencias positivas de los modelos a seguir en lugar de hacerlo en las experiencias negativas.

Se desarrolló a partir de los trabajos de Abraham Maslow y otros psicólogos de la escuela humanista. Este tipo de intervención terapéutica está basada en la idea de que el ser humano es algo más que mente y cuerpo. Contempla la dimensión más intangible del ser humano y los factores trascendentes que nos configuran.

¿Qué es un pensamiento voluntario?

Un pensamiento voluntario es aquel que somos capaces de crear y dirigir de manera consciente y por iniciativa propia. Es voluntario porque es uno mismo quien lo está produciendo como proceso específico.

Es un pensamiento dirigido porque está enfocado a un propósito definido. Y finalmente es sostenido porque el entrenamiento nos permite sostenerlo en el tiempo y con la intensidad suficiente para tener la percepción del pensamiento (metapensamiento). Hay varios ejercicios de visualización para empezar a entrenar. Vamos con uno de ellos.

Aprender a visualizar, el ejercicio de la rosa

Cierra los ojos e imagina un capullo de rosa que está aún cerrado. Visualiza y pon especial atención en el tallo y en las hojas. Su textura, su color y sus formas sinuosas. Pon tu atención ahora en la parte alta, donde se sitúa el capullo. Es todavía verde, porque está cerrado, aunque en su punta superior ya se aprecia una punta rosada.

Cuando tengas toda la imagen creada, sostenla en tu mente unos segundos. Ahora nota que los pétalos empiezan a moverse. Se están separando y ya puedes verlos casi por completo, su textura es diferente al tallo y a las hojas y su color es rosado y muy luminoso. Los pétalos siguen abriéndose hasta dejar ver por completo una hermosa rosa.

Retenemos la imagen de la rosa abierta por unos segundos de manera nítida. En este momento respiramos el aroma de la rosa y nos dejamos invadir por su olor característico hasta que nos impregne por completo. 

En el último paso volvemos a visualizar la planta al completo e imaginamos toda la fuerza vital que la recorre desde la raíz hasta la flor misma. Ahora nos identificamos con la rosa, es decir, introyectamos la rosa en nosotros mismos y simbólicamente nos convertimos en ella. Sentimos toda la fuerza de vida que la recorre en nuestro propio cuerpo y como se abren los pétalos.

Rosa

Los ejercicios de visualización en terapia transpersonal

Este ejercicio de visualización de la rosa, creado por el psiquiatra Roberto Assagioli es sumamente sugestivo y evocador. Por regla general el símbolo de la flor se utiliza como símbolo del desarrollo de una realidad profunda. Es el símbolo de espíritu humano y su evolución.

Existen diferentes ejercicios de visualización que pueden ser utilizados con distintos objetivos, como la relajación con la visualización del camino de la playa. Otro muy utilizado en terapia es la visualización de tensión – distensión.

El entrenamiento cotidiano en estos ejercicios de visualización nos permitirá generar las imágenes con más nitidez. Incluso podemos aumentar el color, la luz o los detalles siguiendo nuestros deseos. Es solo cuestión de práctica.

  • Assagioli, Roberto (2007). Desarrollo transpersonal: la dimensión más allá de la psicosíntesis (Forres, Escocia: Smiling Wisdom, pp. 96-97.
  • Kasprow, M. C., & Scotton, B. W. (1999). A review of transpersonal theory and its application to the practice of psychotherapy. The Journal of psychotherapy practice and research, 8(1), 12–23.
  • Kiritsis. Paul (2013). Creative Visualization: an exercise for transpersonal experience. Down the Rabbit Hole blog. Recuperado de http://www.paulkiritsis.net/
  • Assagioli, Roberto (1974). Jung and Psychosynthesis. Journal of Humanistic Psychology. Volume: 14 issue: 1, page(s): 35-55