Áreas de Brodmann: características y funciones

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro
· 9 marzo, 2019
Las áreas de Brodmann, que son divisiones del córtex cerebral, forman un mapa que nos ayuda a entender las estructuras y las funciones del cerebro.

El estudio del cerebro siempre se ha caracterizado por su enorme complejidad. Aun así, han existido grandes investigadores que han ayudado a que podamos entenderlo con mayor claridad. Uno de ellos fue un neurólogo alemán llamado Korbinian Brodmann, el cual dividió la corteza cerebral en las áreas de Brodmann.

Brodmann se dedicó fundamentalmente al estudio de la anatomía y a la psiquiatría. En 1901, se comenzó a centrar en la neurobiología y fue durante este periodo cuando dio luz al famoso mapa de la corteza cerebral que lleva su nombre.

En este mapa de las áreas de Brodmann encontramos una división de regiones según su función y localización. ¡Continúa leyendo este artículo y conoce más sobre estas regiones!

Áreas de Brodmann: ¿en qué consisten?

Este mapa de la corteza cerebral fue realizado por Brodmann en torno a 1909. En él, diferenció hasta 52 áreas diferentes, cada una de ellas compuesta por citoarquitectura, flujo sanguíneo, metabolismo, y funciones características.

El propósito de Broadman era crear una organización topográfica del córtex basada en características anatómicas y funcionales. Para ello, realizó divisiones espaciales de la corteza que, poco a poco, fue correlacionando experimentalmente con las diversas funciones corticales.

Áreas de Brodmann

Sobre estas áreas, descubiertas a partir de sus investigaciones en neuroanatomía, empleó el método de tinción de Nissl. Además, estos estudios no solo los realizó en humanos, sino que también lo hizo en los monos.

Brodmann no fue el único científico en realizar una división de la corteza cerebral: Constantin Von Economo y Georg N. Koskinas también lo hicieron y de forma aún más detallada. Sin embargo, el mapa cortical de Brodmann ha sido el que ha contado con mayor difusión mundial, el cual se sigue usando como referencia en la actualidad.

Ahora bien, pese a que actualmente se sabe que no hay una división exacta de las áreas corticales y que existen interrelaciones en la corteza cerebral y no funciones independientes por área, este mapa sigue siendo de gran utilidad.

Áreas motoras

Se trata de las regiones que, en suma, forman la corteza motora. Son, por tanto, un grupo de zonas que se encargan de procesar la información relativa al movimiento muscular.

Están relacionadas con la generación, coordinación, mantenimiento y finalización de los movimientos. Dentro de la corteza motora podemos encontrar diferentes regiones:

  • Área motora primaria o 4 de Brodmann. Esta región se caracteriza por presentar un umbral de excitación bajo. Es la encargada de ejecutar órdenes para que se inicien los movimientos voluntarios, que en general serán movimientos sencillos.
  • Área motora suplementaria o 6 de Brodmann. Se caracteriza por tener un umbral de excitación alto. Se encarga de coordinar los movimientos involucrados en la postura. Además, influye en la organización de las secuencias de movimientos de los grandes grupos musculares.
  • Área motora secundaria u 8 de Brodmann. Es un área premotora y se encarga junto con el área 6 de almacenar patrones de movimientos provenientes de experiencias pasadas. También se ocupa del movimiento de los ojos.
  • Área de Broca o 44 y 45 de Brodmann. Son las que tienen que ver con los movimientos necesarios para producir el lenguaje. Es decir: la gesticulación, la entonación, y el procesamiento semántico. Así, desempeñan un papel crucial en la elaboración y generación del lenguaje hablado y escrito.

Áreas sensitivas

Componen la región somatosensorial y se encargan del procesamiento cerebral de los fenómenos sensoriales (asociación y coordinación de estímulos y comparación de estímulos previos con los que llegan del exterior).

Procesan, entre otras, la información que proviene del sistema táctil y la relativa a la posición corporal. Podemos encontrar las siguientes regiones sensitivas:

  • Áreas somatoestésicas primarias, o 1, 2 y 3 de Brodmann. Se localizan entre la circunvolución parietal y la parte posterior del lóbulo parietal central. Son las áreas principales encargadas del tacto y la propiocepción.
  • Área somatoestésica secundaria, o 5 y 7 de Brodmann. La 5 se encarga de la percepción táctil y la 7 es un área integradora, de reconocimiento de objetos sin que se use la vista.
  • Regiones de sensibilidad acústica: el área 41 detecta cambios de frecuencia y localización del sonido; el área 42 participa en la detección y reconocimiento del habla, y procesa la información de la corteza auditiva primaria. Además, las áreas 20 y 21 reconocen los sonidos, y la 22 los percibe.
  • Sensibilidad gustativa. Principalmente, el área 43. Esta se encuentra en el labio posterior de la cisura lateral y en la zona adyacente de la ínsula. Gracias a ella procesamos la información del sabor y del gusto.
  • Sensibilidad vestibular. Se encuentra en el labio superior de la cisura central y en la parte posterior de la ínsula y del área 22. Tiene que ver con la percepción de posiciones del cuerpo, movimientos de la cabeza en el espacio, y el mantenimiento del equilibrio.
  • Sensibilidad visual. Está el área 17 de Broadman, en torno a la cisura calcarina y el polo occipital, que procesa contenido visual contando con una distribución retinotópica de las representaciones visuales. Además, las áreas 18 y 19 de Brodmann relacionan la información recibida del área 17 con experiencias visuales pasadas registradas, para el reconocimiento y apreciación de lo que se ve.

Cerebro dibujado

Áreas asociativas

Son áreas plurisensitivas capaces de asociar diversas sensaciones entre sí y a estas, a su vez, con áreas de tipo motor. Están vinculadas con el comportamiento, la discriminación perceptiva y la interpretación de experiencias sensitivas.

Están distribuidas en tres zonas: la parietal posterior, la temporal anterior y la prefrontal. Tenemos entre ellas:

  • Áreas prefrontales o 9, 10, 11, y 12 de Brodmann. Se encargan de asociar las experiencias necesarias para producir ideas abstractas. Además, están relacionadas con las funciones ejecutivas, con la personalidad y con las emociones.
  • Área del pliegue curvo o áreas 39 y 40 de Brodmann. Asocian la información visual, propioceptiva y táctil para consolidar conceptos de forma, tamaño y textura. Además, tienen que ver con la apreciación y consciencia de la imagen.
  • Área temporal anterior. Interviene en el almacenamiento de experiencias sensitivas. Su estimulación hace recordar objetos o música que se han vivenciado previamente. Al área 38 de esta región se le atribuye el movimiento del pie que hacemos al seguir el ritmo de una canción cuando escuchamos una melodía.
  • Áreas asociativas del lenguaje. El área de Broca se dedica a la generación motriz del lenguaje hablado. El área de Wernicke permite la comprensión del lenguaje escrito y hablado, y asocia los sonidos con conceptos. El centro de Exner interfiere en el lenguaje escrito, y el de Dejerine y de Luria se dedican a la organización adecuada de la palabra.
  • Garey, L. J. (2006). Broadmann's 'Localisation in the Cerebral Cortex'. Springer.