Arte surrealista y psicoanálisis

Sonia Budner · 28 septiembre, 2018

El surrealismo (arte surrealista) es un estilo artístico muy conocido y poco comprendido. Trajo con él una revolución en las artes. Sus orígenes fueron en el mundo de las letras, aunque sus expresiones más conocidas están en la obra de algunos grandes maestros, como Salvador Dalí. Es un arte ilógico, sin aparente sentido y lleno de motivos fantásticos. Trataba de plasmar el mundo de los sueños y del inconsciente, por eso también se le conoció como arte onírico.

Es el movimiento estético que más se ha interesado por hacer una representación de la psique humana y el inconsciente. Sus obras pretenden enfrentar al individuo con sus pensamientos más complejos. El arte surrealista fue mucho más de la belleza visual: pretende liberar al hombre de todo lo entendido racionalmente y llevarlo a mundos fantásticos, llenos de símbolos y de significados que lo conecten con su yo más interior.

“Con el psicoanálisis los médicos empezaron a interesarse por el alma de las personas, pero los artistas ya lo hacían desde mucho antes”.

-S. Freud-

Arte surrealista y psicoanálisis: Salvador Dalí

“Los genios no tienen derecho a morir porque hacen falta para el progreso de la humanidad”.

-Salvador Dalí-

Cuadro de Salvador Dalí para representar la relación entre el arte surrealista y el psicoanálisis

Fue uno de esos genios, admirado profundamente por su obra y muy criticado por su carácter excéntrico y narcisista. Visionario y místico. Donde terminaba el genio y comenzaba el loco es difícil de saber. No era un psicótico, pero sí tenía tendencias paranoicas. Y uno de los mecanismos de defensa más habituales en este tipo de trastorno es la proyección. Es decir, los miedos y pensamientos propios son atribuidos inconscientemente a alguien o a algo. Este genio de la pintura tenía la increíble habilidad de proyectar exteriormente su realidad interior.

En los años 20 Dalí leyó la obra de Freud La interpretación de los sueños. Una lectura que le marcó profundamente y con la que entró en una nueva etapa artística. Inventó lo que él llamó el método paranoico-crítico por el que pretendía alcanzar y dar forma a la información del subconsciente.

“Debo ser el único de ser de mi especie que ha dominado y ha transformado en potencia creadora, en gloria y en júbilo, una enfermedad mental grave”.

-Salvador Dalí-

Técnicas en común del arte surrealista y el psicoanálisis

La técnica pictórica más utilizada dentro del arte surrealista fue el automatismo, inspirada muy probablemente en la asociación libre psicoanalítica. Los surrealistas utilizaban el automatismo como el espejo del interior, el reflejo del inconsciente. Muchos sostienen que el automatismo no era una técnica en sí misma, sino todo un movimiento artístico.

“El surrealismo es automatismo psíquico puro, por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, pictóricamente o de cualquier otro modo el funcionamiento real del pensamiento”.

-André Bretón-

Dos realidades subjetivas

Dentro del mundo interior de Dalí, lleno de símbolos, proliferan especialmente los fetiches. Objetos, a veces imposibles, a los que le gustaba hacer hueco en sus obras y cuya interpretación no siempre ha alcanzado consenso entre los expertos.

Destacan figuras como la langosta, que fue una de las obsesiones de Dalí a lo largo de su vida y que parecía representarse como fuente de fobias. Los cajones, símbolo de los secretos de la mente que solo el psicoanálisis podría abrir. Las calaveras como símbolo de la fugacidad de la vida.

Las mariposas como símbolo de la metamorfosis y la transformación. Las moscas, que parecen representar el miedo. La muleta, que para Dalí representó la autoridad, la magia y el misterio. Los ojos, que hacían referencia al observador. O los relojes derretidos, uno de los símbolos más conocidos de Dalí, representan el paso del tiempo y su irrelevancia.

“El lenguaje simbólico del mundo subconsciente es el único lenguaje realmente universal y común a todos los hombres”.

-Salvador Dalí-

El paso del tiempo, obra de Salvador Dalí

Una expresión lejos de lo racional

El genio de Dalí inventó muchas veces sus propios términos para definir pictóricamente conceptos del psicoanálisis como el complejo de los dióscuros, que él llamó “fenixología”, proceso simbólico por el que uno de los hermanos debe morir para que el otro se haga inmortal. Intentó simbolizar el deseo edípico o el poder del padre.

Salvador Dalí buscó en el psicoanálisis una explicación a las obsesiones que le siguieron durante toda su vida. Y no solo encontró en su arte la manera de analizar sus propios conflictos a la manera de las escuelas psicoanalíticas. También inventó todo un imaginario para reflejarlos en su obra.