Brenda Milner y sus memorables 101 años de vida

Sonia Budner · 19 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 19 agosto, 2019
Este es un pequeño homenaje a una de las psicólogas experimentales más importantes de las últimas décadas. Acaba de cumplir 101 años de vida y su trabajo revolucionó la manera de comprender cómo funciona la memoria en los seres humanos

La doctora Brenda Milner es una de las neurocientíficas más brillantes de las últimas décadas. Revolucionó la manera de entender los procesos de la memoria en el ser humano, además de la forma de interactuar de los dos hemisferios cerebrales. Su trabajo ha tenido un gran impacto en la comprensión del aprendizaje cognitivo, el lenguaje, las sensaciones y las emociones.

Durante treinta años, centró sus investigaciones en un paciente que había sufrido una importante pérdida de memoria a corto plazo tras una complicada operación. Brenda comprobó que, a pesar de ello, mantenía intacta la memoria a largo plazo y que podía aprender y recordar algunos tipos de tareas de las que había perdido por completo el recuerdo.

Sus investigaciones con este paciente contribuyeron a el conocimiento que tenemos hoy en día sobre los múltiples sistemas de memoria. Profundicemos.

Brenda Milner sonriendo

Vida temprana y formación

Brenda Milner nació en Manchester, Inglaterra, en 1918. Su familia tenía devoción por las artes, en especial por la música, algo que inculcaron a su hija. Aun así, Brenda Milner mostró gran interés por las ciencias desde muy pequeña.

En 1939, se graduó en la Universidad de Cambridge en Psicología experimental. En numerosas entrevistas, la doctora Milner ha recordado que su decisión de decantarse por las ciencias no le hizo perder su amor por las artes, aunque consideró que podía dedicarse a ellas sin renunciar a la ciencia.

Brenda Milner en el mundo académico

Tras terminar su licenciatura, Brenda Milner permaneció en Cambridge. Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, fue reclutada como investigadora para la Fuerza Aérea Británica junto a algunos de sus colegas. 

En 1944, contrajo matrimonio y junto a su esposo abandonó Inglaterra para establecerse en Canadá. Brenda Milner comenzó a trabajar en la Universidad de Montreal, como docente en el Departamento de psicología, e inició su doctorado en la Universidad McGill con el Dr. Donald Hebb como tutor.

Durante el tiempo que duró la preparación de su doctorado, el Dr. Hebb le consiguió un puesto en el Instituto Neurológico de Montreal, MNI, donde se estudiaban pacientes epilépticos. En 1952, Brenda Milner finalizó su doctorado y pasó a investigar los efectos intelectuales provocados por el daño del lóbulo temporal en la Universidad McGill.

Su trabajo en el MNI

A pesar de su plaza fija en la Universidad McGill, Brenda Milner decidió renunciar a ella y enrolarse en el equipo de investigación del MNI, el Instituto Neurológico de Montreal. Fue allí donde la Dra. Milner tuvo ocasión de trabajar en la investigación que le reportó el reconocimiento mundial.

Un colega neurocirujano de Connecticut invitó a la Dra. Milner a Hartford para trabajar con un paciente que sufría ataques epilépticos muy graves. El paciente se había sometido a una importante cirugía experimental. Esta operación había conseguido reducir drásticamente los ataques epilépticos, pero le produjo una amnesia anterógrada que no le permitía volver a guardar recuerdos en la memoria a la largo plazo.

Brenda Milner trabajó con este paciente durante los siguientes 30 años. Sus investigaciones fueron publicadas en 1957 y se convirtió en una de las publicaciones más citadas en la historia de la neurociencia.

Comprobó que su paciente podía aprender nuevas rutinas cada día, aunque no recordara haberlas aprendido el día anterior; su destreza mejoraba a pesar de no conservar recuerdos recientes y de que nunca fuera capaz de volver a recordar su propio nombre.

Brenda Milner

El legado de Brenda Milner

Hoy en día, más de 50 años después de sus hallazgos, la Dra. Milner ha cumplido 101 años de edad. No ha dejado de abrir nuevos caminos en el ámbito de las neurociencias, en especial, en el estudio de la memoria, el procesamiento del lenguaje y en la interacción de los hemisferios cerebrales.

Ha sido ampliamente reconocida como pionera en la controvertida neurociencia cognitiva. Su legado ha ayudado enormemente a nuestra comprensión sobre el funcionamiento interno del cerebro humano y ha cambiado la forma en que entendemos el mundo y a nosotros mismos.

Brenda Milner fue y es una inspiración para muchos profesionales de la neurociencia y la psicología y su trabajo ha recibido amplio reconocimiento internacional. Posee más de 20 títulos honoríficos y prestigiosos premios académicos. Es miembro de la Royal Society de Inglaterra y de Canadá y se convirtió en la novena mujer en ingresar en el salón de la Fama de la Ciencia e Ingeniería de Canadá.

 

Milner B. (2006). Understanding the human brain: a lifetime of dedicated pursuit. Interview with Dr. Brenda Milner. Interview by Chenjie Xia. McGill journal of medicine : MJM : an international forum for the advancement of medical sciences by students, 9(2), 165–172. Squire L. R. (2009). The legacy of patient H.M. for neuroscience. Neuron, 61(1), 6–9. doi:10.1016/j.neuron.2008.12.023 Summers, Carol (2013) Brenda Milner Biography. Psychology Feminist Voices. Recuperado de http://www.feministvoices.com/Brenda-Milner/