Una buena higiene del sueño comienza en el dormitorio

Dormir bien es determinante para la salud física y mental. Debido a esto, es importante adoptar hábitos que ayuden a una buena higiene del sueño. ¿Cómo adecuar el dormitorio?
Una buena higiene del sueño comienza en el dormitorio

Escrito por Daniela Castro

Última actualización: 18 marzo, 2022

Hay una amplia variedad de hábitos que pueden contribuir a una buena higiene del sueño; entre estos, adecuar el dormitorio se vuelve esencial. Si bien muchos lo pasan por alto, el orden, una cama cómoda y hasta la iluminación contribuyen a un buen descanso.

Pero, ¿por qué es tan importante dormir bien? Pues bien, aunque muchos lo ignoran, el sueño desempeña un papel principal en el mantenimiento del bienestar. No solo permite recargar el cuerpo de energía, sino que interviene en funciones cognitivas, emocionales y físicas.

Debido a esto, es importante contar con un espacio acorde para el descanso, con un ambiente que promueva la transición de la vigila al sueño. A continuación, detallamos algunas recomendaciones.

¿Cómo adecuar el dormitorio para contribuir a una buena higiene del sueño?

El insomnio y las dificultades para mantener el sueño pueden ser producto de muchos factores. Las preocupaciones, la ansiedad, el uso de dispositivos móviles, el consumo de sustancias estimulantes y las siestas demasiado largas pueden reducir la calidad del descanso.

De igual manera, ir a dormir en un dormitorio desordenado e incómodo es perjudicial. Si el cuerpo y la mente no consiguen relajarse en este espacio, será difícil conciliar el sueño por el lapso recomendado (entre 7 y 8 horas diarias). ¿Qué hacer al respecto?

Organizar el dormitorio

El punto de partida para promover una buena higiene del sueño en el dormitorio es mantener todo en orden. Crear un ambiente limpio, minimalista y agradable favorece la sensación de placer, la relajación y el descanso visual.

¿Qué puedes hacer?

  • Si cuentas con poco espacio, opta por elegir camas funcionales o canapés abatibles. Su principal característica es que tienen un espacio de almacenamiento interior en el cual se pueden guardar objetos diversos para que no estén tirados en otros lados.
  • Evita elegir un mobiliario que ocupe mucho espacio. Lo ideal es que quede suficiente espacio para transitar con comodidad.
  • Evita obstruir las zonas de paso con ropas, zapatos u otros elementos. Recuerda que puedes ordenarlos en los canapés abatibles o también en estanterías, armarios o canastos.
  • Asegúrate de hacer una limpieza diaria. El polvo y la suciedad acumulada en el dormitorio no solo impiden una buena higiene del sueño, sino que pueden derivar alergias o problemas de salud.

Asegurar una cama cómoda

Cuando se trata de dormir bien, la comodidad es esencial. Por esta razón, si la cama no está brindando suficiente confort, es mejor tratar de solucionarlo. Tanto el colchón como las almohadas deben generar una sensación de relajación al acostarse. Ahora mismo, hay una amplia variedad de diseños, materiales y tecnologías que responden a las necesidades de cada persona.

Elegir la iluminación adecuada

Un detalle que muchos ignoran —pero que es bastante importante— tiene que ver con la iluminación de la habitación. Lo idóneo para facilitar el sueño es que no haya demasiadas fuentes de luz externas. Si el dormitorio tiene ventanas, lo mejor es poner cortinas o persianas para bloquear cualquier iluminación exterior que quiera filtrarse en la noche.

Ahora bien, para darle una sensación de calidez y armonía al cuarto, hay diferentes tipos de luces. Por ejemplo, una luz ambiente permite una iluminación suave, nada molesta. Las luces de techo iluminan un poco más, pero se puede optar por las bombillas de intensidad baja. Otras opciones son las lámparas (para iluminaciones concretas) o las tiras de pequeñas bombillas.

Alejar los dispositivos electrónicos

Está comprobado que el uso de dispositivos tecnológicos (móviles, computadoras, televisores, etcétera) antes de dormir incide en problemas como el insomnio. Aunque los mecanismos no están del todo claros, algunas hipótesis sugieren que su uso en la cama altera la producción de melatonina —hormona del sueño— o crea campos electromagnéticos que afectan el descanso.

Así pues, si el objetivo es dormir mejor, lo ideal es evitar el uso de estos elementos al menos 30 minutos antes de ir a la cama. En la medida de lo posible, hay que dejarlos por fuera del dormitorio.

Recomendaciones finales para promover la higiene del sueño desde el dormitorio

Más allá de cuidar el orden, la comodidad y la iluminación del dormitorio, es conveniente considerar otros aspectos ambientales, como alejar las fuentes de ruidos molestos, ventilar a diario los espacios y ajustar la temperatura. Todo esto, en conjunto, ayudará a crear el entorno adecuado para un buen descanso. ¡Tenlo en cuenta!

Te podría interesar...
Aprender a dormir bien: higiene del sueño
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Aprender a dormir bien: higiene del sueño

La higiene del sueño nos permite aprender algunas pautas para mejorar la transición del sueño a la vigilia y aprender a dormir bien



  • Irish LA, Kline CE, Gunn HE, Buysse DJ, Hall MH. The role of sleep hygiene in promoting public health: A review of empirical evidence. Sleep Med Rev. 2015;22:23-36. doi:10.1016/j.smrv.2014.10.001
  • Rafique N, Al-Asoom LI, Alsunni AA, Saudagar FN, Almulhim L, Alkaltham G. Effects of Mobile Use on Subjective Sleep Quality. Nat Sci Sleep. 2020;12:357-364. Published 2020 Jun 23. doi:10.2147/NSS.S253375