Camellia Sinensis

Jesús Jiménez · 6 septiembre, 2012
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 8 septiembre, 2017

Hoy os voy a hablar de una bebida que seguro todos habréis oído hablar alguna vez. Conocer el nombre científico de dicha planta, Camellia Sinensis, lo dejaremos para los profesionales, nosotros vamos a hablar del té.

La bebida del té se elabora con las hojas de esta bonita planta, que además de brindarnos un excelente servicio medicinal desde tiempos ancestrales (el té se usaba en la antigua China como planta curativa) tiene unas flores preciosas.

En Occidente fue introducido por los holandeses que regresaban a Europa de sus viajes en Asia. Sin embargo, no fueron ellos los que más lo popularizaron sino los ingleses. En Inglaterra una de las frases más repetidas es: «would you like a cup of tea?», que en español se traduce como: ¿te gustaría una taza de té? .

Si no te suena el nombre de Camellia Sinensis, quizás te suene el nombre de té verde

Se dice que no existe enfermedad que no haya planta que la pueda curar. El ser humano ha utilizado plantas como remedio medicinal desde hace siglos (en las culturas mesopotámicas, egipcias, griegas…etc) tanto en Europa como en Asia, aunque el uso del tiene un origen asiático.

Beneficios de la Camellia Sinensis

El té tiene muchos beneficios si lo tomamos asiduamente. Para empezar, el té contiene cafeína, y si bien puede ser un hándicap para ciertas personas (no está recomendado para niños pequeños ni gente con hipertensión), sus beneficios son notables.

Mujer tomando Camellia Sinensis

Puede ayudarnos a mantenernos despiertos y en estado de vigilia, pero también a mejorar nuestra agilidad mental y concentrarnos, siendo ideal para épocas de exámenes o exigentes jornadas de trabajo.

El té contiene mucha menor cantidad de cafeína que el café, lo que lo convierte en un sustituto ideal. El té no sólo ayuda a nuestra mente, sino también a todo nuestro organismo. Sus antioxidantes nos ayudaran a estimular la circulación, y nos aporta una suculenta cantidad de vitaminas entre las que incluye la vitamina C.

Podremos facilitar la lucha contra la caries a nuestros dientes porque el té también contiene fluoruros que fortalecen nuestro esmalte. No todo son beneficios, no obstante, los fluoruros son tóxicos en exceso (que no se alarme nadie, la cantidad de té que tendríamos que tomar para que esto ocurriera es ingente y sin duda nos daría algo antes pero no por fluoruro sino por la cantidad de líquido ingerido).

Se suele recomendar tomarlo fuera de las comidas porque perjudica la absorción de hierro.

La farmacéutica María Tránsito, en el artículo «El Té Verde» (2002), afirma que «el uso del té verde está indicado en casos de astenia, diarrea, bronquitis, asma e huperlipemias, así como coadyuvante en el tratamiento del sobrepeso».

Beneficios de la camellia sinensis en su variedad de té verde

María Tránsito, en su artículo, menciona una serie de cualidades que proporciona el té verde en relación a sus principios activos: cafeína (o teína), bases xánticas y polifenoles.

Cafeía (o teína)

  • Aumenta el estado de vigilia.
  • Efecto ergogénico, esto es, aumenta la capacidad de realizar esfuerzos físicos.
  • Favorece la estimulación cardiaca. Aumenta la frecuencia y la fuerza de contracción del corazón.
  • También se asocia con efecto antimigraña por sus propiedades como vasodilatador periférico y como vasoconstricción craneal.
  • Estimula el centro respiratorio y la musculatura esquelética.
  • Aumenta los niveles de secreción ácida gástrica.
  • Posee efecto duirético.

Bases xánticas (en especial, la teofilina)

  •  Efecto broncodilatador.

Polifenoles

  • Favorece que la acción de la cafeína (o teína) sea más suave pero más duradera que la del café.
  • Efecto lipolítico.
  • Efecto antiagregante plaquetario.
  • Angioprotector.
  • Antiinflamatorio.
  • Antioxidante.

¿Cómo debo tomarlo?

Os animamos a consumir la Camellia Sinensis a diario porque realmente merece la pena. Existen muchas recetas en libros o internet para prepararlo y en general son muy sencillas, obteniendo una bebida muy rica y muy sana con un esfuerzo mínimo.

No os preocupéis por tomarlo frío, sus propiedades no se ven mermadas, y además, es una bebida que quita la sed tan bien como el agua y sienta mucho mejor que un refresco de cola, por ejemplo.

Los refrescos carbonatados suelen contener muchísimo azúcar, unas 10 cucharadas. El organismo tiene que hacer algo con tanta cantidad de azúcar repentina, por lo que seguramente el hígado responda al aumento de insulina generando grasa. Tiene cosas peores, como el E388, que no es ni más ni menos que ácido orto fosfórico. Por ello y por todo os recomendamos al menos probarlo, seguro que os gustara.

Mujer tomando una taza de té

Ahora que ya sabes todo lo que te puede aportar la Camellia Sinensis, es el momento de que aproveches todas sus propiedades para mejorar tu salud, hidratarte y beneficiarte de lo que puede ofrecerte si tienes problemas de circulación, por ejemplo.

La Camellia Sinensis la puedes encontrar en el té verde, té rojo, té negro y té blanco.

Las propiedades beneficiosas que tienen todos los tés son muchas y muy variadas, por lo que tomarlos a diario, pero con moderación es más que recomendable. La Camellia Sinensis se encuentra en muchas de las infusiones más conocidas como el té verde, el té rojo, negro o blanco. ¡Escoge el que más te guste o te convenga! Disfruta de una buena taza de té.