Chakras: 7 maravillosos centros de energía - La Mente es Maravillosa

Chakras: 7 maravillosos centros de energía

María Alejandra Castro 11 abril, 2018 en Desarrollo personal 924 compartidos
Silueta de mujer con los chakras iluminados

Los chakras son centros de energía situados en el cuerpo humano que han sido identificados por la cultura oriental. En estos puntos se integran aspectos biológicos y psicológicos de nuestra forma de relacionarnos, por lo que a través de su equilibrio se encuentra la vía para lograr el bienestar.

Según el hinduismo, el equilibrio de los chakras se logra en función de cómo nos relacionamos con nosotros, con las otras personas, con la naturaleza y con lo divino. Al estar desequilibrados es cuando se manifiestan algunas disfunciones personales y sociales.

Es importante saber que cada uno de los chakras está relacionado con un color, con una ubicación en el cuerpo, y con un sonido, que propician su equilibrio y activación al meditar. Aquí te contamos sobre cada uno de estos maravillosos centros energéticos.

Primer chakra: chakra raíz

  • Nombre. Muladhara.
  • Color. Rojo.
  • Elemento asociado: Tierra.
  • Ubicación. La base de la columna.
  • Sonido: LAM.

Muladhara

Este chakra está relacionado con el soporte a nivel biológico, psicológico y relacional. De este modo, este centro tiene que ver con la fuerza grupal y con las raíces. Las partes de nuestro cuerpo asociadas son: las piernas, los pies, el sistema inmunitario, la columna y los huesos.

Además, este centro energético es el primero que desarrollamos y es el que sostiene a todos los demás. A través de este, nos desenvolvemos en las relaciones con la naturaleza, con el otro y con nosotros. Además, está fuertemente conectado con la energía de nuestros ancestros, la cual nos puede ayudar en los momentos más difíciles.

Ahora bien, a nivel psicológico tiene que ver con la seguridad, la defensa y la capacidad de proporcionar las necesidades. Estos aspectos propician el sostén, ya que tienen que ver con la fuerza y la protección, el aprendizaje y las creencias de nuestros grupos.

Cuando este chakra no está en equilibrio podría estar asociado con disfunciones asociadas a la falta de soporte. Por ejemplo, afecciones en el sistema inmune, dolor de espalda y dolor de piernas. Y a nivel psicológico puede estar relacionado con afecciones en el estado de ánimo como la depresión y ansiedad.

Para mantenerlo en equilibro, debemos ser conscientes de la forma en la que nos relacionamos con nuestras raíces, por ejemplo, la manera de ser con nuestras familias y las creencias que hemos aprendido. Además, podemos ayudarlo a estar en equilibrio mediante la meditación.

Chakra 2: ¡la maravillosa forma en la que nos relacionamos!

  • Nombre. Svadhisthana.
  • Color. Naranja.
  • Elemento asociado: Agua.
  • Ubicación. Desde la parte de abajo del abdomen, hasta la zona del ombligo.
  • Sonido. Vam.

Svadhistana

Se trata de la dinámica que tenemos con los demás, con la naturaleza y con nosotros. Por lo tanto, tiene que ver con la visión que tenemos del mundo. Así, se vincula con la creatividad, el manejo del dinero, la ética y la sexualidad. En otras palabras, se relaciona con la forma de vincularnos e interactuar.

Ahora bien, en nuestro cuerpo está principalmente en: los órganos sexuales, el intestino, la vejiga y las vértebras. Así, las disfunciones están asociadas a problemas en estos lugares. A nivel psicológico el desequilibrio refleja aspectos como: el apego, la presión, la falta de satisfacción, la impulsividad, y sentir que el mundo es plano.

Para mantenerlo en equilibrio podemos estar atentos a nuestro yo creativo, a la forma en la que gestionamos el dinero, a la capacidad de ponernos en el lugar del otro y a la forma en la que nos comunicamos. Para activarlo es útil la meditación.

Chakra 3: ¡el poder personal!

  • Nombre. Manipuraka.
  • Color. Amarillo.
  • Elemento asociado. Fuego.
  • Ubicación. Plexo solar.
  • Sonido. Ram.

Manipuraka

Se trata del chakra de la estima propia, está relacionado con la intención, con la coordinación y con el control. Este chakra tiene que ver con nuestro yo y con nuestra personalidad.

Los órganos asociados son: el estómago, el hígado, los riñones, el páncreas, las glándulas suprarrenales, y la parte central de la columna. Cuando no está en equilibrio se manifiestan: el miedo, la intimidación, la anorexia o bulimia, la artritis y la indigestión crónica o aguda, entre otras.

En cuanto a las manifestaciones emocionales, este es uno de los chakras que está vinculado con: la confianza, el cuidado de sí, y de los demás, y la responsabilidad a la hora de tomar decisiones. Cuando está en desequilibrio tenemos problemas en estos aspectos. Para equilibrarlo es útil la meditación, conectarnos con nuestra fuerza interna y visualizar lo que verdaderamente queremos.

Chakra 4: el increíble poder de las emociones

  • Nombre. Anahata.
  • Color. Verde.
  • Elemento asociado. Aire.
  • Ubicación. Centro del pecho.
  • Sonido. Yam.

Anahata

Este es el centro de energía del amor incondicional. Está relacionado con la comprensión, el cariño y el perdón. A nivel orgánico tiene que ver con: el corazón, los pulmones, los hombros, los brazos, el sistema circulatorio y el diafragma. Entonces, las disfunciones físicas reflejan: fallos en el sistema circulatorio, asma, cáncer de mama, y neumonía.

Sus manifestaciones emocionales son: amor y odio, egocentrismo, la soledad, el compromiso, el perdón, la compasión, la esperanza y la confianza. Así, las disfunciones emocionales tienen que ver con: dependencia, confusión, no creer, falta de confianza, y con incapacidad de perdonar y comprometerse.

Chakra 5: la voluntad

  • Nombre. Vishudda.
  • Color. Azul.
  • Elemento Asociado. Éter.
  • Ubicación. Garganta.
  • Sonido. Ham.

Vishudda

El chakra 5 es el de la voluntad y la autoexpresión. Los órganos implicados en este centro energético son: la garganta, la tiroides, la tráquea, las vértebras cervicales, la boca, el hipotálamo, los dientes, las encías, entre otros. Las disfunciones físicas tienen que ver con afecciones en estas partes, por ejemplo: ronquera o trastornos tiroideos.

Emocionalmente está relacionado con: la elección, la expresión, la fe, el conocimiento, el juicio, la crítica, la adicción y seguir las metas. Entonces, se vincula con la capacidad para expresar lo que sentimos, tomar decisiones y seguir motivaciones. Cuando está desequilibrado tiene que ver con la forma de juzgar y la dificultad al comunicar y decidir.

Chakra 6: el poder de nuestra mente

  • Nombre. Ajna.
  • Color. Violeta.
  • Elemento asociado. Luz.
  • Ubicación. El centro de la frente.
  • Sonido. Om.

Ajna

Este maravilloso centro de energía es el que se conecta con la sabiduría, la intuición y la percepción. A nivel físico se relaciona con: el sistema nervioso, los ojos, los oídos y la nariz. En desequilibrio puede haber disfunciones como: trastornos neurológicos, ceguera, sordera y problemas en el aprendizaje.

Ahora bien, se manifiesta psicológicamente en: la forma de evaluarnos a nosotros, la verdad, la inteligencia emocional y la tolerancia a la hora de escuchar ideas de otras personas. En otras palabras, es la facultad que tenemos de evaluar creencias y actitudes propias, la introspección y la capacidad de juicio. Si está en desequilibrio manifestamos problemas en estos aspectos.

Chakra 7: la conexión espiritual

  • Nombre. Sahasrara.
  • Color. Blanco.
  • Elemento asociado. Sonido cósmico.
  • Ubicación. Coronilla.
  • Sonido. Silencio.

Sahasrara

Este es el centro de energía de lo espiritual, de lo trascendente, el chakra de la fuerza entre mente cuerpo y espíritu. Entonces, se relaciona con: la capacidad que tenemos de confiar en la vida, la generosidad, la visión global, la fe, la inspiración, y la devoción. Cuando no está equilibrado se pueden producir trastornos a nivel energético y sensibilidad extrema a factores ambientales.

Ahora bien, como has visto, para revitalizar nuestros chakras podríamos meditar y así entrar en conexión profunda. También, para facilitar la práctica y el equilibrio de los chakras, podemos centrarnos en los colores, sonidos, elementos y lugares del cuerpo de cada chakra. Además, también nos ayudará visualizar el equilibrio que queremos que llegue a nuestra vida y realizar prácticas saludables a nivel emocional y físico.

También, podemos escuchar a nuestro cuerpo y mente para saber qué chakras se encuentran en desequilibrio, e intentar llegar a un estado de plenitud. Se trata de estar atentos a los problemas que tenemos e intentar solucionarlos. La meditación podría ayudarnos a conectarnos y encontrar una salida.

Según postula la cultura oriental, el sosiego se logra a través del cuidado de este fluir energético. Una forma que permite el crecimiento personal y de la que puedes aprender paso a paso para llegar a la armonía, a través de la conexión profunda. Además, estar atentos a nuestros chakras es una fuente de autoconocimiento. Aprende de ti y de tu ambiente buscando el equilibrio energético pues, como dijo Caroline Myys, “la curación del cuerpo llega a través de la curación del alma”.

Myss, C. (1996). Anatomía del Espíritu. La curación del cuerpo llega a través del alma. Zeta de bolsillo, España.

María Alejandra Castro

Psicóloga y psicoterapeuta enamorada de la neurociencia, el arte y la escritura.

Ver perfil »
Te puede gustar