Christina Grof: el aspecto espiritual de la naturaleza humana

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 28 noviembre, 2018
Sonia Budner · 28 noviembre, 2018
El trabajo y la vida de Christina ha sido una inspiración para millones de personas. Una terapeuta valiente cuyo trabajo y legado, todavía hoy, conviene tener presente por enriquecedor y humano.

Christina Grof fue la fundadora de la Red de Emergencia Espiritual y una de las creadoras e inspiradora principal de la respiración holotrópica. Fue una brillante e innovadora psicoterapeuta, presidenta de Transpersonal training y vicepresidenta de la Asociación Internacional Transpersonal ITA.

Es autora de numerosos libros. Aún así, todavía muchos la conocen solo por ser la esposa del psiquiatra estadounidense Stan Grof, uno de los grandes maestros y pionero de la psicología transpersonal.

Pero el trabajo del Dr. Grof no sería lo que es hoy sin su esposa Christina. Antes de fallecer, en el año 2014, Christina Grof trabajó durante más de 30 años en el campo de la psicología transpersonal. Dedicó mucho de su tiempo impartiendo talleres y dando conferencias alrededor del mundo. Hoy recordamos a una figura que desarrolló una de las técnicas terapéuticas más vanguardistas y, junto a su marido, acuño el término de “emergencia espiritual” .

La historia de Christina Grof

Christina Grof compartió generosamente su historia, sus experiencias y las dificultades que encontró por sus numerosos estados alterados de consciencia que se sucedían de manera espontánea. Desde muy joven se interesó por la práctica del yoga y desde muy joven también empezó a tener experiencias psíquicas y fisiológicas extrañas. Eran síntomas de un “despertar” espiritual. Así es como ella lo nombraría más tarde. Porque lo cierto es que en ese momento todos los síntomas indicaban una especie de psicosis y ella misma pensaba que se estaba volviendo loca.

Sus médicos la trataron un tiempo con morfina y torazina para intentar “calmar” los síntomas, pero esto empeoró aún más las cosas. Christina fue presentada por uno de sus maestros, el antropólogo Joseph Campbell , a un terapeuta innovador entonces, Stan Grof, con quien contrajo matrimonio poco después. A raíz de su crisis transpersonal, o emergencia espiritual, Christina y su marido crearon en el Instituto Esalen la Red de Emergencia Espiritual (SEN).

Christina Grof con su marido

La red de emergencia espiritual SEN

Esta organización ayudó durante varias décadas a personas con crisis psicoespirituales. Se fundó para que estas personas pudieran recibir ayuda especializada sin caer en el estigma psiquiátrico. Desarrollaron tratamientos alternativos para tratar la búsqueda mística, el apego y la adicción. Juntos trabajaron en la respiración holotrópica. Una terapia que desarrollaron a partir de las técnicas de respiración que Christina había aprendido de tradiciones orientales. Lo hicieron con el fin de sustituir de alguna manera las sustancias psicodélicas con las que Stan Grof experimentaba para conseguir estados alterados de consciencia en sus pacientes.

Crean entonces la Asociación Internacional Transpersonal ITA. Desarrollaron también un programa de tratamiento integral para el alcoholismo y las adicciones que mezclaba el Programa de los Doce Pasos y la psicología transpersonal. En esta época Christina Grof escribe varios libros sobre adicciones y su relación con la búsqueda espiritual.

Entre sus libros encontramos: The Thirst for Wholeness: Attachment, Addiction y Spiritual Path, las memorias auto-biográficas The Eggshell Landing: Love, Death and Forgiveness en Hawai. Después escribiría otros cuatro libros juntos a su marido: Emergencia espiritual: cuando la transformación personal se convierte en una crisis; La búsqueda tormentosa del yo: y La respiración holotrópica: un nuevo enfoque de la autoexploración y la terapia.

La psicología transpersonal

Christina Grof fue una de las pioneras de la psicología transpersonal. Este tipo de psicología da cabida a aspectos emocionales, físicos, mentales y espirituales de la naturaleza humana. Christina y su marido exploraron campos del ser humano que la psicología tradicional de Occidente ha ignorado siempre. Su trabajo sobre las emergencias espirituales es único.

Christina Grof se atrevió a trabajar y a apostar por personas que estaban despertando otro tipo de consciencia y que de otra manera hubieran terminado mal diagnosticadas y seguramente internadas en centros psiquiátricos.

Hombre con la mente iluminada

Christina Grof pasó más desapercibida de lo que lo hubiera sido sin la sombra de su marido, aunque ambos trabajaron siempre juntos y muchas de las aportaciones más exitosas de sus terapias fueron aportadas por ella. El trabajo y la vida de Christina ha sido una inspiración para millones de personas. Así, podemos decir que fue una de esas personas que abandonaron el mundo dejándolo un poco mejor de lo que lo encontraron. Una terapeuta valiente cuyo trabajo y legado, todavía hoy, conviene tener presente por enriquecedor y humano.