¿Cómo ayuda el ejercicio físico a superar una adicción?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 agosto, 2018
Eva Maria Rodríguez · 25 agosto, 2018

Es bien sabido que el ejercicio tiene muchos beneficios para la salud, tanto física como mental. Además, el ejercicio físico sirve como punto de apoyo para superar muchos problemas, incluidos los problemas de adicción. Y no se trata de una hipótesis o de una cuestión observada, sino que la investigación así lo demuestra.

La mayoría de los tratamientos para la adicción implican algún tipo de psicoterapia o asesoramiento, y se centran en ayudar a la persona adicta a descubrir por qué continúa con sus comportamientos adictivos a pesar de los problemas que surgen como resultado de ello. También plantean formas más efectivas de manejar los sentimientos que subyacen a las conductas adictivas.

Sin embargo, aunque estos enfoques de tratamiento son útiles para muchas personas con adicciones, algunos sienten que necesitan un enfoque que ayude también con los aspectos físicos en oposición a los aspectos mentales o emocionales de la adicción. Muchos encuentran que el ejercicio ayuda a controlar los antojos.

Con los años, el ejercicio ha sido reconocido como una herramienta de autoayuda para las personas que se recuperan de las adicciones como un apoyo para la recuperación. Sin embargo, hasta hace poco no conocíamos todo el valor de este apoyo. Veamos a continuación cómo el ejercicio físico ayuda a superar una adicción.

El ejercicio físico ayuda a superar una adicción

Cuando una persona intenta superar la adicción, la mente y el cuerpo anhelan la sustancia que produce endorfinas en el cerebro y crea la sensación de estar drogado. Si a esto le añadimos el estrés de la vida diaria y los antojos, la mezcla puede alcanzar niveles insoportables.

El ejercicio vigoroso también libera endorfinas, lo que te hace sentir la misma sensación de euforia que acompaña a un producto químico o aquello que te crea adicción.

Hombre corriendo

Aunque pueda ser menos intenso que lo que se experimenta con las drogas, el alcohol o lo que sea que te tenga enganchado, los efectos de hacer ejercicio pueden ser agradables tanto mental como físicamente. De hecho, un estudio como pacientes que recibieron tratamiento por abuso de sustancias demostró que el ejercicio puede conducir a una sensación de logro y una mayor confianza en mantenerse sobrio.

Por otra parte, es normal que una persona se sienta ansiosa o deprimida cuando tiene abstinencia, pero el ejercicio puede fomentar una vida sana y sin adicciones. En este sentido, se ha demostrado que el ejercicio:

  • Reduce los antojos y el uso de sustancias.
  • Disminuye la efectividad de las drogas, disminuyendo la susceptibilidad al uso y abuso.
  • Restaura las células cerebrales dañadas por el intenso abuso de drogas.
  • Produce “recompensas neurológicas” y aumenta  la autoestima.
  • Reduce la ansiedad y el estrés.
  • Promueve un mejor sueño.
  • Mejora el pensamiento y proporcionar una perspectiva positiva.
  • Llena un vacío, ofreciendo estructura y rutina.
  • Sirve como un mecanismo de afrontamiento constructivo.

El ejercicio físico ayuda a superar una adicción gracias al gran número de beneficios que produce a nivel físico y emocional.

¿Por qué el ejercicio físico ayuda a superar una adicción?

Que el ejercicio físico tenga un efecto tan significativo en el cuerpo y la mente de alguien que se enfrenta a una adicción tiene mucho que ver con los beneficios que el ejercicio tiene para todos. Esto se debe a que el ejercicio físico ayuda a perder y a gestionar la pérdida de peso, ayuda a tener más energía y fuerza muscular, mejora la circulación, mejora de la autoimagen y el estado de ánimo, reduce la depresión y la ansiedad y aumenta la agudeza mental, entre otros beneficios.

Un estudio publicado por el Scandinavian Journal of Public Health respalda esta idea. Dicho estudio encontró que las personas que incorporaron el ejercicio en sus programas de rehabilitación reportaron una menor ingesta de medicamentos y una mejor calidad de vida. Los participantes dijeron que se sentían más enérgicos, podían respirar mejor y se sentían mejor con respecto a su apariencia.

Ejercicio para superar la abstinencia

La abstinencia es una experiencia desagradable que ocurre cuando se interrumpe el consumo una sustancia adictiva, como el alcohol o las drogas o un comportamiento adictivo, como el juego, el sexo compulsivo o el comer en exceso.

Los síntomas de abstinencia varían en intensidad y en los síntomas se experimentan, dependiendo del individuo y de qué se están retirando. Sin embargo, es común en todos los síndromes de abstinencia el anhelo de más sustancia o comportamiento, así como la sensación de alivio cuando se consume la sustancia o se produce el comportamiento que se intenta retirar.

Hombre con síndrome de abstinencia

Son comunes durante la abstinencia los sentimientos de depresión o desesperación, ansiedad o letargo, irritabilidad o enojo, problemas digestivos y síntomas del sistema nervioso como sudoración, boca seca o acuosa, dolores de cabeza y tensión muscular.

Se ha encontrado repetidamente que el ejercicio reduce el estrés, la ansiedad y la depresión. Como estos son los principales síntomas de abstinencia, los expertos sugieren cada vez más que el ejercicio puede aliviar los síntomas de abstinencia.

El ejercicio físico ayuda a superar una adicción y además, alivia los síntomas de abstinencia.