Cómo estimular el nervio vago para aumentar la salud mental y corporal - La Mente es Maravillosa

Cómo estimular el nervio vago para aumentar la salud mental y corporal

Eva Maria Rodríguez 13 septiembre, 2018 en Hábitos saludables 0 compartidos
Mujer practicando yoga para estimular el nervio vago

El nervio vago es el nervio más largo y complejo del cuerpo. Conecta el cerebro a muchos órganos importantes en todo el cuerpo, incluidos el intestino (intestinos, estómago), el corazón y los pulmones.

El nervio vago también es una parte clave del sistema nervioso parasimpático e influye en la respiración, la función digestiva y la frecuencia cardíaca, además de tener influencia sobre la salud mental. Por eso, la optimización de la función del nervio vago puede mejorar nuestra salud, fortaleciendo nuestras defensas frente al estrés.

El aumento del tono vagal activa el sistema nervioso parasimpático. Tener un tono vagal superior significa que su cuerpo puede relajarse más rápido después del estrés.

De hecho, en 2010, los investigadores descubrieron un circuito de retroalimentación positiva entre el tono vagal alto, las emociones positivas y la buena salud física. En otras palabras, cuanto más aumentes su tono vagal, más mejorará tu salud física y mental, y viceversa.

“Es casi como yin y yang”, dicen los investigadores. “La respuesta vagal reduce el estrés. Reduce nuestra frecuencia cardíaca y la presión arterial. Cambia la función de ciertas partes del cerebro, estimula la digestión, todas esas cosas que suceden cuando estamos relajados”.
Compartir

El papel del nervio vago en la respuesta de relajación

El nervio vago tiene muchas funciones, pero algunas de las más importantes se deben a su papel como componente principal del sistema nervioso autónomo. Este sistema controla las funciones corporales involuntarias, como la frecuencia cardíaca, la digestión y la respiración.

El sistema nervioso autónomo se divide en dos ramas principales, el parasimpático y el sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático prepara el cuerpo para lidiar con el peligro percibido al iniciar la respuesta de estrés de lucha o huida.

Por el contrario, el sistema nervioso parasimpático prepara el cuerpo para el descanso. Este estado relajado debería ser su estado predeterminado, pero en las personas con problemas con el estrés o la ansiedad es posible que no sea el caso.

Perfil de un hombre con el sistema nervioso de color

El nervio vago es un conducto principal del sistema nervioso parasimpático. Además de iniciar la respuesta de relajación, el nervio también influye en la reducción de la inflamación, en el almacenamiento recuerdos y en el mantenimiento del cuerpo en un estado de equilibrio llamado homeostasis.  Además, el nervio vago provoca la producción de muchos neurotransmisores importantes, especialmente GABA, norepinefrina y acetilcolina.

Signos y síntomas de la disfunción del nervio vago

La salud y la función del nervio vago están muy relacionadas con el tono vagal. Cuando el nervio vago está funcionando como debería, se dice que se tiene un tono vagal alto. El tono vagal alto está relacionado con la buena salud física, el bienestar mental y la resistencia al estrés.

Cuando el nervio vago no está funcionando tan bien como debería, se tiene un tono vagal bajo. Las personas que se estresan fácilmente y tienen problemas para calmarse después de experimentar estrés es posible que tengan un tono vagal bajo.

Dado que una de las muchas funciones del nervio vago es actuar como un interruptor para la inflamación, el tono vagal bajo a menudo conduce a la inflamación crónica, un factor importante en muchas enfermedades del cuerpo y la mente, incluyendo TDAH, ansiedad, depresión, Alzheimer, enfermedad cardíaca, cáncer y diabetes. Además, el tono vagal bajo se ha relacionado con una larga lista de condiciones de salud física y mental que van de leves a graves.

La influencia del tono vagal en la salud es generalizada y afecta a muchos sistemas importantes. De ahí que algunos síntomas y trastornos relacionados con el bajo tono vagal sean los siguientes:

  • Estreñimiento.
  • Depresión.
  • Diabetes.
  • Desórdenes de ansiedad.
  • Trastornos autoinmunes.
  • Desorden bipolar.
  • Dificultad para tragar.
  • Tendencia a atragantarse al comer.
  • Desórdenes digestivos, incluía gastroparesia.
  • Ronquera.
  • Migrañas.
  • Obesidad.
  • Artritis reumatoide.
  • Caídas repentinas en la presión arterial.
  • Enfermedad cardíaca, incluida la frecuencia cardíaca lenta.
  • Adicciones.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Epilepsia.

Claves para estimular el nervio vago

Hay muchas maneras de estimular el nervio vago para mantener el tono vago alto y saludable. Los investigadores usan con mayor precisión el término modulación del nervio vago, que significa la capacidad de regular o equilibrar. Así, lo que estimula el nervio vago es en realidad aquello que lo tonifica y lo fortalece, al igual que el ejercicio tonifica y fortalece tus músculos.

Un nervio vago más sano es más receptivo, lo que le ayuda a recuperarse del estrés más rápidamente.

Estimulación del nervio vago

Estimular el nervio vago usando la conexión mente-cuerpo

Algunos ejercicios y terapias cuerpo-mente que ayudan a mejorar el tono del nervio vago son las siguientes:

  • Cantar. Cantar solo o con otros estimula el nervio vago, según la investigación. Al cantar con otras personas, la frecuencia cardíaca se sincroniza. Se cree que el nervio vago es responsable de esto.
  • Meditar. Un estudio descubrió que meditar ayudaba automáticamente a tonificar el nervio vago. Además, se ha descubierto que el canto OM aumenta el tono vagal al mismo tiempo que reduce la actividad en la amígdala, el centro de miedo del cerebro.
  • Yoga. El ejercicio moderado de cualquier tipo puede estimular el nervio vago, pero el yoga destaca sobre todos ellos. Numerosos estudios respaldan que el yoga aumenta la actividad parasimpática del sistema nervioso que, a su vez, mejora el tono vagal. Por ejemplo un estudio encontró que el yoga no solo mejora el tono vagal, sino que aumentó la liberación de GABA, el neurotransmisor de la relajación.
  • Acupuntura. Fortalece el tono vagal. Los puntos de acupuntura tradicionales, particularmente la acumpuntura auricular, estimulan el nervio vago, tal y como ha demostrado la investigación.
  • Reflexología. Se ha encontrado que la reflexología podal aumenta el tono vagal.

Otras formas de estimular el nervio vago

Disfrutar de relaciones sanas es otra clave para mantener la salud del nervio vago. De hecho, se sabe que las personas con un mejor tono vagal son más altruistas y tienen relaciones más cercanas y armoniosas.

Esto es así en parte porque la estimulación vagal provoca la liberación de oxitocina, una hormona llamada “molécula de conexión”, porque promueve la unión. La oxitocina se ha relacionado con rasgos humanos como la lealtad, la empatía, la confianza y el coraje.

En este sentido, la investigación ha descubierto que hay un ciclo de retroalimentación positiva entre las conexiones sociales edificantes, las emociones positivas y la salud física puesta en movimiento por el tono vagal.

Chistes entre amigas

Por eso, una forma de estimular el nervio vago es reunirse con amigos con los que reírse. La risa fortalece las relaciones mientras aumenta la variabilidad de la frecuencia cardíaca, un indicador confiable de la función saludable del nervio vago.

Por último, cabe destacar otra forma de estimular el nervio vago: a través de suplementos. Algunos suplementos pueden mejorar la salud y la función del nervio vago, como la raíz de jengibre, los probióticos (específicamente el Lactobacillus rhamnosus), los ácidos grasos esenciales omega-3 (especialmente DHA) y el zinc.

Eva Maria Rodríguez

Profesora, escritora, blogger y madre de dragones. Espero que mi experiencia como madre, como educadora y como mujer sea de utilidad para tod@s los que leéis este blog.

Ver perfil »
Te puede gustar