Cómo sobrevivir al pozo de la desesperación

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 21 agosto, 2017
Belén Gisbert Vercher · 3 abril, 2015

El pozo de la desesperación incluye la soledad, el aislamiento, el miedo, la frustración, el dolor y la desesperación. Es la última parada antes de llegar a la estación del pensamiento suicida, donde el tren de la mente a veces te puede llevar.

…Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; y puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.

Salmo 40:2

No, no eres la única persona que se siente en los bordes del pozo de la desesperación, o incluso dentro de él. Muchas personas, incluso las que se encuentran a tu alrededor, han estado en los bordes o dentro del pozo de la desesperación.

Dentro del pozo, nada importa. No hay lugar para los demás: amigos o enemigos. Tú, con tus miedos e inseguridades, te has ido adentrando poco a poco en sus profundidades. Tu mente no quiere salir de ese pozo, encuentra en él la única solución a tus problemas o dudas.

¿Cómo se comporta una persona inmersa en el pozo de la desesperación?

Árbol desnudo que representa el pozo de la desesperación

Las personas que se encuentran inmersas en esta situación no permiten que la gente le ayude. Por más que las personas de su alrededor intentan consolarlas, se resisten a ello. Creen que son una carga para los demás o que no pueden hacer nada para ayudarles.

Se sienten como si se hubieran pasado de largo la línea de la salvación o de la ayuda. Puede que incluso miren a sus seres queridos y les brinden una falsa o tímida sonrisa para evitar que se preocupen. Se sienten completamente aturdidos, conmocionados, y confundidos…

El aislamiento fomenta un mayor aislamiento. Todo se siente como una mentira.

El pozo no permite ninguna luz y es más oscuro que las profundidades del Hades. Es el lugar donde la persona se encuentra en la nada aparentemente. El fracaso y la decepción le pueden llevar a la parte inferior del pozo de la desesperación, surgiendo en ocasiones depresión.

El pozo no tiene las habilidades de razonamiento incorporadas a él. Su única razón es un castigo, el autocastigo. Te hace sentir inerte e inflexible de una manera que retarda algunas de tus capacidades y facultades cognitivas más básicas. En el foso nos sentimos cegados por las emociones, que nos mantienen con un aire de torpeza.

¿Cómo salir del pozo de la desesperación?

Mujer llorando en el pozo de la deseperación

Es posible evitar meterse en este pozo. Con una mente clara puedes razonar contigo mismo y serás más perceptivo acerca de las posibilidades de soluciónEs difícil salir del pozo y muchas veces perdemos la capacidad de hacerlo, sintiendo que debemos renunciar por completo.

Por ello, si la situación nos desborda y perdemos el control, resulta necesario acudir a un profesional. Pero ante todo, debemos tener presente que este pozo surge cuando el dolor que sentimos es mayor que nuestros recursos para afrontar la situación.

Es importante que no trates de alejar las emociones que sientas cuando estás en el pozo, ya que esto solo ampliará su alcance. No se puede escapar del pozo de la desesperación, porque es una ilusión que tu mente ha creado. Conócelo y no necesitarás una escalera para salir de él. Él mismo comenzará a hacerse pequeño frente a tus ojos.

Observa y registra lo que ves, en la forma que prefieras, porque una vez que veas, que entiendas lo que te está pasando, una vez que comprendas, una capa de claridad tapará el pozo de la desesperación y transformará las emociones que se encuentran allí,  aumentando con ello, tu capacidad para salir de él.

“Jamás desesperes, aun estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante.”

-Miguel de Unamuno-

Más adelante, cuando hayas salido de ese pozo por ti mismo o con ayuda, será difícil que otros pozos iguales aparezcan, aunque no imposible. Si volvieras a caer en otro en el futuro, deberás seguir las mismas pautas para que desaparezca y puedas vivir con total claridad y felicidad.

¿Qué podemos aprender del pozo?

A pesar del dolor tan atroz que sentimos cuando estamos en lo más profundo del pozo de la desesperación, existe un aprendizaje. Es sabido que el sufrimiento es nuestro mejor maestro si sabemos enfocarlo de forma acertada. ¿Por qué sufrimos? ¿Qué nos lleva a estar en lo más profundo de un pozo?

“Si tiene remedio, ¿qué razón hay para estar abatido? Y si no lo tiene, ¿en qué beneficia el desconsuelo?”

-Shantideva-

Cuando acabamos en el fondo de un pozo es señal de que algo se nos escapa. Las circunstancias nos superan y no sabemos cómo hacerles frente. Por lo que tenemos ante nosotros una magnífica oportunidad para aprender a desenvolvernos ante situaciones que nos producen un desequilibro mayor del que hubiéramos pensando. A pesar de que todo parezca demasiado oscuro y profundo en un primer momento, para salir del pozo de la desesperación hay que ir paso a paso.

Gozar de una mente clara, como se indicaba anteriormente, es fundamental y para ello anclar atención en el presente es clave. Como afirma Jon Kabat-Zinn, “todos tenemos la capacidad de estar atentos. Lo único que necesitamos para ello es cultivar la capacidad de prestar atención al momento presente, suspendiendo todo juicio o dándonos cuenta, al menos, de la gran cantidad de juicios que continuamente desfilan por nuestra mente”.