Comprender a los demás, ¿por qué es tan importante?

03 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Leticia Aguilar Iborra
¿Qué nos mueve a acercarnos a las emociones de otra persona?¿Por qué como seres humanos tendemos a querer comprender a los demás?

El ser humano es el único individuo capaz de hacer el esfuerzo de comprender a individuos de su misma especie. Comprender a los demás conlleva una tarea que facilita los procesos de socialización, mejorando las posibilidades de supervivencia de los individuos en diferentes contextos a través de la ayuda mutua.

Como seres sociales, comprender a los demás abre la posibilidad de visualizar situaciones desde diferentes perspectivas. En este sentido, favorece los procesos implicados en la empatía y en el sistema de valores como ser humano. No obstante, el hecho de que comprender a los demás seres humanos sea una habilidad extraordinaria no quiere decir que sea una meta sencilla.

El comportamiento social en el ser humano

Comprender a los demás está influido por diversos factores. Los estados de ánimo, las emociones, el cansancio, las enfermedades, etc. influyen en la manera en la que un individuo tiene la disposición de hacer favores o prestar ayuda. Es decir, si una persona se siente con un buen estado de ánimo, estará más predispuesta a hacer favores o comprender a los demás. Si por el contrario, esta misma persona se siente irritable, los esfuerzos para comprender a los demás pueden ser más difíciles.

Hay ocasiones en las que dependiendo de las expresiones, las miradas y los gestos de otra persona, se puede reconocer fácilmente su estado emocional. No obstante, hay ocasiones en las que el manejo de estas claves no verbales resulta bastante difícil, con que la única solución que queda es preguntarle al individuo qué le ocurre. Esta segunda estrategia es frecuente que falle, pues en ocasiones se quieren esconder sentimientos más íntimos o bien se desea encubrir o mentir sobre estos estados emocionales.

Amigas tomando café hablando

La empatía dentro de los procesos de comprender a los demás

La empatía juega un papel esencial a la hora de comprender al otro. Tomar las riendas de la experiencia de otra persona para conocer su punto de vista y los estados de ánimo generados en función de lo anterior abre las puertas a la comprensión.

Comprender a los demás implica la tarea de experimentar las emociones de los demás, experimentando a la vez las de uno mismo, recordando experiencias similares que se hayan tenido que atravesar y reconociendo al mismo tiempo las diferencias entre un punto de vista y otro. La clave en este proceso es la escucha activa y la no reacción inmediata para una correcta comunicación de las diferencias individuales.

¿Para qué comprender a los demás?

Se sabe que los seres humanos han sobrevivido y evolucionado por las destrezas de algunos de sus individuos en convivencia grupal. Es decir, la socialización ha facilitado la supervivencia de unos a través del aprendizaje y adquisición de habilidades enseñadas por otros.

Comprender a los demás ha sido uno de los factores claves para el desarrollo de estas habilidades básicas. Esto proporciona el conocimiento de saber en qué momentos es preciso la interacción y la puesta en marcha de mecanismos enlazados a salvaguardar la propia vida y la de otros. Es más, se sabe que ser ignorado e incomprendido por el resto de un grupo al que se pertenece conlleva a grandes secuelas emocionales y psicológicas.

Mujer triste pensando que nadie la valora

Fallos al intentar comprender a los demás

Las tendencias o intenciones de las personas pueden variar, independientemente del repertorio de conductas que muestren para dar visibilidad a un estado de ánimo o una emoción que pueda convenir dadas las circunstancias. Por ejemplo, si estas en un aeropuerto donde tu puerta de embarque está a una hora de donde estás y necesitas correr y apartar gente para llegar a tiempo, ¿significaría que eres una persona impaciente e irrespetuosa?

Suelen recogerse ciertas claves en el entorno sin tener en cuenta otras igual de importantes. Por tanto, comprender a los demás con frecuencia no es una meta sencilla de alcanzar.

Por otro lado, la opinión de los demás sobre determinadas circunstancias influye también en la comprensión de determinadas situaciones y estados de ánimo de otra persona. Es decir, la reacción de las demás personas puede influir en la capacidad de comprender a un individuo.

Por tanto, comprender a los demás constituye una de las tareas esenciales para la supervivencia del ser humano y su comunidad. Por otro lado, es muy complicado trascender el yo y ponernos en el lugar del otro si nosotros no somos hábiles a la hora de identificar nuestras emociones y las variables que las condicionan.

Además, ciertas opiniones y escenarios concretos pueden diluir la objetividad al ponerse en el lugar de la otro individuo. Es aquí cuando la empatía puede sacar su lado oscuro. Inevitablemente, como individuos integrados en una comunidad y en un grupo, los juicios de valores son, en ocasiones, prácticamente inevitables.