Consejos de los padres japoneses para que sus hijos no sean perezosos

Si hay algo que desean los padres nipones es que sus hijos se conviertan en personas responsables. Por ello, les inculcan una serie de normas para vencer la pereza y potenciar el compromiso, la madurez y la eficacia.
Consejos de los padres japoneses para que sus hijos no sean perezosos
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 14 octubre, 2021.

Última actualización: 14 octubre, 2021

Gran parte de los consejos de los padres japoneses para la educación de los hijos se nutre del arte del shitsuke (disciplina). Este término tiene su origen en las 5S o métodos que ayudan a una empresa a ser más productiva y que definen, a su vez, el estilo de vida nipón. La clasificación, el orden, la limpieza, la disciplina o el compromiso y los hábitos son pilares de comportamiento para adultos y también para niños.

Admitámoslo, al mundo occidental le fascina todo lo relativo a ese microcosmos oriental. Nos intriga comprender cómo logran educar niños altamente disciplinados y responsables. Mientras nosotros intentamos convencerles para que recojan sus habitaciones y cumplan con sus tareas escolares, ellos parecen estar en una esfera. Una donde la responsabilidad se integra en su mentalidad y cultura.

Sin embargo, tengámoslo claro. Los niños japoneses también tienen sus rabietas y sus momentos de pereza. La clave está en la disciplina que les transmiten las familias y los educadores. Si hay algo a lo que aspiran los progenitores es a que los pequeños se ajusten a las normas de la sociedad y sean ciudadanos productivos, maduros y felices.

Conozcamos, por tanto, esas pautas llegadas del Sol Naciente.

La disciplina es esencial para infundir en los niños un sentido básico de responsabilidad. Gracias a ella se comprometen consigo mismos y se perciben más eficaces al saber qué se espera de ellos en cada momento.

Monumento de Japón representando los consejos de los padres japoneses

8 consejos de los padres japoneses para que sus hijos no sean perezosos

Los niños deben aprender de manera temprana que todos tenemos responsabilidades; incluidos ellos mismos. Los pequeños de 3, 4 y 5 años pueden asumir tareas tan básicas como recoger sus juguetes y ordenar sus habitaciones. Así, y a medida que crecen es bueno y recomendable asignarles funciones asociadas a su edad.

Gracias a ellas, asientan una clara conciencia de lo que es vivir en sociedad. También, mejoran su autoconcepto y autoestima al descubrir todo lo que son capaces de hacer. Sin olvidar tampoco el desarrollo de la autoeficacia, la planificación y ese sentido interno de responsabilidad que les permitirá ajustarse a nuevos escenarios y desafíos futuros. Ahora bien, ¿cómo lograrlo?

¿Cómo vencer la pereza natural de los niños y el “no me apetece o luego lo haré”? Podemos basarnos en los consejos de los padres japoneses. Son un marco interesante de referencia. Sin embargo, debemos tener claro un aspecto que nos recuerdan en un trabajo de la Sociedad Canadiense de Pediatría: disciplina no es control y castigo.

Disciplinar es conferir a los niños un conjunto de habilidades y normas de convivencia. Las siguientes pautas tienen este mismo objetivo: enseñar unas normas que ayudarán a ser más felices, a desarrollar su responsabilidad y vivir en armonía con los demás. Lo analizamos.

1. Asignar tareas acordes a la edad de los niños

Lo señalábamos con anterioridad. Todo niño puede responsabilizarse de una serie de tareas básicas; para asignárselas es recomendable tener en cuenta su edad y su grado de madurez. Cumplir unos objetivos básicos en el día a día ayudan a que adopten una rutina productiva.

2. Correcta gestión del tiempo

Los consejos de los padres japoneses para vencer la pereza de los niños se nutre de la teoría de las 5S. Recordemos, esas claves son la clasificación, el orden, la limpieza, la disciplina y los hábitos o estandarización. Todas estas dinámicas hacen uso además, de una correcta gestión del tiempo. ¿Qué significa esto?

  • Las tareas se harán siempre a la misma hora (levantarse, lavarse los dientes, ordenar la habitación, etc,).
  • Esas actividades se cumplirán de manera rápida y eficaz. No vale quedarse en las musarañas.

3. El valor de aprender a ser constantes

La constancia edifica el hábito y el hábito, la eficacia y el éxito. Otro de los consejos de los padres japoneses para que los niños venzan la pereza es enseñarles a ser constantes. ¿De qué manera? Dando ejemplo, reforzando conductas positivas y alentándolos mediante la motivación, el afecto y la confianza en ellos.

4. Valora y reconoce sus esfuerzos

Para inculcar en un niño la responsabilidad y el deseo de progresar, nada mejor que recordarles cuánto les queremos. También es importante valorar todo lo que hacen bien y guiarles en aquello que hacen mal. Evitemos ante todo menospreciar sus esfuerzos o ser altamente exigentes con ellos.

Recordemos que la hiperexigencia eleva la ansiedad y el estrés en los niños. Démosles responsabilidades acordes a su edad y características personales. Reconozcamos sus esfuerzos y reforcemos de manera positiva lo que hacen bien.

5. Consejos de los padres japoneses: razonar por qué es necesario tener responsabilidades

La cultura nipona está claramente orientada al trabajo y la eficacia, lo sabemos. Esto hace que a los niños se les inculque de manera temprana un claro sentido de la disciplina. Ahora bien, más allá de si esto nos parezca excesivo o no, hay un aspecto interesante en el que vale la pena detenernos.

Los padres y madres nipones dialogan de manera frecuente con los pequeños para explicarles lo importantes que son sus tareas. Es recomendable favorecer una buena comunicación con los niños. Enseñarles por qué es decisivo que ordenen su cuarto, que hagan sus deberes, que cumplan con lo que se espera de ellos.

niños nipones en clase para simbolizar los consejos de los padres japoneses

6. No hay que criticar ni menospreciar el esfuerzo del niño

Puede que hoy se equivoquen, que mañana se olviden de una tarea y que pasado la hagan mal. Debemos tener paciencia con ellos, son niños en proceso de aprendizaje y maduración. Evitemos la crítica, la devaluación, el juicio negativo y la comparación. Estas fórmulas no son pedagógicas ni útiles para vencer la pereza y fomentar la responsabilidad.

7. Tú eres su mejor ejemplo

Entre los consejos de los padres japoneses para educar a sus niños hay uno fundamental: ser para ellos el mejor ejemplo. Tengamos presente la teoría de Albert Bandura del aprendizaje social: los pequeños aprenden de los modelos que tienen cerca, es decir, de sus progenitores.

8. Consejos de los padres japoneses: comparte tiempo de calidad con tus hijos

Somos conscientes de que, con el estilo de vida actual, no podemos compartir con nuestros niños todo el tiempo que queremos. Esto sucede en el mundo occidental y también en el oriental. Ahora bien, las horas que estemos con ellos procuremos que sean instantes de calidad, significativos y emocionales.

Solo cuando hay una conexión positiva y enriquecedora con los pequeños, se educa y se disciplina mejor. Porque hay conexión y confianza. Por tanto, no dudemos en aplicar estas sencillas claves para dar al mundo niños más responsables, felices y comprometidos.

Te podría interesar...
¿Cómo motivar a los niños a aprender?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo motivar a los niños a aprender?

Motivar a los niños a aprender influye en sus aprendizajes y en el desarrollo de la actitud ante ellos. ¡Aplica estos pasos para lograrlo!



  • Effective discipline for children. (2004). Paediatrics & child health9(1), 37–50. https://doi.org/10.1093/pch/9.1.37
  • Hamano Takashi, Uchida Nobuko, Lee Ki Sook, Zhou Nianli, Dinh Hong Thai Jamastrandori Batdelgel & Goto Noriko (2012). Effects of Socio-cultural Factors on Early Literacy Acquisition: A comparative Study of Japan, Korea, China, Vietnam, and Mongolia.