¿Cuáles son las 5 señales que nos indican falta de sueño?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 19 noviembre, 2015
Paula Díaz · 18 enero, 2015

El estrés y ansiedad tan habituales en nuestro día a día provocan graves problemas de sueño, los cuales nos impiden gozar de una buena y plena calidad de vida. Dormir poco o mal desencadena innumerables trastornos físicos y señales que algunas veces ignoramos sin ser conscientes de nuestra falta de sueño.

De hecho la falta de sueño parece una de las auto-torturas que nos hemos impuesto para poder mantener el ritmo de vida que tenemos; le quitamos horas a nuestro sueño para cumplir con todas nuestras obligaciones: familiares, laborales o incluso de ocio.

Por otro lado, pese a que a nivel de conjunto nuestra calidad de vida es mejor que nunca, algunos estudios que se han dedicado a analizar los contenidos de nuestros sueños afirman que la frecuencia de aparición de elementos asociados con nuestras preocupaciones ha aumentado.

Es importante que seamos capaces de detectar las reacciones corporales que nos estén avisando de un descanso escaso y nos hagan tomar consciencia del mismo reflexionando y parando.

Niña dormida en el suelo

Mala memoria

La memoria es una característica particular y personal de cada ser humano. Pero si comenzamos a notar que olvidamos más cosas de lo habitual, puede ser que algo no esté funcionando bien. Si no descansamos correctamente o no llevamos a cabo una adecuada fase REM de sueño, no se almacenarán correctamente las acciones realizadas a lo largo del día.

Nuestro cerebro no podrá gestionar adecuadamente todo lo almacenado provocándonos la sensación de no recordar lo que vivimos la jornada anterior. Si este descanso continúa siendo ineficiente se pueden producir deterioros en nuestra capacidad de recuperar información.

Depresión e irritabilidad

Muchos estudios confirman la asociación presente entre la falta de sueño y el origen de la depresión. Cuando no descansamos lo suficiente solemos notarnos más irritables y con “mal carácter”. Una investigación en la Universidad de Pennsylvania demostró que rebajar las horas de descanso a 4,5 horas diarias durante una semana causó irritabilidad, estrés, tristeza y agotamiento físico en los participantes.

Mujer deprimida

Incapacidad para gestionar el estrés

Si normalmente nos sentimos estresados por la falta de sueño, ir reduciendo nuestro tiempo de descanso puede agravar aún más esta situación ya que el estrés y la falta de descanso actúan como una espiral que debemos parar. Es necesario romper el ciclo de retroalimentación negativo que se lleva a cabo y dormir.

Dificultad para tomar decisiones

Esta es una de las señales más importantes que denota una falta de descanso, ya que afecta a nuestra capacidad de ser efectivos en nuestro campo profesional o en cualquier acción que implique un alto compromiso.

Recordemos que descansar adecuadamente es necesario para consolidar el aprendizaje y cuidar nuestras habilidades cognitivas, siendo la falta de sueño su principal enemigo, pudiendo obstaculizar este proceso de forma natural.

Incremento del apetito

Descansar adecuadamente optimiza nuestra respuesta a la insulina y mejora el metabolismo. Comer bien nos permite descansar mejor. Por ello, si percibes que tu apetito aumenta probablemente sea porque al estar más tiempo despierto, el gasto calórico de tu cuerpo aumenta, estamos más activos y por ello comemos más.

Cuando padecemos insomnio es habitual el consumo excesivo de alimentos ya que presentamos una mayor ansiedad debida a la falta de descanso citada en el punto 3.

Vivimos en una era en la que todo se mueve excesivamente rápido, agravado también por la llegada masiva de la tecnología a nuestros hogares. Por ello, es muy normal que podamos percibir alguno de los signos anteriormente citados en algún momento de nuestras vidas, siendo muy importante cuidar las condiciones ambientales del espacio donde descansamos:

 

 

La solución a todo esto es: toma consciencia, realiza una “visión panorámica” de tu vida interior y exterior, pon solución a acciones que quieras superar o mejorar de tu persona y descansa.

Lo más importante es darnos cuenta a tiempo antes de que se produzcan trastornos de salud graves e innecesarios. ¿Un consejo? Un poco de meditación antes de ir a la cama nos ayudará a conciliar mejor el sueño y descansar.