Cuáles son las señales que nos indican que estamos frente a una persona que quiere morir

El deseo de morir se origina en la profunda insatisfacción que presenta la persona con las condiciones de su vida actual. Puede manifestarlo con frases del tipo: “vivir ya no merece la pena” o “quisiera descansar de todo”.
Cuáles son las señales que nos indican que estamos frente a una persona que quiere morir

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 06 agosto, 2023

El Instituto Nacional de Estadística (INE) maneja amargas cifras respecto al suicidio, que ha tenido una tendencia creciente en España durante la última década.  Como causa de muerte, alcanzó un pico entre los años 2013 y 2014, además de una nueva alza en las estadísticas justo durante el año de la pandemia (2020).

En 2020 se suicidaron 3941 personas, solo 31 menos que en 2014, lo que indica que la epidemia de coronavirus no fue una referencia significativa. Son 8,3 de cada 100 mil individuos por día quienes deciden acabar con sus vidas.

Entre los afectados, existe una mayor incidencia de casos entre los hombres, quienes tienden a verbalizar menos sus preocupaciones y malestares. El suicidio es la principal causa de muerte en personas jóvenes. Ante estos escalofriantes datos nos preguntamos:

¿Qué es lo que lleva a que determinadas personas sean más resilientes o capaces de afrontar las diversas dificultades que les depara la vida? ¿Qué predispone a que un individuo no pueda ver otra salida a un problema que llega al punto de poner fin a su vida?



Las razones por las que alguien tiene ideación suicida

Hombre triste deseando morir

La verdad es que detrás de los intentos de suicidio se esconden todo tipo de razones. En algunos está el auténtico deseo de morir, mientras que en otros las motivaciones no están del todo claras. Pero sí podemos hablar de un factor común: la mayoría de personas con ideación suicida están deprimidas.

Pero no todos los suicidas están deprimidos, ni todos los deprimidos llegan a quitarse al vida. Existen otros factores que pueden influir en esta decisión, como puede ser el sentimiento de culpa. La persona no es capaz de aceptarse o perdonarse por algo que se supone que debió hacer y no hizo.


Te puede interesar: La culpa en el duelo


Además de la culpa, los trastornos mentales (como la esquizofrenia o la depresión) o el ser víctima de acoso, bullying, abuso sexual u otros traumas, están dentro de las razones que llevan la ideación suicida. También los problemas económicos, el desempleo, la de suicidios también aumenta. la ruptura de una relación muy significativa, el padecer enfermedades físicas graves y dolorosas o el que otro miembro de la familia ya antes haya optado por quitarse la vida.

Los intentos de suicidio también se pueden interpretar como una llamada de auxilio, una manera de castigar a las personas con quienes están molestos, un sacrificio que busca ‘dejar de ser una carga’ o el mecanismo para controlar una situación que en ese momento se escapa de sus manos.

No todos los suicidas están deprimidos, ni todos los deprimidos llegan a quitarse al vida.

Lo que el suicida no sabe es que en realidad no es tanto el deseo morir como el de evadir de la situación que está atravesando y en verdad cree que la muerte es la única salida.

Hombre deprimido con las manos en el rostro

El suicidio es en muchas ocasiones un acto impulsivo, provocado por unincremento en la angustia y desesperación que uno puede sentir después de una situación estresante.

¿Cuáles son las señales de alarma que nos indican que una persona tiene ideación suicida?

La persona que quiere suicidarse es alguien que perdió la esperanza en alcanzar una meta, se siente culpable o no puede perdonarse a sí misma ni a los demás. Por eso, si alguna vez has experimentado deseo de morir, quiero que sepas que a no todos “nos superan” las emociones o situaciones complicadas.

Algunos de los indicativos que pueden dar la señal de alarma son:

  1. Hablar sobre el suicidio o la muerte en general.
  2. Hablar sobre “irse”, hacer un viaje largo o “descansar”.
  3. Decir que ya no necesitarán ciertas cosas y regalar sus posesiones a otras personas.
  4. Manifestar sentimientos de desesperanza o culpabilidad.
  5. No tener ganas de salir ni de relacionarse con familiares y amigos.
  6. Dejar de participar en las actividades o aficiones favoritas.
  7. Cambios en los hábitos alimentarios.
  8. Tener conductas autodestructivas (beber alcohol, consumir drogas o autolesionarse).
  9. Realizar actividades que pongan en riesgo la vida.
  10. Dejar de lado el cuidado personal.
  11. Mostrar irritabilidad.
  12. Dormir más de la cuenta o padecer insomnio.
  13. Manifestar sentimientos de ira, odio o deseo de venganza.

La mayoría de personas acabamos superando los traumas y el estrés. Con el tiempo, somos capaces de ver los problemas desde una diferente óptica y así encontramos el modo de seguir adelante. Existen dos palabras que ayudan a minimizar la ideación suicida e incluso eliminarla de tus pensamientos: son la ESPERANZA y el PERDÓN.

Hombre con esperanzas con los brazos abiertos

ESPERANZA de que ninguna situación, por complicada y difícil que sea, es eterna. Hay momentos que pueden tornarse duros, pero con un poco de esperanza y determinación podemos cambiar el curso negativo de los acontecimientos. Modifica tu visión oscura y desarrolla conductas orientadas a superar los obstáculos que hoy te están abrumando.

PERDONA, cuando has recibido un daño o una ofensa y no sepas cómo afrontarla. Es normal que esto te provoque tensiones internas, que se traduzcan en cuadros depresivos o de ansiedad.

¿Realmente quieres hacer tanto daño a los tuyos?

Es normal que, para que no vuelvan a hacerte daño, te encojas sobre ti mismo en tu caparazón, almacenando sentimientos de odio y resentimiento. La ideación suicida resulta tentadora pensando en la culpa que albergaran las personas a quienes responsabilizas por tu dolor.

Pero no te puedes imaginar que esa terrible pena también la dejarás sobre tu familia y tus seres queridos, preguntándose por qué tomaste esa decisión o si habrían podido hacer algo para evitarlo.  Eso les perseguirá durante toda su existencia.  ¿Realmente quieres hacer tanto daño a los tuyos?

Cómo ofrecer apoyo a una persona que quiere morir

Si tienes un amigo o un ser querido que está pensando en suicidarse, ten claro que necesita ayuda de un profesional en salud mental, incluso si tal ideación no implica un riesgo inmediato. Para apoyarlo puedes hacer lo siguiente:

  • Alienta a la persona que quiere morir a que llame a una línea directa de prevención del suicidio. Por lo general, cada país cuenta con este servicio. Averigua cuales son los números telefónicos de acuerdo a su localidad. Aquí tienes algunos:
    – Argentina: (54-11) 2575-1135 o 135 / – Bolivia: 2248486 / – Chile: 600 630 7777 / – Colombia: (601) 323 24 25 / – Ecuador: 2 6000477 – 292 3327 / – España: 024 / – México: +5255 463 133 00 / Perú: 01 498 2711 / Uruguay: 0800 0767.
  • Aliéntalo a buscar tratamiento. Es posible que una persona con ideación suicida o que sufre una depresión grave no tenga la energía o la motivación para buscar ayuda. Si él o ella no desea consultar a un especialista, sugiérele que acuda a un grupo de apoyo, un centro de crisis, una comunidad religiosa, un profesor u otra persona de confianza. Puedes ofrecerle apoyo y contención, pero recuerda que no es tu responsabilidad reemplazar a un proveedor de atención de la salud mental.
  • Ayuda a la persona a buscar asistencia y apoyo. Por ejemplo, puedes investigar opciones de tratamiento, consultar información sobre los beneficios que ofrece el seguro e incluso ofrecerte a acompañar a la persona a una cita médica.
  • Pon atención a las potenciales armas a su alcance. Procura retirar de su entorno armas de fuego, cuchillos, productos de limpieza con componentes tóxicos, píldoras y alcohol.

Existen muchas terapias para la prevención del suicidio y ayudar a ese familiar o amigo a apaciguar su deseo de morir. Procura estar atento a las señales y solicita ayuda oportuna.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • INE. (2021) Estadística de defunciones según causa de muerte.
  • INE. (2021) Tasa de mortalidad por suicidio.
  • Echeburúa E. (2015) Las múltiples caras del suicidio en la teoría psicológica.
  • Pérez S. (1999) El suicidio, comportamiento y prevención. Rev Cubana Med Gen Integ: 15 (2)
  • Lizama M. (2011) Suicidio. Universidad Peruana Cayetano Heredia. Departamento Académico de Psiquiatría. Lima (2).
  • Garciandía J. (2013). Familia, suicidio y duelo. Revista colombiana de psiquiatría: 42 (1)
  • Ritchie, H., Roser, M., Ortíz-Espina, E. (2015) Suicide.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.