Curiosidades sobre la inteligencia

La inteligencia no necesariamente tiene que ver con las habilidades académicas. La historia está llena de malos estudiantes que hicieron aportes geniales, así como de buenos alumnos que solo llegaron a ocupar un importante cargo en una gran empresa.
Curiosidades sobre la inteligencia
Gema Sánchez Cuevas

Revisado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 15 mayo, 2022

La inteligencia es en sí misma un fenómeno fascinante sobre el que nadie ha dicho la última palabra. Incluso existen agudas controversias en torno a su definición y, por lo tanto, no existe un significado único para este concepto. De hecho, la ciencia aún no ha descifrado todos los enigmas de esta facultad.

Por eso, todo lo que se diga acerca de la inteligencia podría tomarse como una “verdad transitoria” o, al menos, relativa. Ni los expertos se han puesto de acuerdo sobre si en verdad existe una sola o varias inteligencias, ni cuáles alcances tienen o hasta qué punto se modifican con las experiencias de cada individuo.

Hay que tomar en cuenta que tampoco hay un acuerdo en la forma de medir la inteligencia. Los famosos test de cociente intelectual (CI) tienen tantos defensores como detractores. Además, todos lo sabemos, se puede ser inteligente y torpe a la vez. La mayoría de nosotros llevamos dentro esa ambigüedad. Veamos, en todo caso, algunas curiosidades sobre la inteligencia.

La diferencia entre un hombre inteligente y uno tonto es que el primero se repone fácilmente de sus fracasos, y el segundo nunca logra reponerse de sus éxitos”.

-Sacha Guitry-

Mente con mecanismos
El concepto de inteligencia es arbitrario, al igual que el de cociente intelectual (CI).

Algunas curiosidades sobre la inteligencia

Durante mucho tiempo, y desde diferentes orillas, se han intentado precisar los rasgos que definen a la inteligencia. O más bien, si existen características específicas en las personas que llamamos inteligentes. Al parecer, solo hay un rasgo en el que parece haber un acuerdo total: la curiosidad.

Las personas inteligentes son curiosas por naturaleza. Necesitan comprender y tienen afán por conocer más. Además de esta característica, parece ser que la inteligencia también suele estar acompañada de rasgos como los siguientes:

  • No compartir las tendencias mayoritarias.
  • Apertura mental.
  • Creatividad y adaptabilidad.
  • Búsqueda de espacios de soledad y tendencia al noctambulismo.
  • Formularse preguntas con mucha frecuencia.
  • El sentimiento de que uno sabe poco.
  • Múltiples intereses.

Más datos sobre la inteligencia

Durante mucho tiempo se ha debatido en torno a si la inteligencia es una facultad fija o no. Dicho de otra manera, ¿nacemos con un nivel de inteligencia ya definido, que se mantendrá más o menos estable para siempre?

Las respuestas a estas preguntas no son absolutas. Lo más probable es que sí haya un límite para nuestra inteligencia definido por la genética, pero a la vez quizás lo más importante no sea cuál es ese nivel, sino como lo potencializamos y empleamos.

Es muy probable que la mayoría de las personas no lleguen a desarrollar todas las habilidades intelectuales que poseen de forma innata. Esto no equivale a decir que “solo usamos una cuarta parte de nuestro cerebro”, sino que, ni en el plano de la inteligencia, ni en muchos otros, llegamos a ejercitar y, por consiguiente, a desarrollar, todas las habilidades potenciales que poseemos.

De cualquier manera, en la actualidad se cree que la inteligencia está determinada en un 60 % por la genética y en un 40 % por el medio ambiente. Por lo tanto, las experiencias que tengamos y el entorno en el que nos desenvolvamos determina casi la mitad de la inteligencia que exhibimos.

Hombre pensando
La mayor parte de la inteligencia está determinada por la genética.

Otras curiosidades sobre la inteligencia

Los datos con los que contamos apuntan a que la persona más inteligente que ha existido fue un hombre llamado William Sidis. Su CI se estimó entre 250 y 300, una puntuación que no se ha estimado en ninguna otra persona.

Sin embargo, en este caso, como en el de tantos “niños prodigios”, muchos se preguntan por qué no dejan o dejaron un legado más significativo. En general, estas personas son muy destacadas en lo académico, pero rara vez generan hitos históricos.

Respecto a la inteligencia, también existen muchos mitos falsos como los siguientes:

  • Los zurdos no son más inteligentes que otras personas.
  • Los blancos no son más inteligentes que las demás etnias.
  • Los hombres no son más inteligentes que las mujeres.
  • Escuchar música de Mozart no nos hace más inteligentes.
  • Los juegos mentales tampoco nos hacen más inteligentes, aunque sí pueden darnos mayor agilidad intelectual.

Así mismo, existen datos que todos deberíamos conocer y tener en cuenta:

  • Los niños a los que los padres les hablan, les leen y les proporcionan música tienden a ser más inteligentes.
  • La deshidratación reduce la capacidad intelectual.
  • Las personas que basan su dieta en comidas procesadas suelen tener peores resultados en las pruebas de inteligencia.
  • El cerebro humano crece hasta los 18 años, por eso hay que tener cuidado con el consumo de drogas durante la adolescencia.

Los anteriores solo son algunos de los datos curiosos sobre la inteligencia. La ciencia todavía tiene mucho por investigar al respecto. Mientras tanto, quizás no debamos preocuparnos tanto por ser más inteligentes, sino por actuar con mayor inteligencia, que no es lo mismo.

Te podría interesar...
Las 4 diferencias entre inteligencia fluida e inteligencia cristalizada
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Las 4 diferencias entre inteligencia fluida e inteligencia cristalizada

La inteligencia nos permite adaptarnos al entorno y ¡mucho más! Conoce las diferencias entre inteligencia fluida e inteligencia cristalizada.



  • Egido, M. P. (2018). La psicologización de la educación: implicaciones pedagógicas de la inteligencia emocional y la psicología positiva. Educación XX1, 21(1), 303-320.
  • Gardner, H., Kornhaber, M., & Wake, W. (2000). Inteligencia: múltiples perspectivas. Revista Electrónica de LEEME, (25), 167-168.
  • Gistain, F. J. C., & Turet, M. S. (1990). La correlación herencia-ambiente en el desarrollo de la inteligencia: un estudio experimental. Revista de psicología general y aplicada: Revista de la Federación Española de Asociaciones de Psicología43(2), 187-192.
  • Marañón, R. C., & Andrés-Pueyo, A. (1999). El estudio de la inteligencia humana: recapitulación ante el cambio de milenio. Psicothema, 453-476.
  • Mora, J. A. (1991). La inteligencia como proceso básico. Anales de Psicología/Annals of Psychology7(1), 57-64.