Dolores Aleu Riera, la primera mujer española licenciada en medicina

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Prieto
· 22 diciembre, 2018

A lo largo de la historia han surgido mujeres valientes que facilitaron el camino hacia la libertad de muchas otras. Desde la primera mujer en obtener la licencia de piloto, hasta la primera en conseguir el Premio Nobel. O, como en el caso de Dolores Aleu Riera, obtener la licenciatura en medicina y doctorarse. Logros que, en el siglo XIX, eran impensables porque estaban limitados al género masculino.

Todas y cada una de estas mujeres se atrevieron a hacer algo distinto a lo que se esperaba de ellas por su condición. Rompieron barreras en aquellos ámbitos que hasta entonces estaban reservados a los hombres, pese a que durante mucho tiempo no les estuvo permitido estudiar, enseñar en la universidad o participar en instituciones científicas. Gracias a su valentía, determinación y fortaleza no solo marcaron la diferencia y dejaron huella, sino que inspiraron y despertaron a muchas otras. Profundicemos en la historia de una de ellas: Dolores Aleu Riera.

Dolores Aleu Riera, la primera médica española

Dolores Aleu Riera nació en Barcelona en 1857. Su familia gozaba de una posición acomodada en la burguesía barcelonesa del siglo XIX. Ante su insistente deseo por cursar una carrera universitaria, sus padres accedieron e ingresó en la facultad de medicina a los 17 años.

Dolores siempre obtuvo calificaciones brillantes, fruto de su esfuerzo y vocación, y fue apoyada por sus padres y muchos de sus compañeros. No obstante, también fue despreciada por aquellos que no entendían cómo una mujer había sido admitida en la carrera y en alguna ocasión, recibió abucheos y golpes en la puerta de la facultad. Por lo que, durante un tiempo, tuvo que acudir acompañada de escoltas. Condición que le fue impuesta por sus padres si quería continuar con sus estudios.

En un primer momento, el Ministerio de Educación le denegó la solicitud de presentarse a los exámenes de licenciatura y de obtener así el título de medicina. Los trabajadores del Ministerio escribían a la universidad para verificar que Dolores se había matriculado y cursado la carrera de medicina, no siendo hombre. La universidad respondió que la ha habían aceptado tras haber presentado la calificación de aprobado en bachillerato.

En 1882, ante la insistencia de sus profesores, consiguió el permiso para examinarse por parte del Ministerio de Educación. Así fue como se convirtió en la primera mujer española licenciada en medicina con la calificación de excelente.

Meses después decidió presentar la tesis doctoral y contactó con el catedrático Joan Giné y Partagás, quien en principio no tenía claro si iba a resultar acertado defender la educación de la mujer ante un tribunal constituido por varones, que previamente le habían denegado su derecho a presentarse solo por el hecho de ser mujer.

Dolores Aleu Riera

Su alegato a favor de la igualdad

En la presentación de su tesis doctoral redactó un claro alegato a favor de la igualdad y la equidad entre hombres y mujeres. También criticó duramente el trato social hacia el sexo femenino, relegado al cuidado de los hijos, despojado de todo derecho político y encerrado en el hogar.

Se especializó en ginecología y pediatría. Y con el apoyo de su familia logró abrir una consulta médica en Barcelona. Durante 25 años atendió a burguesas que llevaban años con dolencias ginecológicas sin tratar por sentir apuro o vergüenza a la hora de acudir a la consulta de ginecología, a madres solteras, mujeres obreras sin recursos, prostitutas y a niños huérfanos.

Por otro lado, Dolores Aleu Riera también ejerció como profesora de higiene doméstica en la Academia para la Ilustración de la mujer. Allí impartió un programa de educación general donde se trataban temas de higiene y medicina doméstica, además de economía familiar y cuidado y atención de los hijos.

Falleció a los 56 años, después de haber padecido una grave depresión a consecuencia de la prematura muerte de su hijo a causa de una tuberculosis.

Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra se abre; pero a menudo miramos tanto tiempo a la puerta cerrada que no vemos la que se nos ha abierto para nosotras“.

-Helen Keller-

Dolors Aleu Riera de fiesta

Corsés de ballena, un merecido homenaje a Dolores Aleu Riera

Nuria Cuyàs, tataranieta de Dolores Aleu Riera, es en la actualidad una afamada actriz y directora teatral que realizó un homenaje a su abuela, a través de la obra de teatro Corsés de Ballena, por la superación de un camino lleno de obstáculos. Se trata de una obra en la que se juega con la metáfora de los corsés, las prendas utilizadas para estilizar el cuerpo de la mujer en el siglo XIX y que oprimían su cintura hasta casi dejarlas sin respiración.

Esta obra trata de concienciar sobre la historia de lucha y superación de Dolores Aleu Riera. Fue capaz de sobrevivir y evolucionar en un mundo liderado por hombres, un mundo en el que las mujeres vivían encorsetadas, ahogadas, oprimidas y sin posibilidad de demostrar su valía.

Una mujer con voz es por definición una mujer fuerte. Pero la búsqueda para encontrar esa voz puede ser muy difícil“.

-Melinda Gates-

“]

  • Aleu i Riera, D. (1882). De la necesidad de encaminar por nueva senda la educación higiénico-moral de la mujer. Universitat de Barcelona.
  • Ortiz Gómez, T. (1985). La mujer como profesional de la medicina en la España contemporánea: el caso de Andalucía (1898-1981). Dynamis: Acta Hispanica ad Medicinae Scientiarumque. Historiam Illustrandam5, 343-366.
  • Otero, B., & Salamí, E. (2009). La presencia de la mujer en las carreras tecnológicas. XV JENUI. Barcelona, 8-10.