Edgar Allan Poe, biografía de un escritor misterioso

Edith Sánchez · 14 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 13 abril, 2019
De Edgar Allan Poe se han dicho muchas cosas. Que era un asesino soterrado, un ser perverso y un perfecto vicioso. En realidad fue alguien que vivió una existencia trágica, al tiempo que sostenía una sensibilidad fuera de lo común.

Edgar Allan Poe es uno de los grandes genios de la literatura universal. Alrededor de su vida, que sí tuvo episodios poco usuales, se han tejido leyendas que terminan empañando el enorme valor de su obra. En especial, fue un extraordinario cuentista, dotado de una creatividad infinita.

El mundo de la literatura de misterio y terror fue uno antes de Edgar Allan Poe y otro después de él. A este gran escritor norteamericano se le considera el inventor del género de literatura detectivesca. También fue el renovador de la literatura gótica y le imprimió al género de terror un componente psicológico exquisito.

No tengo fe en la perfección humana. El hombre es ahora más activo, no más feliz, ni más inteligente, de lo que lo fuera hace 6000 años”.

-Edgar Allan Poe-

Llevó una vida rodeada de experiencias duras e incluso trágicas. Se sabe que hubo críticos interesados en mostrarlo como un ser depravado y caótico. En gran medida lo lograron. Sin embargo, aunque ciertamente no fue un modelo de equilibrio, tampoco era el ser monstruoso que quisieron hacer ver.

Nombre de Edgar Allan Poe

Una infancia difícil

Edgar Allan Poe nació en Boston (Estados Unidos), el 19 de enero de 1809. Sus padres eran dos actores de teatro itinerantes. Tuvo dos hermanos. Sus padres murieron cuando él tenía apenas 2 años. Tanto él como sus hermanos fueron adoptados por diferentes familias.

Edgar llegó a la familia de John Allan, un acaudalado hombre de negocios que lo adoptó por caridad. La muerte de su madre, así como las relaciones traumáticas que tuvo con su padrastro fueron dos temas recurrentes en su vida y en su obra.

Con su familia adoptiva vivió algunos años en Inglaterra y Escocia. Al parecer, de esas vivencias tomó la atmósfera gótica tan característica en su obra. Luego todos volvieron a los Estados Unidos, donde Edgar Allan Poe estudió en los mejores colegios.

Una juventud turbulenta

Los primeros escritos de Edgar Allan Poe nacieron cuando él tenía 14 años. En ese entonces, se enamoró perdidamente de la madre de uno de sus compañeros. Vivía ese amor platónico cuando ella murió repentinamente.

En su juventud, también fue un gran deportista y un aficionado acérrimo a la astronomía. Entró a estudiar Lenguas en la Universidad de Virginia. Allí comenzó a habituarse al juego y al alcohol. Esto condujo a que fuera expulsado. Su padrastro lo contrató como empleado en una de sus empresas, pero no duró mucho.

En 1827, publicó a escondidas su primer libro Tamerlán y otros poemas. Luego se alistó en el ejército, donde duró dos años. Después, su padrastro le ayudó a conseguir un nuevo trabajo, pero nuevamente fue despedido. Entre tanto, publicó otros dos libros de poemas. En 1832, fue a vivir a Baltimore y allí se casó con su prima de 13 años de edad.

Un escritor “maldito”

Edgar Allan Poe fue desheredado por sus padres adoptivos. Para sobrevivir comenzó a trabajar en varios periódicos, haciendo notas y críticas de arte. Su estilo agudo y elegante le generó cierta notoriedad. Mientras tanto, siguió publicando su obra. El escarabajo de oro El cuervo y otros poemas lo consagraron en la literatura.

Su joven esposa murió de tuberculosis en 1847. Su penosa enfermedad incrementó la afición de Poe por la bebida y las drogas. Se dice que en esa época comenzó a ingerir láudano, un opiáceo de fuertes efectos. También por aquel entonces empezó a mostrar problemas de salud.

Comenzó a buscar una nueva mujer con ansiedad, casi con desesperación. Pasaba de una relación a otra sin que ninguna se concretara. Se cuenta que en aquella época intentó suicidarse con láudano, pero le sobrevino un fuerte vómito que lo impidió.

Edgar Allan Poe con un cuervo

El final de su vida

En aquellos años volvió a encontrarse con un amor fugaz de juventud: Sarah Elmira Royster. Se encendió de nuevo la llama entre los dos y acordaron casarse el 17 de octubre de 1849. Sin embargo, poco después de que se concertara el compromiso, misteriosamente el escritor desapareció.

Lo hallaron el 3 de octubre en la calle, muy confundido y con ropas que no le pertenecían. Uno de sus amigos lo llevó al hospital, donde murió el 7 de octubre. Nunca se supo qué ocurrió durante esos días de extraña desaparición.

Su autopsia también desapareció y hasta el momento se desconoce cuál fue la causa exacta de su muerte. Se puede afirmar que la obra de Poe influenció a todos los grandes escritores que vinieron después de él. Es conmovedora, poderosa y profunda.

  • Lanero, J. J., CSantoyo, J., & Villoría, S. (1993). 50 años de traductores, críticos e imitadores de Edgar Allan Poe (1857-1913). Livius, 3, 159-184.