El impacto de las películas de terror

22 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por Sara Clemente

Las películas son la manera perfecta para desconectar de la vida real. Pero, más allá de ser una forma de entretenimiento, los filmes nos afectan física y psicológicamente, sin que seamos capaces de detectarlo. Esto es porque son capaces de transmitir ideas y emociones que modifican nuestro estado de ánimo. Y pueden neutralizar la represión de ciertos sentimientos. Y, con ello, pueden llegar a desencadenar la liberación emocional.

Efectos físicos de las películas de terror

Las películas divertidas ayudan a olvidar momentáneamente los problemas y contribuyen a mejorar la sensación de bienestar personal. Reír está demostrado que ayuda a manejar el dolor y a disminuir el malestar psicológico.

En cambio, las personas que están fascinados por las películas de terror suelen experimentar otro tipo de cambios fisiológicos. Por ejemplo, el incremento del ritmo cardíaco, aumento delos niveles de adrenalina y cortisol. 

Efectos psicológicos de las películas de terror

Ver películas de terror produce miedo, ansiedad,  insomnio, fobias y traumas mentales, pero el efecto positivo de la  visión frecuente de este tipo de películas, también ayuda a  desensibilizar a las personas que sufren ansiedad y miedo.

Paul J. Patterson, profesor de la Universidad Estatal de San José (EE.UU), afirma que «el género de terror se dirige a nuestros miedos arquetípicos. Se puede ver en toda la historia cómo cada generación ha definido el terror a su manera y se convierte en gran medida en la idea de que es algo fuera de nuestro entendimiento que nos amenaza».

Según Joel Cohen, de la Universidad de Florida, la preferencia por las películas de terror también estaría relacionado con evitar el aburrimiento y disfrutar de experiencias excitantes. Cohen comenta que «en el mundo real, las personas pueden experimentar, al mismo tiempo, tanto felicidad y tristeza como eufoeria y ansiedad. Las personas disfrutan de las emociones aunque provengan de una fuente negativa; de lo contrario, las cosas podrían ser bastante aburridas«.

Insomnio

Es un efecto psicológico inmediato de ver películas de terror, que puede persistir por unos días, incluso meses , después de ver la película. Los pensamientos y situaciones de los personajes pueden rondar desde varias noches  hasta largos periodos de tiempo por nuestra cabeza, pudiendo causar insomnio y pesadillas.

Miedo

La persona puede sentir miedo de la oscuridad, a la soledad.., Puede tener la necesidad de llorar, de gritar… Sufrir temblores, náuseas, mareos, incluso miedo a perder el control y a morir. En cada persona es diferente.

Fobia

La observación de ciertas situaciones en la película de terror puede hacer que algún espectador desarrolle algún miedo a un estímulo. De proseguir en el tiempo, puede devenir en una fobia, bien a los animales (mamíferos, insectos, reptiles,..) a posibles catástrofes naturales, a la sangre, a las alturas o a espacios cerrados.

Trauma mental

Algunas de las imágenes resultan perturbadoras, dando como resultado recaídas y síntomas ansiógenos o depresivos. En especial, en personas que se someten a los mismos sufrimientos que los personajes de la película, pero en la vida real.

Sensibilización a la violencia

Ver una película de terror puede hacer que la persona se sensibilice a la violencia. Es decir, que tome conciencia de lo que significa y entraña esta palabra y, en consecuencia, obre de manera más pacífica. Con ello, puede disminuir su comportamiento agresivo y sobresaltarse menos.

En consecuencia, estas películas podrían convertirse en una herramienta eficaz para el tratamiento de los miedos y las fobias. ¿Qué opináis?

Imagen cortesía de Gemma Bou/flickr