El impacto de las películas de terror

Gema Diez · 12 febrero, 2014

Las películas son la manera perfecta de relajarse, pero más allá de ser una forma de entretenimiento, las películas nos afectan física e intelectualmente sin que seamos capaces de detectarlo; son capaces de transmitir ideas a través de la emoción y de neutralizar el instinto de reprimir sentimientos y desencadenar la liberación emocional, es decir pueden abrir puertas que permanecen cerradas.

Efectos físicos de las películas de terror

Las películas divertidas ayudan a olvidar los problemas y mejorar la sensación de bienestar, incluso ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y disminuyen las hormonas del estrés, que constriñen los vasos sanguíneos.

En cambio, las personas que están fascinados por las películas de terror suelen ser aquellas que les encanta saltar en paracaídas y realizar aventuras extremas, porque sortear la muerte, les hace sentir más vivos; por ello las películas del género de terror les ofrece la oportunidad de experimentar sucesos que no pasarían en su vida.

Estas películas afectan al cuerpo fisiológicamente, incrementando el ritmo cardíaco, y en personas con enfermedades coronarias,  pueden aumentar el dolor de pecho y la presión arterial; también puede causar un aumento en los niveles de adrenalina y cortisol, y lo que es peor, desencadenar recuerdos de eventos traumáticos que se han experimentado.

Efectos psicológicos de las películas de terror
 

Ver películas de terror produce miedo, ansiedad,  insomnio, fobias y traumas mentales, pero el efecto positivo de la  visión frecuente de este tipo de películas, también ayuda a  desensibilizar a las personas que sufren ansiedad y miedo. 

Insomnio

Es un efecto psicológico inmediato de ver películas de terror, que puede persistir por unos días, incluso meses , después de ver la película; los pensamientos y situaciones de los personajes pueden rondar desde varias noches  hasta largos periodos de tiempo, pudiendo desarrollar insomnio y pesadillas. que pueden afectar a la salud mental y física.
 
Miedo

La persona puede sentir miedo de la oscuridad, sentimientos de llanto, gritos, temblores, náuseas, incluso miedo  a perder el control y miedo a morir.

Ansiedad

Es un efecto visible de las películas de terror en niños y adultos, y que puede persistir especialmente  en la edad adulta de los más pequeños.
 
Fobia

La observación de ciertas situaciones  en la película de terror, puede desarrollar una fobia hacia los animales como los mamíferos, insectos, reptiles, catástrofes naturales, sangre, altura y espacios cerrados y puede hacer que se perturbe la mente por ruidos fuertes o caras desagradables.
 
Trauma mental

Algunas de las imágenes resultan perturbadoras, dando como resultado trastornos de estrés postraumático, en especial en personas que se someten a los sufrimientos de los acontecimientos de la vida real.

Si una persona desarrolla este trastorno después de ver una película, puede no ser capaz de dibujar una línea entre la realidad de la ficción, las personas que desean y gustan del cine de terror deben de estar mentalmente estables, ya que de lo contrario, podría dar lugar a sufrir depresión.

Tratamiento positivo: Desensibilización

Ver una película de terror tiene algunas ventajas, porque tiende a desensibilizar a una persona a la violencia, que crea un impacto en el comportamiento de la persona y ayudan a volverse menos sobresaltada cuando se enfrentan a situaciones difíciles en la vida real.; estas películas se convierten en una herramienta eficaz para el tratamiento de los miedos y las fobias.

Imagen cortesía de Gemma Bou/flickr