El pensamiento visual: ¿qué es y en qué puede ayudar?

Edith Sánchez·
05 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
05 Noviembre, 2020
El pensamiento visual es un nuevo enfoque que da una importancia especial a las imágenes a la hora de entender cómo pensamos. Ha demostrado ser muy eficaz en diferentes contextos. ¿De qué se trata? Aquí te lo contamos.

El pensamiento visual es una herramienta para exponer, presentar, transmitir o comunicar las ideas mediante dibujos sencillos y de fácil reconocimiento. También se le conoce como visual thinking y su objetivo es o bien el de entender mejor algún asunto o bien el de clarificarlo para otros.

Se estima que alrededor del 90 % de la información que llega al cerebro es de tipo visual. A su vez, el ser humano procesa las imágenes hasta 60 000 veces más rápido que los textos de otra naturaleza. Solo esos dos datos nos dan una idea de la importancia que tiene el pensamiento visual.

El concepto de pensamiento visual fue acuñado por Rudolf Arnheim, en 1969. Más adelante fue desarrollado por Dan Roam en su libro Tu mundo en una servilleta, el proceso del pensamiento visual. Allí se adentra en los procesos que dan forma a este concepto y detalla su funcionamiento.

Una imagen es un acto y no una cosa”.

-Jean-Paul Sartre-

Mujer pensando en dibujos

El pensamiento visual: una herramienta fabulosa

El pensamiento visual nos permite procesar las ideas de una manera más rápida e intuitiva. A través de un dibujo, incluso un garabato, se descubren, generan, desarrollan, manipulan y relacionan ideas que no son evidentes a primera vista.

Ese vínculo entre imagen e ideas es innato en el ser humano. De hecho, los niños aprenden y expresan el mundo de manera visual, antes que verbal. Así mismo, las pinturas rupestres aparecieron en los albores de la humanidad, antes que la comunicación a través de los signos abstractos del idioma.

Siempre se ha dicho que el lenguaje es la envoltura del pensamiento, pero según el propio Rudolf Arnheim “la visión es el medio primordial del pensamiento”. Todo pensamiento es en sí mismo una imagen mental. Para Arnheim, el pensamiento visual es metafórico e inconsciente; se hace consciente a través de la representación gráfica.

Las fases del pensamiento visual

Dan Roam describió el visual thinking como un proceso que se da en cuatro fases: mirar, ver, imaginar y mostrar. Dichas etapas no transcurren necesariamente en este orden, aunque lo más frecuente es que sí lo hagan. Veamos cada una de las fases:

  • Mirar. Significa recolectar información y seleccionarla, desechando a la vez lo que no se considera relevante.
  • Ver. Consiste en agrupar la información a través del reconocimiento de patrones y elección de los elementos interesantes. Así se forman categorías o clasificaciones.
  • Imaginar. Tiene que ver con la interpretación de los elementos y la manipulación de los mismos, de modo que se creen nuevos elementos y se construya un significado coherente.
  • Mostrar. Implica sintetizar y clarificar, poniéndolo en un marco visual adecuado y compartiéndolo con los demás para obtener retroalimentación.

A través del pensamiento visual se comunican conceptos, patrones e ideas de manera gráfica y desde una perspectiva minimalista. Esto es, empleando una mínima cantidad de elementos para expresar una máxima cantidad y calidad de significados.

Dibujos en un folio

Aplicaciones del pensamiento visual

El pensamiento visual es una herramienta que puede aplicarse a infinidad de circunstancias. En principio, es considerada como una pedagogía emergente y, por lo mismo, tiene una amplia aplicación en el campo de la enseñanza y el aprendizaje. Se ha comprobado que no solo facilita la comprensión, sino también la retención, la creatividad, la expresión integral y la libertad.

Sin embargo, dado que tiene que ver con el pensamiento, los campos de aplicación de este enfoque son infinitos. Sirven para aclarar ideas personales, tomar decisiones, comprender un problema y buscar soluciones, identificar objetivos y prácticamente para todo aquello que involucre el pensamiento.

En la actualidad hay dos técnicas que se emplean con mucha frecuencia: el storytelling y el sketchnoting. Ambas son muy funcionales:

  • Storytelling. Básicamente consiste en contar una historia a través de imágenes, basándose en técnicas literarias y de escritura de guiones de cine. Implica el uso de personajes, ambiente, conflicto y mensaje. Identifican, despiertan emociones, seducen y generan más recordación.
  • Sketchnoting. Es una técnica que consiste en tomar notas de una forma creativa, combinando el uso de textos muy breves con los gráficos. Esta metodología ayuda a sintetizar, comprender, memorizar, crear y visibilizar mejor los contenidos.

El pensamiento visual también tiene amplias aplicaciones en el mundo de la publicidad y los negocios. Cualquier mensaje será mucho más atractivo y penetrante cuando se emplea este enfoque. Se trata de un campo en crecimiento que parece reservarse un lugar protagonista en el futuro.

Rincón, T. J. (2008). Aprender con todo el cerebro. Estrategias y modos de pensamiento visual, metafórico y multisensoria. Telos, 10(3), 465-467.