El puercoespín, un corto que nos habla sobre la empatía y la amistad

Raquel Lemos Rodríguez·
07 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
07 Abril, 2020
El puercoespín es un corto fantástico para trabajar valores como la empatía y la amistad, tanto en clase como en casa.

Una de las formas de trabajar la educación en valores es a través de los cortos. Las historias fáciles de seguir y la caracterización de los protagonistas llaman la atención de los más pequeños. En este caso, el corto que vamos a comentar se titula El puercoespín. En él se narra la historia de un puercoespín en su primer día de escuela.

¿Qué niño no se va a sentir identificado con el puercoespín? Todos han experimentado los nervios por ese primer día de colegio en el que desean hacer nuevos amigos. Pero, en el caso del protagonista del corto, hay algo que le pone muchos obstáculos para conseguir esto. Se trata de sus púas. Vamos a ver cuál es su historia…

El puercoespín que alejaba a los demás con sus púas

El corto comienza con el puercoespín que entra en clase por primera vez. Allí hay ardillas, burros, zorros… ¡una gran variedad de animales! Saluda con entusiasmo y se dirige a su mesa. Aunque, sus púas no se lo ponen nada fácil. Tropieza con las mesas, tira con los folios y lápices de sus compañeros. Todos lo miran entusiasmados, pero también un poco espantados.

Cuando terminan las clases y coge el autobús, la situación no mejora. Ningún compañero de clase quiere sentarse con él, pues temen que sus púas les hagan daño. Al siguiente día, le animan a jugar al fútbol, pero ¡pincha la pelota con sus púas! Esto hace que se sienta muy solo y fuera de lugar. Pues, aunque todos son muy amables, les hace daño sin querer.

Un día de Navidad nota que hablan de él. Se siente todavía más triste, aunque lo que no sabe es que sus compañeros de clase le están esperando con un regalo.

Unos trocitos de espuma que ponen en sus púas. Todos lo abrazan y el puercoespín se siente agradecido y feliz. Sus púas no volverán nunca más a ser un problema.

La empatía y la amistad presentes en este corto

Este corto es muy interesante para trabajar con los más pequeños, pues en él los compañeros de clase del puercoespín no lo desprecian, no lo ignoran, tampoco lo dejan de lado. Tienen algo de miedo y reparo porque es cierto que sus púas les dañan. Pero, son conscientes de que no es algo que el protagonista de este corto haga queriendo.

¿Qué hacen sus compañeros? Empatizan con él. Cada uno es diferente y en su caso necesitan encontrar una solución para que el puercoespín deje de sentirse solo y apartado por sus púas. Por eso, tienen un gesto precioso como es el de regalarle unos trocitos de espuma y abrazarlo entre todos. Un ejemplo de amistad, de aceptar al otro y de ayudarlo.

“Un verdadero amigo es el que entra cuando el resto se va”.

-Walter Winchell-

Puercoespín abriendo regalos

¿Cómo trabajar con el puercoespín en clase?

Para trabajar con este corto del puercoespín en clase es positivo animar al alumnado a que destaque aquellos valores de los que se ha dado cuenta. Aunque la amistad y la empatía son dos de ellos, existen más como el respeto, tolerancia, aceptar al otro, integrarlo en el grupo… Conviene que los propios niños expliquen cómo entienden estos valores con ejemplos.

También, para que sean conscientes de lo que no se debe hacer, pueden poner ejemplos de cómo sería la situación en el caso contrario. Seguro que son capaces de hacer esto, ya que quizás hayan sido testigos de algún episodio de bullying o burlas hacia un compañero por ser diferente. Este corto es fantástico para que se den cuenta de que eso no está bien y que no les genera emociones positivas.

Relacionado con esto último que hemos comentado, el alumnado puede reflexionar sobre situaciones reales similares a las del puercoespín y responder a preguntas como “¿de qué forma reaccionaron sus compañeros?” o “¿le ayudaron de alguna manera?” Sin duda, es un corto que además de trabajarse en clase también puede verse en casa.

El corto del puercoespín es muy valioso para que los niños aprendan a relacionarse con sus compañeros, comprendan el valor de la amistad, respeten las diferencias de los demás y no excluyan a nadie del grupo de clase. En ocasiones, incluso puede ser de ayuda para aquellos adultos que se han olvidado de estos mismos valores.

  • Alonso, J. M. (2004). La educación en valores en la institución escolar: planeación-programación. Plaza y Valdes.
  • Cortina, A., Gray, J., María, J., Trías, E., & Vargas, M. (2002). Educación y los valores. Biblioteca.
  • Parra Ortiz, J. M. (2003). La educación en valores y su práctica en el aula.