El síndrome de Eco: la fractura de la autoestima

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 5 octubre, 2018
Valeria Sabater · 5 octubre, 2018
El síndrome de eco define a esas personas que influenciadas por una figura narcisista, han dejado de atenderse a sí mismas para nutrir emocionalmente a los demás.

El síndrome de Eco tiene su origen en aquella ninfa de la montaña que, castigada por Hera, repetía las últimas palabras de toda conversación. En la actualidad, esta figura mitológica simboliza a muchas de esas personas que luchan en su día a día por tener voz propia, por visibilizarse… Algo que casi nunca logran porque tienen muy cerca a un narcisista.

Uno de los términos más novedosos en el ámbito psicológico es sin duda el del ecoísmo. Aunque la raíz de este término nos evoque quizá ideas relacionadas con el medio ambiente, en realidad dicha dimensión hunde sus raíces precisamente en aquella oréade del Monte Helicón enamorada de un bello pastor llamado Narciso.

Fue el doctor Craig Malkin, profesor de psicología en la Escuela de Medicina de Harvard y psicólogo clínico, quien introdujo por primera vez la palabra ecoísmo en el libro Redefinir el narcisismo: el secreto para reconocer y hacer frente a los narcisistas”. Tras esta publicación tanto el público como la comunidad científica se interesó significativamente con ese nuevo rasgo de personalidad que acababa de definir.

El ecoísmo hace visible a esa parte de la población que, de algún modo, vive presionada o condicionada por una figura narcisista. Son personas afectuosas y  emocionalmente sensibles pero que sienten una gran incomodidad cuando son el centro de atención. Temen expresar sus necesidades y priorizan las de los demás, son perfiles pasivos y poco asertivos debido a la presión de una pareja, unos padres o un entorno habitado por el narcisismo.

“Un egoísta es aquel que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú te estas muriendo de ganas de hablarle de ti”.

-Jean Cocteau-

estatua simbolizando el síndrome de eco

Síndrome de Eco: origen y características

En los próximos años oiremos hablar de este término con frecuencia. El síndrome de Eco adquiere cada vez más interés entre el público porque el comportamiento narcisista (y su efecto) se extiende de forma visible en nuestros entornos. De hecho, estudios el llevado a cabo en la Universidad de Bochum (Alemania) y publicado en la revista Public Library of Science, nos señala que redes sociales como Facebook nos permiten ver este aumento creciente.

Son por tanto muchas las personas que sienten cómo en su día a día este tipo perfil tiende a limitar su identidad y ante todo, su autoestima. Por otro lado, si analizamos el propio mito de Eco nos daremos cuenta de un aspecto singular. Esta ninfa era la más asertiva y brillante a la hora de llevar una conversación. Todo el mundo quedaba rendido a sus pies ante su oratoria, gracia e ingenio en la palabra.

Tanto era así que el propio Zeus la utilizaba para entretener a Hera mientras él aprovechaba para estar con otras mujeres. Así, el día que la diosa se dio cuenta del engaño castigó a la Ninfa quitándole la voz. Lo único que podía hacer era repetir las últimas palabras ajenas. Ahora bien, cabe decir que el mayor tormento para Eco llegó cuando se enamoró de Narciso y este se rió de ella por su singular característica.

Fue entonces cuando se sumió en la más profunda tristeza. Ese rechazo, esa humillación fue más dolorosa que perder la voz. El ecoísmo integra esa misma esencia. Todos pudimos ser en el pasado personas hábiles, relucientes y fuertes en cuanto a valías psicológicas. Sin embargo, la presencia de un narcisista puede anularnos por completo en un momento dado, llevarnos a esa cueva del monte Helicón donde se refugió Eco.

Narciso tumbado

¿Cómo es una persona con síndrome de Eco?

El síndrome de Eco no define solo a una persona con baja autoestima o incluso con un problema de dependencia. Esta realidad psicológica es más compleja.

  • Son personas con una gran sensibilidad emocional.
  • Saben escuchar a los demás, son muy empáticos. Sin embargo, no se sienten cómodos ni seguros expresando sus necesidades a los demás.
  • No aprecian sus valías y rara vez reconocen sus logros.
  • Son esas personas que no toman iniciativas por no molestar a otros, que declinan proyectos si piensan que pueden suponer algún tipo de molestia o problema para los demás.
  • El síndrome de Eco tiene a menudo su origen en una infancia donde alguno de los progenitores tenía una personalidad narcisista. Sus necesidades emocionales y personales fueron desatendidas e incluso negadas.
  • Ahora bien, hay un aspecto crucial que define también a estas personas: son muy conscientes de lo que les ocurre. Tienen grandes luchas internas, intentan imponerse, buscan recuperar su voz, poner límites dejar claras sus necesidades. Sin embargo no siempre lo logran y ello les aboca a tener constantes conflictos internos.
  • A su vez, es común que los ecoístas mantengan relaciones afectivas con narcisistas. Hay una retroalimentacion entre ambos perfiles, ahí donde unos nutren y otros reciben y donde rara vez hay una plenitud o satisfacción real en la pareja.

Mujer triste por desengaño amoroso

¿Es el síndrome de Eco un trastorno psicológico?

El síndrome de Eco no es un trastorno psicológico. Este es un aspecto que conviene dejar claro. El ecoísmo es solo un rasgo, un rasgo que conforma un tipo de mecanismo de supervivencia poco hábil y que puede resumirse del siguiente modo: “si yo quiero estar seguro y recibir afecto, debo pedir lo menos posible y dar todo lo que pueda”.

Esta idea se articula por efecto de una infancia basada en ese tipo de apego inseguro donde un narcisista enterró todas las necesidades emocionales del niño. Poco a poco aprenden a no tener voz, a vivir en silencio, a no molestar en exceso pero a ser esa figura clave para que otros narcisistas puedan desplegar sus artimañas.

Todos podemos emerger de estas cuevas personales. Eco se sirvió de Némesis para pedir venganza, sin embargo, no hace falta llegar a estos extremos. Porque el castigo que recibió Narciso no ayudó a que la Ninfa recuperara su oratoria, su maravillosa habilidad para comunicar a través del don de la palabra.

Basta solo con trabajar la autoestima, con entender que merecemos ser visibles, tener voz, expresar necesidades y nutrirnos de afecto y dignidad a nosotros mismos. Porque a veces, tampoco viene mal hacer como ese bello pastor y mirar nuestro reflejo para recordar cuánto valemos.