El síndrome de Klüver-Bucy, la pérdida del miedo

18 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Francisco Roballo
El síndrome de Klüver-Bucy es un ejemplo impactante de la importancia de la amígdala y el lóbulo temporal en la conducta. En el actual artículo repasaremos las consecuencias de su alteración y las posibles causas.

El síndrome de Klüver-Bucy es uno de los ejemplos más extremos de cómo una alteración del sistema nervioso puede cambiar completamente nuestro modo de vida.

Imagina que hay una pieza en tu cerebro que es responsable de las emociones de miedo y rechazo. Ahora imagina que esa pieza se daña y ya no tienes miedo de nada. Parece genial, pero no lo es, el miedo es una emoción necesaria para nuestra supervivencia.

Esa pieza tan fundamental es la amígdala y su alteración o eliminación puede desembocar en el síndrome de Klüver-Bucy. Este síndrome se caracteriza por la pérdida del miedo y la inhibición, provocando conductas arriesgadas, dieta desordenada y actividad sexual disfuncional, entre otras.

Lóbulo temporal

Síndrome de Klüver-Bucy

Heinrich Klüver y Paul Bucy lo identificaron, de ahí su nombre. Los doctores extirparon los lóbulos temporales a monos Rhesus con el fin de explorar sus funciones. Lo que encontraron fue bastante preocupante, la alteración de esta estructura produjo los siguientes síntomas:

  • Conducta oral. Los monos tenían el impulso de explorar todos los objetos con la boca, como si fuera la única manera de hacerlo.
  • Hipersexualidad. La conducta sexual se incrementó sustancialmente.
  • Agnosia visual. Presentaron dificultades para reconocer objetos o personas a través de la vista.
  • Cambios emocionales. Se comportaban de forma muy desmotivada y carecían de expresión en su cara. Sin dudas el cambio emocional más significativo fue la pérdida de miedo. Estímulos que en otro momento hubiesen generado terror, ya no parecían tener importancia.

El síndrome Klüver-Bucy en humanos

Si bien la sintomatología en humanos es bastante similar, tiene algunas diferencias sustanciales. Las conductas compulsivas e indiscriminadas toman especial relevancia, viéndose alterado completamente el intercambio social. Entre los principales síntomas podemos identificar:

  • Pérdida de miedo. Es sujeto tiene el impulso de interactuar con estímulos que son potencialmente dañinos y que en general aprendemos a evitar.
  • Dieta indiscriminada. No solamente comen de forma compulsiva, sino que a su vez intentan nutrirse con alimentos peligrosos, como plásticos o heces.
  • Comportamiento sexual. La sexualidad parece no tener límite. Estos sujetos muestran un gran incremento en la actividad sexual de todo tipo, rebajando sensiblemente su nivel de inhibición.
  • Conducta oral compulsiva. Las personas con este síndrome tienden a examinar todo con la boca y de forma compulsiva.
  • Perdida de inhibición. Dicha perdida afecta todas las esferas de la personalidad, pero también lo hace a nivel visual. Los sujetos tienden a reaccionar exageradamente a todo estimulo visual, como si no hubiese filtro previo.
  • Incapacidad de reconocimiento. Los sujetos pierden la capacidad de reconocer a amigos o familiares, con los que tienen actitudes que jamás tendrían si los reconociesen.

La pérdida de inhibición

El miedo o el rechazo suelen ser descritos como emociones de valencia negativa (indeseables). Esta creencia además de ser muy superficial, carece de sentido a nivel biológico y evolutivo. El miedo, el rechazo y la inhibición son emociones adquiridas evolutivamente para poder interactuar con el medio de manera funcional.

Alteración de la conducta

Cuando carecemos de la capacidad de interactuar utilizando las emociones descritas, las consecuencias son graves y el síndrome de Klüver-Bucy es un claro ejemplo. Los síntomas parecen producirse por la incapacidad del sujeto de establecer una línea que separa sus impulsos y acciones. Esta condición se ve agravada por la incapacidad de reconocer a las personas de su alrededor, lo que a su vez incapacita a la persona para recuperar el recuerdo del vínculo emocional con el otro y comportarse de manera coherente con él.

Base orgánica del síndrome Klüver-Bucy

Las alteraciones mencionadas anteriormente tienen su etiología en la alteración estructural de ciertos órganos del sistema nervioso:

  • Lóbulo temporal. Es el lóbulo encargado del procesamiento del lenguaje y es un nexo entre los estímulos visuales y su contenido emocional en la memoria. La agnosia visual se manifiesta principalmente por la alteración de esta estructura.
  • Amígdala. La amigada es una estructura subcortical que se encarga del procesamiento emocional. Cuando un estímulo es amenazante, su activación se dispara, preparándonos para el enfrentamiento o la huida. Es un mecanismo fundamental para la supervivencia de los mamíferos.
  • Haces de sustancia blanca. Principalmente una concentración de axones con el cometido de conectar diversas partes del sistema nervioso a nivel subcortical. Su alteración distorsiona la asociación que hay en memoria entre los estímulos y su contenido emocional.

Amígdala

Causas del síndrome Klüver-Bucy

La alteración de las estructuras mencionadas anteriormente puede tener diversas causas y expresiones. Entre las más destacadas podemos identificar:

  • Enfermedades infecciosas o virales. La encefalitis herpética y la meningitis son las más frecuentes. La infección o inflamación producida provoca la destrucción del tejido nervioso.
  • Lesiones. Aquí encontramos los traumatismos craneoencefálicos generalmente por accidentes. Por lo general es necesario que el daño sea grave y profundo para afectar estructuras subcorticales como la amígdala. También está presente en lesiones quirúrgicas.
  • Demencias. El síndrome suele asociarse con la enfermedad de Alzheimer o de Pick, donde la degeneración del tejido nervioso se produce a nivel subcortical y puede afectar el lóbulo temporal. En este caso la mayoría de las capacidades mentales se ven mermadas.
  • Tumores. La presión y desequilibrio metabólico producto de un tumor, pueden desembocar en varios síntomas del síndrome Klüver-Bucy. El tumor suele encontrarse en el área frontotemporal.
  • Epilepsia. La alteración a nivel eléctrico de los lóbulos temporales, puede producir una hiperactivación que afecte el tejido nervioso, principalmente las vías de sustancia blanca.
  • Accidente cerebrovascular. La hemorragia por derrame o la falta de sangre por oclusión, también es un componente importante en la etiología del síndrome.

Tratamiento

El tratamiento es tan difícil como limitado dada la incapacidad de recuperar el tejido nervioso. La mayoría de los abordajes son farmacéuticos, con el fin de aplacar los síntomas comportamentales desadaptados.

El principal cometido de las primeras intervenciones es disminuir el impacto de las lesiones. Un ejemplo de ello es intentar hacer retroceder la hemorragia producto de un accidente cerebrovascular. Es difícil predecir dicho síndrome: las consecuencias de una lesión en el comportamiento a menudo empiezan siendo sutiles.

El avance de la neurociencia y las técnicas de rehabilitación está mejorando la calidad de vida de estos pacientes. El síndrome de Klüver-Bucy es un claro ejemplo del impacto que tienen las alteraciones del sistema nervioso en nuestro día a día. El círculo cercano al paciente también suele resentirse; este se comporta como otra persona y no lo reconoce a quienes pertenecen a él. Por ese mismo motivo, el trabajo psicológico con familiares y amigos es muy importante.

  • Klüver, H. & Bucy, P. (1997). Preliminary analysis of functions of the temporal lobes in monkeys. 1939. J. Neuropsychiatry Clin. Neurosci. 9 (4):606-620