Elon Musk y Twitter: ¿qué está pasando?

El pasado 26 de octubre, Elon Musk entró a la sede de la empresa cargando un lavabo. Su propósito era hacer una gran limpieza en la red social más influyente del mundo. De momento, ya ha despedido a la mitad de sus trabajadores. ¿Qué será lo próximo?
Elon Musk y Twitter: ¿qué está pasando?
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 08 noviembre, 2022

“¿Qué pasa con Elon Musk?”. Esta es, probablemente, la pregunta que se hacen ahora mismo millones de personas viendo la sucesión de eventos de estos últimos días a raíz de su compra de Twitter. Muchos lo definen como agente del caos. Algunos como un adalid del progreso y la libertad. Pero la mayoría no dejamos de sorprendernos por su comportamiento errático e impulsivo.

Si en enero cerró un acuerdo para comprar la red social por 44 000 millones de dólares, en julio daba un paso atrás. Decía que había un exceso de cuentas falsas. A partir de ahí se abrió un farragoso proceso de conflictos, para finalizar con otro cambio de opinión hace muy poco. La venta se ha llevado a cabo y Musk promete “liberar al pájaro azul” y crear una plataforma, según él, más democrática.

Ahora bien, los primeros pasos hacia esa meta no han podido ser más polémicos. El 26 de octubre apareció ante la sede central de la empresa llevando un lavabo. Esa fue la imagen que publicó en su cuenta acompañada por un críptico mensaje: let that sink in! (algo así como “piénsalo un momento y acéptalo”).

Unos días después, ha iniciado un proceso de despidos masivos a nivel mundial. Más de la mitad de los empleados de Twitter han perdido su trabajo sin preaviso. Siendo, además, que solo unos meses antes prometió conservar el 75 % de los puestos… Pero eso sí, hace solo unas horas ha señalado que ha habido un error y que algunas personas deberán volver a su puesto.

Nos reiteramos una vez más… “¿Qué pasa con Elon Musk?”, y más aún: “¿qué va a pasar con la red social más importante del mundo?”.

Musk promete terminar con lo que es, según él, un “sistema de señores y campesinos” que impera en Twitter desde hace años.

Elon Musk
Elon Musk es uno de los empresarios más activos en Twitter y su conducta y comentarios siempre han sido de lo más polémicos.

¿Por qué Twitter tiene tanta relevancia en nuestra sociedad?

Si nos preguntamos por qué el dueño de Tesla situó el interés en Twitter, la respuesta es sencilla: es la red de microblogging más influyente de nuestra actualidad. Es el canal de comunicación más decisivo para difundir noticias, imágenes y mensajes en tiempo récord. Si la información discurre de forma tan rápida en nuestro mundo, se debe a esta plataforma.

Es la plaza pública para todo tipo de debates, sirve para movilizar a los usuarios, difundir opiniones y ser, por encima de todo, el mayor altavoz para influenciar a la sociedad. Para bien o para mal. Cada día se publican millones de tuits con los que remover conciencias, originar confrontaciones, difundir falsedades o revelar datos decisivos.

Con la aparición de los hashtags fuimos testigos de eventos como el #MeToo, #BlackLivesMatter o recientemente #MahsaAmini para representar las revueltas en Irán. Así, un estudio de la Universidad del Sur de Dinamarca destaca cómo las redes sociales como Twitter son, ahora mismo, los principales fabricantes de información. La cual les confiere un enorme y peligroso poder.

Estamos ante una red social que tiene como ventaja el poder narrar un acontecimiento mientras se desarrolla. Sin embargo, un reto que siempre ha tenido Twitter es moderar tendencias contraproducentes. Así, en su intento por aplicar filtros y vetar contenido violento, en ocasiones, ha terminado por banear también cuentas e información legítima.

Tras la llegada de Elon Musk a Twitter se ha abierto un éxodo de anunciantes y de celebridades de todas las áreas.

¿Cuál es el proyecto de Elon Musk?

Twitter está perdiendo ahora mismo cerca de 4 millones de dólares diarios. A ello, se le añade la huida de numerosos inversores ante la inestabilidad y el caos que ha generado la llegada de Elon Musk a la dirección de Twitter. Ahora bien, ¿es tan inquietante el futuro de la red social del pájaro azul como muchos atisban? Analicemos lo que se sabe hasta el actual momento.

Cambios centrados en la monetización, adiós a la insignia gratuita

La noticia que más revuelo ha levantado es la referente a las insignias de verificación azules. Recordemos, cuando una persona es de interés público, hasta el día de hoy recibía este símbolo en su cuenta para garantizar que era ella y no una cuenta falsa o alguien que lo suplantara. A partir de ahora, quien desee conservar su insignia azul deberá pagar 8 euros mensuales.

Asimismo, los usuarios que lo deseen también podrán pagar para poder publicar vídeos y clips de audio más largos y tener anuncios con los que poder monetizar. La publicidad, además, tendrá un papel decisivo.

Potenciar la libertad de expresión

Musk se define como un “absolutista de la libertad de expresión”, esto significa que su prioridad es crear mecanismos para que esto se respete y todo el mundo tenga voz. Con el evidente riesgo que de ello se puede generar. De hecho, desde que el dueño de Tesla cogió las riendas de Twitter, los mensajes de odio han aumentado en un 500 %.

Lo cual demuestra que los filtros de control de contenido, ya se han debilitado.

Adiós a los 280 caracteres

Elon Musk desgrana día a día, y a golpe de tuit, los cambios que llegarán a Twitter. Uno de los más relevantes es la posibilidad de crear textos más largos. Él mismo se burlaba de esas personas que escribían sus razonamientos en el bloc de notas para hacer una captura y después, publicarlo. Dentro de poco (y si no cambia de opinión), podremos explayarnos en la escritura.

Elon Musk insiste que compra Twitter por el futuro de la civilización y la importancia de tener una plaza digital común donde pueda debatirse de manera sana un amplio espectro de creencias.

Crear un consejo de moderación para valorar a los usuarios vetados

Si hay un objetivo que procuraba cumplir Twitter era luchar contra las cuentas que fomentaban el odio, el spam, la información engañosa y el abuso. Esto hizo, por ejemplo, que el expresidente Donald Trump fuera vetado.

Si bien Elon Musk ha afirmado que, de momento, no se le devolverá su cuenta, se creará un comité de moderación para garantizar un equilibrio entre la libertad de expresión y el respeto a la convivencia. Irónicamente, Twitter ya contaba con un Consejo de Confianza y Seguridad, compuesto por un grupo de entidades expertas independientes a nivel mundial.

Nuevas condiciones laborales para los empleados de Twitter

Aquellos empleados que han sobrevivido a la reciente purga, tendrán que enfrentarse a un nuevo escenario laboral. Elon Musk demanda dedicación absoluta, lo cual se traduce en jornadas de 12 horas y hasta de 24 con el fin de lograr objetivos urgentes. Asimismo, se veta la opción del teletrabajo y la presencialidad es obligatoria.

Nube con forma de pájaro de Twitter simbolizando la compra de Elon Musk
Nadie sabe con total seguridad cuáles serán los cambios futuros de Twitter. Esa incerteza provoca que muchos anunciantes se estén retirando.

¿De verdad tendrá el “pueblo” más poder en Twitter?

“El poder debe volver al pueblo”. Este es lema que Elon Musk repite con frecuencia. Sin embargo, al mismo tiempo, insiste en que Twitter no puede convertirse en un infierno gratis para todos, donde se pueda decir cualquier cosa sin consecuencias.  Hay que respetar las leyes, insiste; leyes que, obviamente, él mismo marcará y regulará. 

Lo que ocurrirá en los próximos meses resulta complicado de prever. Porque si hay algo que sabemos del magnate sudafricano es que es tan imprevisible como caótico. Es capaz de dar al mundo fabulosos avances, no hay duda. Sin embargo, un aspecto que nos ha permitido ver, gracias a sus millones de tuits, es su singular personalidad.

El narcisismo brilla con elevada frecuencia en sus comentarios. Recordemos que se define a sí mismo como una especie en extinción. Tiene un dudoso sentido del humor y hasta perdió varios puntos de cotización en bolsa al hacer creer en Twitter, el día de los inocentes, que Tesla había quebrado.

El futuro de la red social es un reflejo mismo de la propia actualidad que nos contiene: incierto e imprevisible.

Te podría interesar...
Elon Musk, una mente brillante dentro del trastorno del espectro autista
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Elon Musk, una mente brillante dentro del trastorno del espectro autista

Elon Musk declaró hace unos meses ser "Aperger". El monólogo del célebre empresario no fue bien acogido. Analizamos la razón.



  • Ebrahimi, Ali & Ismail, Maizatul Akmar. (2015). Fabricated information on social media: A Case Study of Twitter.
  • Mitchell, Charlie. "Sweary tirades and abrupt firings under Elon Musk, new book claims". The Times
  • Wang, Tian & Bashir, Masooda. (2020). Does Social Media Behaviors Reflect Users' Anxiety? A Case Study of Twitter Activities.